martes, 7 de junio de 2016

Cómo saber si una terapia alternativa funciona #Plcbo.net #noticias


Cuando un naturópata le propone seguir una terapia alternativa para alguna dolencia o enfermedad es conveniente hacerse algunas preguntas antes de prestarse al experimento. La mayoría de las terapias complementarias no tienen efectos reales sobre el organismo, ni positivos ni negativos, pero el hecho que sean inocuas no es una buena noticia, porque pueden retrasar o evitar una terapia que sí funcione.

Doctor en medicina alternativa
Los testimonios personales son uno de los imanes más potentes para atraer pacientes hacia las terapias alternativas. A la hora de seguir el consejo de un familiar, amigo o conocido a quien le ha funcionado la homeopatía, la acupuntura o cualquier otro tratamiento más allá de la medicina avalada por la evidencia, puede ser prudente tener en cuenta al menos tres ideas.

En primer lugar, que el efecto placebo puede alterar su percepción de la enfermedad de forma puntual, pero no se debe confundir con un tratamiento real, sobre todo en el caso de dolencias graves.

En segundo lugar, suele ocurrir que las personas que se someten a ese tipo de terapias son optimistas respecto a los resultados. Recurrir a un homeópata o un acupuntor puede generar ciertas suspicacias en su entorno social, por lo que los pacientes se justifican exagerando un poco, de forma consciente o inconsciente, el efecto beneficioso que han obtenido.

Por último, hay que resaltar que en muchos de los testimonios del tipo a-mí-me-funciona ha jugado un papel relevante el curso natural de la enfermedad. La equinácea cura el resfriado cuando se dejan pasar los días suficientes para que el resfriado se acabe curando solo. Lo mismo ocurre con otras dolencias como el dolor de la artritis, que fluctúa en forma de ciclos.

Los pacientes tienden a acudir al naturópata en el periodo en el que sienten más dolor. Ese es el momento que irá seguido, de forma natural, por una remisión de ese dolor. Probablemente la misma evolución se habría producido sin intervención alguna. Es un fenómeno similar al de la danza de la lluvia, que funciona a la perfección si se danza al inicio de la temporada de lluvias.




CONFÍE EN LOS ENSAYOS CLÍNICOS

La forma más segura de comprobar que un tratamiento funciona es contrastar que se haya pasado por ensayos clínicos rigurosos. Antes de salir al mercado, los medicamentos deben probar que su efecto va más allá del placebo y que funcionan al menos tan bien como los productos que ya están en las farmacias. Deben probar también que el riesgo de efectos secundarios compensa el beneficio en la salud que producen.

Grupo de gente hablando sobre terapias alternativas

En la mayoría de ocasiones, las terapias alternativas no se consideran medicamentos, por lo que no deben someterse a esos test. Aún así, en gran parte de los casos hay estudios científicos que han evaluado su efectividad.

La mejor herramienta para saber si un tratamiento en particular es efectivo son las revisiones sistemáticas. En esos trabajos, los investigadores reúnen todos los ensayos clínicos que se han efectuado en el mundo sobre un problema médico en particular, los criban de forma crítica para tener en cuenta únicamente los más rigurosos y llegan a una conclusión general.

En ocasiones, las terapias alternativas parecen funcionar en estudios individuales debido a diversos factores, entre ellos la poca rigurosidad de los estudios, la falta de grupos de control en los ensayos y otras variables. Cuando se enfrentan a revisiones sistemáticas, sin embargo, la evidencia cae por su propio peso.

La entrada Cómo saber si una terapia alternativa funciona aparece primero en Plcbo.net.