jueves, 5 de mayo de 2016

La sorprendente doctrina cibernética de la iglesia católica #Diario de un ateo #noticias




La verdad es que las prioridades de la iglesia católica no dejan nunca de sorprender. En un mundo asolado por las desigualdades, en donde la jerarquía católica se suele aliar casi perennemente con explotadores, expoliadores y hasta genocidas de la más diversa calaña sin embargo, los obispos en un patético y desesperado intento de una mal entendida modernidad son capaces de sobrepasar el ridículo más risible.

Porque que los garantes de una férrea moral capaz de condenar al infierno a divorciados, abortadoras, homosexuales, ateos, lesbianas, transexuales y demás incluyan en su doctrina de ignorantes pastores de cabras analfabetos el convertir el pirateo cibernético en pecado mortal, sólo puede terminar como un esperpento. 

Y por supuesto con su siempre melifluo soniquete han declarado que bajarse canciones de la Mula o descargar una película de un Torrent "daña la dignidad humana", cuando para ellos no es indigno obligar a una menor violada por su padre a sufrir toda una vida conviviendo con el terrible fruto del horror, ni tampoco dejar morir a millones de personas bajo el cruel SIDA por no permitir que un simple pero por lo que se ve pecaminoso preservativo pueda proteger a las personas del contagio, ni por supuesto la asquerosa pederastia eclesiástica a la que está abonado medio Vaticano, ni el resto de demenciales mandatos divinos que más bien parecen ideados por una mente enferma más preocupada por llevar la humillación, el dolor y el sufrimiento a la humanidad que su pretendido pero tan mentiroso amor cristiano. 

Así que ya saben todos los católicos, por mucho que recen acabarán en el infierno si se bajan de internet la nueva temporada de Juego de Tronos. En resumen, que en el cielo no va a quedar ni dios. 

pirateo.png