jueves, 9 de junio de 2016

Carteros no entregan correspondencia por razones religiosas #De Avanzada #noticias


mail.jpg


El último desmadre de la "objeción de conciencia" — en Bremerton (Washington, EEUU), hay carteros que se niegan a entregar la correspondencia de los locales que venden marihuana y pornografía:

En Callow Street es una tradición que el cartero entregue el correo dentro de cada tienda. Algunos propietarios de tiendas se preocupan por robos si el correo se deja en un buzón.

No fue hasta que un nuevo cartero comenzó a trabajar en esa calle que [la propietaria de Pacific Cannabis, Kathy] Hartwell y otras empresas empezaron a tener problemas.

A una cuadra de distancia, The Reef, otra tienda de marihuana recreativa, no ha estado recibiendo el correo tampoco. A ese negocio, también, se le ha dicho que recoja su correo en la oficina de correos.

[...]

Desde hace 10 años, Barbie Bowland, gerente de Libros y Videos para Adultos Elmo, no ha tenido problemas con el cartero.

"Todo cambió hace unos dos meses, cuando un cartero me dijo que no entraría en la tienda, por razones religiosas", dice Bowland.

Incluso en las cámaras de vigilancia quedó registrado cuando una de estas carteras überfanáticas le entregó la correspondencia a un cliente que salía del local, para que él lo llevara hasta el mostrador:

Video shows mail carrier giving package to customer, refusing to go inside for deliveries in #Bremerton #komonews pic.twitter.com/ILLTsgE097

— Craig Newcomb (@KOMOCraig) June 8, 2016


Mientras en un mundo civilizado y racional nada de esto ocurriría, ahora cada vez más los fanáticos han encontrado que el tratamiento especial que se le da a la religión en la sociedad sirve para dejar de prestar servicios públicos a quienes no pasen sus tests de pureza.

Si no puedes cumplir con tu trabajo porque crees tal o cual chorrada, tal vez no deberías aplicar a esos trabajos, así como los 'provida' probablemente no deberían ser gineco-obstetras, los testigos de Jehová no deberían estudiar medicina, y los enemigos de los anticonceptivos tendrán serios problemas si entran al mundo de la farmacología — puedes creer lo que quieras, pero que tu creencia sea íntima y 'sagrada' para ti no significa que puedas dejar de ofrecer los servicios a los cuales las personas tienen derecho.

(vía Friendly Atheist)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio