martes, 19 de abril de 2016

Colombia discute que iglesias paguen impuestos #De Avanzada #noticias


Church-money.jpg


La semana pasada supimos que la Comisión creada para diseñar una reforma tributaria ha puesto sobre la mesa la idea de que las iglesias paguen impuestos en el país:

Ricardo Bonilla, uno de los 9 miembros de esta Comisión, explicó a Dinero que, como consecuencia de las deliberaciones en este grupo, se determinó que debe ser la Dian la entidad encargada de decidir qué iglesia –así como las demás entidades sin ánimo de lucro– cumple o no con los requisitos para continuar en un régimen especial o en el general.

"En los temas religiosos se discutió cuáles son los bienes que tienen las iglesias y qué tratamiento deben recibir las donaciones. Algunas iglesias han adquirido muchos bienes en los últimos años y se discutió cómo deben tributar esos activos ligados al tema predial. Las propiedades de la iglesia deben ser sujetos del predial, exceptuando las áreas destinadas al culto. Pero ahí es donde vienen todo tipo de interpretaciones. A la luz de la Iglesia Católica, el área del culto son el atrio y la sala cural, mientras que en el caso de algunas iglesias cristianas involucra todo el edificio, incluyendo parqueaderos y demás. Hoy encontramos iglesias con áreas comerciales, centros de convenciones, parqueaderos, cafeterías, etc.", afirma Bonilla.

El experto asegura que el catastro de Bogotá viene haciendo un trabajo para determinar qué áreas de las iglesias hacen parte del culto y cuáles no para efectos del impuesto predial. Este podría ser un ejercicio interesante, pues ni siquiera la Dian quiere entrar a determinar lo que hace parte del culto y lo que no.

[...]

El pastor Héctor Pardo, de la Congregación Tabernáculo de la Fe, explica que no ve problema con que se le pongan más impuestos a su iglesia, siempre y cuando la Iglesia Católica pague por lo mismo. "El Concordato de 1973 le dio más privilegios a la Iglesia Católica frente a las demás. Si se van a cobrar más impuestos, que todos paguen lo mismo", señala. También asegura que la Iglesia Católica tiene una mayor influencia en el Gobierno y que por ese motivo se dan acuerdos como el Concordato.

Me parece que el debate se está dando a un nivel muy pobre, posiblemente por el grado de superstición en el que se encuentra sumido el país, pues la primera pregunta que deberíamos hacernos en este tema es: ¿por qué deberían tener las iglesias un régimen especial en lo absoluto?

La religión no es fuente de valores, de conocimiento, de cultura o de educación, por lo que no amerita un tratamiento especial por su funcionamiento — y lo del área de culto es chorrada: ¿por qué iba a estar eximida de impuestos? ¿Porque una persona afirma que ahí hay una conexión con su amigo imaginario? Eso no es problema del Estado. Que cada quien crea lo que quiera, pero tener creencias irracionales no exime de las obligaciones ciudadanas.

En todo caso, la nota es buena porque aclara qué impuestos pagan las iglesias y cuáles no: deben pagar retención en la fuente —pocas cumplen—, y son sujetos pasivos de IVA; no necesitan declarar renta, aunque sí deben pasar un listado de sus activos e ingresos.

Aunque muy posiblemente la Iglesia Católica hará todo lo que pueda por sabotear estos esfuerzos —recordemos que cuando discutieron la responsabilidad de la Iglesia en el conflicto colombiano, rechazaron asumir su responsabilidad para no pagar reparaciones, demostrando cuáles son sus prioridades—, es positivo que el tema empiece a ganar terreno más allá de los círculos ateos y de defensores del laicismo. Es el primer paso de una batalla muy complicada para desmantelar el privilegio religioso (en la nota señalan que renegociar el Concordato podría demorar años ¡y hasta décadas!).

Estamos muy lejos de cantar victoria, pero es bueno por aquí se empieza.

(vía David Jamaica | imagen: Michael)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio