jueves, 28 de abril de 2016

¡Lo nunca visto! El papa abandona la iglesia por su novia granadina #Diario de un ateo #noticias



Aunque pueda parecer una noticia falsa es la pura realidad, el único detalle es que el papa no es el católico sino el único verdadero, el de la sacrosanta Iglesia del Palmar de Troya.

La Iglesia del Palmar de Troya es una escisión del catolicismo fundada por nada más y nada menos que por la propia virgen María, que parece ser que cansada de tanta blandura católica, tuvo a bien aparecerse a troche y moche durante el año 1968 a diversos personajillos más que cortos de mente de la provincia de Sevilla (inciso, es lo que tiene los dioses que no son capaces de mostrar su bendita gloria a todo el mundo, siempre eligen a los más simples entre los más imbéciles miembros de esta siempre tan particular especie de monos bípedos que somos los humanos) para mostrarles el único y verdadero camino de la senda cristiana, perdido por esa deriva de la curia romana hacia el secularismo del Concilio Vaticano II. 

Y la prueba más evidente de que la Iglesia Palmariana era la única verdadera, es que mientras las apariciones de Jesucristo, su madre, la paloma y la zarza ardiente siempre han sido escasas en la ya milenaria historia del catolicismo, en cambio entre los seguidores del Palmar de Troya raro era el día que no se aparecía la virgen, un par de santos, diversos ángeles y demás realeza divina para repartir sus dones (en forma de milagros varios) entre la más que afortunada parroquia sevillana. 

Sin embargo, con el discurrir de los años y las décadas parece ser que el favor celestial ha ido remitiendo, de tal manera que en la actualidad en la Iglesia del Palmar hace tiempo que no han visto aparecer a ningún mensajero celestial. Y eso quieran que no, ha afectado mucho al rebaño palmariano, de tal manera que hasta el actual papa Gregorio XVIII ha perdido la fe, ha colgado los hábitos y tal y como informa el periódico de Granada se ha echado una novia granadina más que dicharachera con la que próximamente contraerá matrimonio, no sabemos si palmariano, católico, budista o simplemente civil. 

Así que, como reza el dicho popular primeramente atribuido al insigne Rodrigo Díaz de Vivar y luego tamizado y reconvertido por la cultura popular en un frase cervantina ¡cosas veredes amigo Sancho que farán fablar las piedras!.

P.D.

Para hacerse una idea del grado de sectarismo fascista de la Iglesia del Palmar simplemente recordar que como ya indiqué en una entrada previa uno de sus santos es nada más y nada menos que el gallego genocida, Francisco Franco.