viernes, 8 de julio de 2016

El estudio (in)útil de la ginecología de plantas para un mundo mejor #Tomates con genes #noticias


Post realizado por Verónica Sánchez.

Hace poco me dijeron que no existen la ciencia básica y la aplicada, sino que sólo existe la ciencia útil y la inútil. La útil es aquella que se obtiene para un fin, la inútil aquella que estudia cosas que no pueden ser utilizadas ahora mismo, que no interesan…

Mi nombre es Verónica Sánchez Gerschon, y estudio genes que intervienen en el desarrollo del gineceo de una flor y sus cambios evolutivos. ¿Que qué es el gineceo? El gineceo de la flor es el órgano femenino de la planta responsable de que la planta pueda reproducirse, compuesto, a grandes rasgos, de ovario, estilo y estigma.

¿Y qué tiene que ver un órgano reproductor con un mundo mejor? ¿Y qué tiene que ver todo esto con ciencia útil e inútil? A simple vista parece que poco, pero es más sencillo de lo que parece, también.

Nuestra dieta está plagada de frutos y semillas: manzanas, naranjas, tomates, arroz, legumbres… Todo eso se consigue por algo muy simple: las plantas se fecundan y dan lugar al fruto que lleva las semillas que están destinadas a propagarse para dar lugar a más plantitas. Nosotros interrumpimos el proceso comiéndonos los resultados de todo ese trabajo vegetal, pero eso no es lo importante. Lo importante, volviendo al tema principal, es que las plantas se FECUNDAN. Para ello es necesario un correcto funcionamiento del gineceo, ¿verdad? Y si conseguimos mejorar de alguna forma el gineceo, quizás podríamos mejorar la producción y mejorar los frutos obtenidos, en un mundo en el que el hambre es un problema cada vez mayor… ¿vemos hacia dónde voy?

Figura 1
Sin fecundación no existiría nada de esto

El problema es que para poder mejorar algo como nos interesa y no afectar otras cosas que no tocan, primero hay que conocerlo bien, y para conocerlo bien, hay que estudiar sus partes.

En mi Trabajo de Fin de Máster estudio cómo funcionan los genes STY y NGA, que son dos de los muchos factores de transcripción que intervienen en la formación del gineceo de tres especies de plantas distintas (Arabidopsis thaliana, Nicotiana benthamiana y Papaver somniferum). Los factores de transcripción son pequeñas proteínas que intervienen en activar o inhibir otros genes, en este caso genes que intervienen en la formación del estilo y estigma de las plantas. Sin embargo, en mi investigación no consigo, ni pretendo conseguir, súper plantas capaces de curar el hambre en el mundo. Lo que pretendo es arrojar un poco más de luz en la extensa ruta que interviene en la formación del gineceo, de forma que, eventualmente, con todas las piezas del puzzle, se pueda conseguir hacer algo con él. Para ello, estoy modificando genéticamente dos de estas especies para sobreexpresar los genes o silenciándolos para ver cuál es su efecto, poder caracterizar su función y comprobar si se mantienen funcionalmente en la evolución.

Figura 2
El gineceo puede ser clave en un futuro

¿Es mi investigación inútil, porque no se puede utilizar ahora mismo? En mi opinión no existe investigación inútil, mientras aporte algún conocimiento. Como dicen, "el conocimiento es poder" y yo confío que en un futuro, todo este conocimiento que se puede considerar "inútil" sirva para una utilidad, para poder mejorar el gineceo de forma que pueda dar un mayor rendimiento, ya sea aumentando producción en tamaño o en cantidad. No es una cuestión de utilidad, sino de tiempo.

Si al primer hombre que decidió jugar con el metal le hubieran dicho "deja eso, que es inútil, cuando tenemos unas piedras buenísimas", nuestra sociedad no habría avanzado hasta como es hoy en día. O yéndonos a un caso más actual, si Francis Mojica hubiera hecho caso cuando le dijeron que lo que investigaba no servía y lo hubiera dejado, hoy no tendríamos una tecnología tan innovadora y útil como lo es el CRISPR, que actualmente es la herramienta de terapia génica con más perspectivas futuras. Es necesaria la ciencia "inútil" para avanzar a alguna utilidad, no existe un fin sin un principio.

Así que ahora lo dejo al pensamiento de ustedes, los lectores: ¿qué creen, existe la ciencia inútil?

¡Muchas gracias por su lectura!

Figura 3
Yo sólo frotaba los palos por diversión… no sabía que estaba haciendo investigación básica

La entrada El estudio (in)útil de la ginecología de plantas para un mundo mejor fue escrita en Tomates con genes.