viernes, 1 de julio de 2016

La carta de 109 Premios Nobel contra Greenpeace #De Avanzada #noticias


Greenpeace.jpg


Ayer, 109 Premios Nobel firmaron esta carta abierta a Greenpeace, la ONU y los gobiernos del mundo:

El Programa de Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas ha señalado que la producción mundial de alimentos, piensos y fibra necesitará aproximadamente duplicarse para el 2050 para satisfacer las demandas de la creciente población mundial. Organizaciones opuestas al fitomejoramiento moderno, con Greenpeace a la cabeza, han negado en repetidas ocasiones estos hechos y se han opuesto a las innovaciones biotecnológicas en la agricultura. Ellos han tergiversado sus riesgos, beneficios e impactos, y han apoyado la destrucción criminal de los ensayos de campo y proyectos de investigación aprobados.

Instamos a Greenpeace y sus seguidores a volver a examinar la experiencia de los agricultores y consumidores en todo el mundo con cultivos y alimentos mejorados mediante la biotecnología, a reconocer las conclusiones de los organismos científicos competentes y los organismos reguladores, y a abandonar su campaña contra los "organismos modificados genéticamente" en general, y el arroz dorado en especial.

Los organismos científicos y reguladores de todo el mundo han encontrado repetida y consistentemente que los cultivos y alimentos mejorados mediante biotecnología son tan seguros o más que los derivados de cualquier otro método de producción. Nunca ha habido un solo caso confirmado de un resultado negativo en la salud de los seres humanos o animales derivado de su consumo. En repetidas ocasiones se ha demostrado que sus impactos ambientales son menos perjudiciales para el medio ambiente y una gran ayuda para la biodiversidad global.

Greenpeace ha encabezado la oposición al arroz dorado, que tiene el potencial de reducir o eliminar gran parte de la muerte y la enfermedad causada por una deficiencia de vitamina A (DVA), que tiene el mayor impacto en las personas más pobres de África y el Sudeste de Asia.

La Organización Mundial de la Salud estima que 250 millones de personas sufren de carencia de vitamina A, incluyendo el 40 por ciento de los niños menores de cinco años en el mundo en desarrollo. Sobre la base de estadísticas de UNICEF, un total de entre uno y dos millones de muertes prevenibles ocurren cada año como resultado de la DVA, ya que compromete el sistema inmunológico, poniendo a los bebés y niños en gran riesgo. La propia carencia de vitamina A es la principal causa de ceguera infantil a nivel mundial, afectando a 250.000 - 500.000 niños cada año. La mitad mueren dentro de los siguientes 12 meses tras perder la vista.

HACEMOS UN LLAMADO A GREENPEACE para que cese y desista en su campaña contra el arroz dorado específicamente, y los cultivos y alimentos mejorado a través de la biotecnología en general;

HACEMOS UN LLAMADO A LOS GOBIERNOS DEL MUNDO para que rechacen la campaña de Greenpeace contra el arroz dorado específicamente, y los cultivos y alimentos mejorado a través de la biotecnología en general; y que hagan todo lo posible para oponerse a las acciones de Greenpeace y acelerar el acceso de los agricultores a todas las herramientas de la biología moderna, especialmente a las semillas mejoradas a través de la biotecnología. La oposición basada en la emoción y el dogma en contradicción con los datos debe ser detenida.

¿Cuántas personas pobres en el mundo deben morir antes de que consideremos esto un "crimen contra la humanidad"?

Greenpeace respondió que el arroz dorado realmente se hizo para facilitar la aprobación mundial de otros cultivos transgénicos más rentables (!), y que no se ha demostrado que el arroz dorado sirva para contrarrestar la deficiencia de provitamina A. Así que siguen en sus 13, y tan panchos.

Obviamente son mentiras — la mejor evidencia disponible señala que el arroz dorado sí contrarresta la DVA.

Además, los transgénicos rentables serán aprobados con o sin arroz dorado, pero la respuesta sirve para conocer las prioridades de Greenpeace: entre que niños mueran de hambre y que nadie se lucre, o que los niños vivan y algunas empresas se beneficien, ellos prefieren el primer escenario.

Por otra parte, es preocupante que el establecimiento científico tenga que rebajar su nivel de discusión al de niñitos malcriados del primer mundo que nunca han pasado hambre, ni se han quedado ciegos y sus pataletas criminales. Si estas mentecitas de alcornoque no pueden entender cómo funciona la ciencia ni cómo se toman decisiones informadas, ¿para qué darles gusto y apelar a la autoridad? El arroz dorado en particular, y los transgénicos en general seguirían siendo de las mejores opciones que tenemos para la alimentación, aún si todos los Nobel estuvieran en contra, porque lo que cuenta es la evidencia.

En cuanto a la ONU y los gobiernos del mundo, no sé qué tanto impacto pueda tener la carta — se supone que ellos ya deberían contar con esta información y, sin embargo, no han hecho nada al respecto.

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio