martes, 19 de abril de 2016

Jesucristo, ese asesino de niños #Diario de un ateo #noticias


faith-healing.jpg
Aunque se repite machaconamente que el cristianismo es todo amor, sobre todo para los niños, es evidente que la verdadera creencia en un dios todopoderoso únicamente puede llevar al fanatismo más asesino.

Y así lo demuestran los terribles casos de niños asesinados por sus propios (y muy piadosos) padres cristianos que delegan toda responsabilidad en esa alocada invención de unos pobres dementes judíos en un inexistente omnisciente y benevolente dios que supuestamente cuida de su borreguil rebaño.

Año tras año en EEUU los más fanáticamente cristianos rezan y rezan por la curación de sus hijos en lugar de llevarlos al impío y ateo médico. Y así se dan terribles casos como los publicados en un reciente artículo periodístico, en donde descerebrados padres niegan cualquier tipo de ayuda médica a sus hijos enfermos, con el triste resultado de provocar terribles secuelas o incluso la muerte de esos indefensos niños.

Y quizás lo más criminalmente vergonzoso es que en muchos estados de EEUU este asesinato está protegido por ley, ya que parece ser que los derechos religiosos de los descerebrados y criminales padres están siempre por encima de los derechos (y la vida) de sus pobres hijos.