miércoles, 27 de abril de 2016

La medicina no hace Struldbrug a nadie #De Avanzada #noticias


Alejandro-Gaviria-Uribe.jpg


Al parecer, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, tiene una columna en la revista universitaria De la Urbe, de la Universidad de Antioquia — su columna se llama El placer del escéptico.

Pues en la más reciente edición de la revista, la columna de Gaviria fue sobre los Struldbrugs, unos seres inventados por Jonathan Swift en Los viajes de Gulliver, que podían vivir para siempre aunque seguían envejeciendo.

La moraleja de la columna —titulada La isla de los inmortales— me parece preocupante:

La medicina moderna ha medicalizado la vejez y la muerte. Aspira a prolongar la vida infinitamente, a transformarnos, muchas veces en contra de nuestra voluntad, en Struldbrugs. La tecnología y los incentivos perversos (a gastar y gastar sin contemplación del sufrimiento humano) han convertido la prolongación de la vida en un objetivo preponderante, casi obsesivo. Con consecuencias desastrosas. En palabras de Stanley Prusiner, ganador del Premio Nobel de Medicina, "estamos creando en efecto un mundo de personas dementes, congeladas". "Hardware sin software", como escribió hace un tiempo el novelista Fernando Vallejo.

La religión judeocristiana, a pesar de sus promesas de otra vida, no nos ha preparado para la muerte. Y la medicina moderna ha caído en cuenta, conoce bien y aprovecha nuestro lado flaco. El ejemplo de los Struldbrugs parece hoy más urgente que nunca.

Vaya por delante que, para mí, Gaviria es el mejor ministro de todos los gabinetes de Santos (y mejor que cualquiera de Uribe), aún cuando tenemos diferencias en algunos temas. Aprecio y admiro (la gran mayoría de) su trabajo al frente del Ministerio y la seriedad con la que ha asumido el reto de velar por la salud de los ciudadanos.

Dicho eso, resulta preocupante que el ministro de Salud entretenga ideas como las expuestas en su columna. Incluso la interpretación más caritativa resulta problemática, por varios motivos.

Primero, hay varios errores conceptuales que juegan muy bien en su narrativa, pero que se alejan de los hechos. Por ejemplo, la humanidad siempre ha medicalizado la vejez y la muerte, ese no es un producto de la medicina moderna. Otro ejemplo: muchos creemos que es más valioso llegar vivo a los 75 que sólo a los 50, pero equiparar esta escala racional de la esperanza de vida con pretensiones de vivir infinitamente ya es pasarse tres pueblos. Otro: la medicina moderna no ha caído en cuenta de nada, ni se 'aprovecha' de nosotros, pues no es un ente pensante o manejado en una dirección, o manejado en lo absoluto.

Segundo, la medicina moderna ha desarrollado y puesto en práctica muchos, muchísimos paliativos — de hecho, una buena parte de la práctica médica (y hasta carreras enteras, como la ingeniería biomédica) persiguen el objetivo declarado de reducir el sufrimiento humano tanto como sea posible. En la columna de Gaviria no parece haber un lugar para esta parte esencial de la medicina, y se basa en esa ausencia para decir que la prolongación de la vida ha traído consecuencias desastrosas (?).

No puedo sino estar en desacuerdo con Gaviria, pues la prolongación de la vida —y la vida prolongada y sin sufrimientos— nos ofrece un mundo de posibilidades, empezando con poder vivir hasta el doble de lo que algunos antepasados nuestros jamás llegaron a soñar, pasar más tiempo con nuestros seres queridos, nos da más tiempo para vivir y revivir experiencias enriquecedoras, para viajar más, conocer más personas, leer más, escuchar más música, ver más películas y hasta para escribir artículos cuando uno no está de acuerdo con un columnista. Todos estos, en su conjunto, son resultados nada despreciables de la medicina moderna (o, como yo la llamo, medicina).

Supongo que comparto esta impresión con la mayoría de usuarios del sistema público de salud del país, por lo que sería un gran detalle si Gaviria elabora más su idea y hace las aclaraciones pertinentes. A lo mejor lo malinterpreté; y después de leer su discurso en la ceremonia de grado de la Icesi, quiero creer que lo malinterpreté.

Lean ustedes la columna de Gaviria y me comentan sus impresiones.

(vía Revista UdeA | imagen: Ministerio de Salud)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio