viernes, 22 de abril de 2016

Los estragos ambientales del hinduismo (y de otras religiones) #De Avanzada #noticias


Holi.jpg


Además de ser tremendamente letales para el ser humano, las religiones también pueden afectar seriamente el medio ambiente. Por ejemplo, al celebrar el Domingo de Ramos los católicos afectan la palma de cera y al loro orejiamarillo.

Este aspecto nocivo de la religión no es exclusivo del cristianismo. Jay Wexler en su libro When God Isn't Green detalla muchos rituales religiosos que perjudican el medio ambiente — aquí hay un extracto del libro sobre dos rituales hindúes, por ejemplo:

Las prácticas religiosas han causado la contaminación del agua en muchos lugares de todo el mundo — cualquier cosa, por ejemplo, que perjudique la tierra, como las peregrinaciones que mencioné anteriormente, también es probable que pongan en peligro el suministro de agua — pero el país en el que este problema ocupa un lugar central es la India. Busca en Google "religión" y "contaminación del agua", y verás lo que quiero decir. Teniendo en cuenta la frecuencia, la exuberancia, y el número de participantes en las celebraciones religiosas en la India, los eventos están destinados a causar al menos algún grado de contaminación del agua. Añade a esto el hecho de que muchas personas en la India carecen de acceso a fuentes de agua potable, y el problema se vuelve muy apremiante.

Tomemos, por ejemplo, Holi, un festival celebrado en India y otras partes del mundo con grandes poblaciones hindúes. Durante Holi, además de prender hogueras contaminantes de la atmósfera, los celebrantes marcan el comienzo de la primavera lanzando abundantes cantidades de polvos y líquidos de colores el uno al otro. Nunca he visto personalmente una celebración de Holi, pero a partir de las imágenes que he mirado en línea que se ve realmente increíble — realmente salvaje y súperdivertido.

Todos están corriendo por las calles y parques y templos arrojando puñados de polvo brillante de color a todas partes y lanzando globos de agua llenos de agua coloreada a sus amigos y vecinos hasta que todos y todo esté cubierto con un grueso espolvoreado de amarillos brillantes, rojos y verdes y morados . Al terminar parece que una bomba estalló en una fábrica de Crayola. Todo el mundo está feliz y sonriente y bailando y aparentemente viviendo el mejor momento de sus vidas.

Excepto que, por supuesto, una gran cantidad de estas cosas son peligrosas. Este no fue el caso entonces cuando los colores se hacían a partir de fuentes naturales como flores y hojas y cúrcuma, pero ahora que la mayoría de los colores están hechos de productos químicos, como el óxido de plomo y bromuro de aluminio, la práctica se ha convertido en un problema. Por un lado, entrar en contacto directo con los tintes químicos puede dañar la piel y los ojos y la garganta y los pulmones. Más al punto, sin embargo, los productos químicos también terminan en ríos y lagos y otros cuerpos de agua, la cual, en la India, tienden a estar sufriendo ya de una gran cantidad de contaminación industrial, municipal y agrícola.

Los científicos han reconocido el problema. Un artículo reciente, titulado "El impacto de 'Holi' sobre el medio ambiente: Un estudio científico", por dos científicos rajasthan, por ejemplo, describe el problema: "La descarga de los colores tóxicos en el suelo y el agua tiene un efecto perjudicial sobre el los recursos hídricos, la fertilidad del suelo, los microorganismos que viven en estos hábitats y la integridad del ecosistema en su conjunto. Estos colores no son fácilmente degradables en condiciones naturales y por lo general no se eliminan de las aguas residuales mediante tratamientos de aguas residuales convencionales". Del mismo modo, un número de activistas ambientales y ONG han comenzado a exigir para prácticas Holi más eco-amigables, incluyendo el regreso a los tintes naturales. Como concluye el artículo científico: "Creemos que los esfuerzos a gran escala para aumentar la conciencia pública sobre los peligros para la salud de los colores nocivos, la amplia disponibilidad de alternativas más seguras a precios asequibles, y el control gubernamental regulador en la producción y venta de productos químicos peligrosos tendrá un largo alcance en una celebración más segura y ambientalmente consciente de esta vibrante festival".

Y luego, por supuesto, está el río Ganges. Este río 1.600 millas de largo que fluye desde el Himalaya a través de la India y Bangladesh hasta la Bahía de Bengala es el río más venerado entre los hindúes. Muchos hindúes creen que el río es el hogar de la diosa Ganga, un regalo de los dioses, o la encarnación terrenal de los dioses, y que bañarse, beber, o que sus cenizas sean esparcidas en este río sagrado lavará sus pecados y los acercará a la salvación. Por desgracia, el Ganges es también uno de los ríos más contaminados del mundo. Entre otras cosas, el río está lleno de basura; cadáveres, tanto animales como humanos; sustancias químicas peligrosas como el DDT y los PCB; y coliformes fecales, los cuales se cree que están presentes en concentraciones miles de veces mayores que el nivel de seguridad. Los científicos creen que el agua de la mayor parte del río todavía no es lo suficientemente limpia para uso agrícola, y mucho menos para beber o nadar. La contaminación causa todo tipo de problemas de salud, incluyendo erupciones en la piel, infecciones, enfermedades parasitarias, defectos de nacimiento y cáncer, para los cuatrocientos millones o más de personas que viven cerca del río. En su reciente libro Being Mortal, el cirujano y conocido escritor Atul Gawande cuenta la conmovedora historia de dispersión de las cenizas de su padre en el Ganges. El ritual requiere que Gawande beba un poco de agua del río, y a pesar de que toma antibióticos como medida de precaución contra la infección, termina contrayendo giardiasis.

La mayor parte de la contaminación en el Ganges, por supuesto, proviene del vertido de aguas residuales industriales y de materias primas, pero una cantidad no despreciable de la misma, sobre todo en ciertos lugares y en determinados momentos, proviene de prácticas religiosas. La enorme cantidad de baños rituales contribuye a la contaminación del río, especialmente durante los períodos pico, como el ocasional festival hindú de Kumbhamela, el último de los cuales trajo en 2013 a más de cien millones de personas a bañarse en una porción del Ganges. Durante el festival de ese año, el nivel de demanda biológica de oxígeno del río, que es una indicación de la contaminación orgánica presente, se elevó al doble del nivel recomendado sólo en el primer día en el lugar del baño masivo. En el punto del río que pasa por la famosa ciudad santa de Varanasi, las cosas se ponen particularmente espantosas. Aquí, decenas de miles de hindúes son incinerados cada año por lo que sus restos pueden estar dispersos en el río. Los rituales de cremación se llevan a cabo en ghats, o pasos que conducen desde la ciudad hasta el río. A menudo, la ceremonia de cremación no quema por completo los cadáveres (y otras veces, cuando las personas son demasiado pobres para pagar por la cremación sus cadáveres simplemente son dejados en el río), por lo que la sección del Ganges que pasa a través de Varanasi está cubierta de cadáveres flotantes y cuerpos parciales. Aún así, a pesar del hecho de que una estimación ubica la demanda biológica de oxígeno en esta zona en quince veces el nivel seguro para bañarse, y a pesar del hecho de que toparse con un cadáver en descomposición mientras se dan brazadas es una posibilidad real, la gente sigue bañándose y nadando en el agua.

El libro no se limita al hinduismo — también critica a los taoistas de Singapur y Hong Kong por quemar papel moneda para tranquilizar a los "fantasmas hambrientos" (?), a los budistas de Taiwán por practicar la "liberación misericordiosa" (que consiste en capturar millones de animales pequeños y liberarlos en hábitats inadecuados, matando a muchos de los animales y destruyendo ecosistemas), las ya mencionadas celebraciones del Domingo de Ramos, a los seguidores de la santería en EEUU por rociar sus apartamentos con mercurio para defenderse de las brujas (envenenando los hogares durante años), y la fiesta judía Lag Ba'omer en la que se hacen tantas fogatas que el humo se puede ver desde el espacio.

En una época en la que la misantropía está de moda, tal vez el sufrimiento que la religión le causa a los seres humanos traiga a muchos sin cuidado; algunos se preocupan más por el medio ambiente, la naturaleza y los animales — en ese caso, tal vez quieran ponerle atención a los estragos que la religión le causa al medio ambiente.

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio