miércoles, 24 de agosto de 2016

La campaña anticientífica de Trump #De Avanzada #noticias


Donald-Trump.jpg


por Lawrence Krauss:



En los últimos meses, hemos visto a Donald Trump rebajar, una y otra vez, el listón del discurso político. Al mismo tiempo, sin embargo, ha ido bajando el listón científico, también. En mayo, por ejemplo, al hablar ante una audiencia de mineros de carbón de Virginia Occidental, Trump se quejó de que las regulaciones diseñadas para proteger la capa de ozono habían comprometido la calidad de su el aerosol de pelo. Esas regulaciones, continuó, estaban equivocados, porque el aerosol de pelo se usa principalmente en el interior, y por lo tanto no puede tener efecto sobre la atmósfera exterior. No es de extrañar que Hillary Clinton sintió la necesidad de incluir, en su discurso de nominación, la frase "Creo en la ciencia".

A menudo, Trump está simplemente equivocado sobre la ciencia, a pesar de que él debería saber mejor. Así como fue  un persistente "birther" incluso después de que evidencia convincente demostró que el presidente Obama nació en Estados Unidos, Trump ahora continúa propagando la idea de que las vacunas causan autismo, a pesar de la evidencia convincente y extensamente citada en sentido contrario. (Como él mismo dijo durante un debate republicano, en septiembre del año pasado, "Hemos tenido muchos casos... un niño fue a vacunarse, se puso muy, muy enfermo, y ahora es autista.") En otros casos, Trump trata los hechos científicos como trata otros hechos — los ignora o los distorsiona cuando es conveniente. Ha negado que el cambio climático sea real, calificándolo como pseudociencia y promoviendo una teoría de la conspiración de que "el concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para que el sector manufacturero de EEUU no sea competitivo". Pero también presentó una solicitud de permiso para construir un dique alrededor de uno de sus campos de golf, en Irlanda, con el fin de proteger la propiedad del calentamiento global y sus consecuencias. ¿Cuál Trump aspira a la Presidencia?

Mike Pence, el compañero de fórmula de Trump, tiene un registro más coherente sobre ciencia; por desgracia, es coherentemente malo. Pence es un cristiano evangélico que se opone categóricamente a la investigación con células madre embrionarias; en una conversación con Chris Matthews, en 2009, Pence evadió el tema de si cree en la evolución. Incluso cuando se trata de asuntos más seculares, Pence ha hecho algunas afirmaciones extravagantes. En 2001, publicó un ensayo en su sitio web de campaña afirmando que el tabaco no mata. Como para apoyar esa afirmación, señaló en la misma pieza que uno de cada tres fumadores muere a causa de enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Pence parece pensar que el treinta y tres por ciento y cero por ciento son lo mismo.

Como si todo esto fuera poco, Trump ha argumentado a favor de la reducción del Departamento de Educación y dijo que EEUU invierte demasiado dinero en la educación primaria y secundaria. Él ha sugerido que podría nombrar a Ben Carson —un creacionista de la Tierra joven y negacionista de la evolución— para aconsejarle sobre la reforma educativa. Ha llamado "terribles" a los Institutos Nacionales de la Salud, y ha dicho que eliminaría la Agencia de Protección Ambiental (EPA). En abril, la revista científica Nature informó que sus diatribas anti-inmigrantes podrían estar obstaculizando los esfuerzos de EEUU para reclutar buenos científicos y estudiantes. La lista es interminable.

Las diferencias entre los candidatos y sus partidos no podrían ser más marcadas. Hillary Clinton tiene una larga historia de apoyo a la investigación científica; ella ha entendido desde hace tiempo las conexiones entre esa investigación y el desarrollo económico. Ella ha dicho que, de ser elegida, aumentaría los fondos para la Fundación Nacional de Ciencias y los Institutos Nacionales de Salud. Como senadora, en 2001 y 2002, copatrocinó la legislación que habría ampliado el apoyo a la investigación de células madre. Aunque ella no ha ido tan lejos como Bernie Sanders al defender un impuesto al carbono, Clinton se ha pronunciado firmemente en la necesidad de abordar el cambio climático. Recientemente, ella anunció que procurará obtener quinientos millones de paneles solares para 2020, y cambiar un tercio de la producción de electricidad de Estados Unidos a recursos renovables para 2027. Clinton también ha respaldado las propuestas para mejorar las ciencias en las escuelas, incluida la formación de nuevos profesores. En parte como respuesta a la candidatura de Sanders, incluso se ha comprometido a hacer que las universidades públicas no cobren matrícula para las familias que ganan menos de ochenta y cinco mil dólares al año hoy, y menos de ciento veinticinco mil dólares para 2021.

A nivel de plataformas de los partidos, también, las diferencias son extremas. Quizás en respuesta a la candidatura de Trump, la plataforma del Partido Republicano 2016 amplía propuestas de políticas que, en 2012, ya eran anticiencia. La plataforma propone eliminar el Plan de Energía Limpia de la actual administración; prohibir que la EPA regule el dióxido de carbono; declarando oficialmente que el cambio climático está "lejos de ser el asunto de seguridad nacional más apremiante de esta nación"; y discrepando de los acuerdos internacionales como el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París. La plataforma también afirma que es ilegal contribuir al Convenio Marco de la ONU para el Cambio Climático y su Fondo Verde para el Clima, debido a la adhesión de la Autoridad Palestina en Naciones Unidas. Se opone a la investigación con células madre embrionarias y a la clonación humana con fines de investigación.

Las posiciones adoptadas por Trump y los republicanos tienen consecuencias más allá de la ciencia misma. Esencialmente, ellos están apostando a que, para una parte significativa del país, la realidad empírica no importa; también están dando señales de que el razonamiento empírico no va a ser la base de su política pública. Hoy, por supuesto, nos enfrentamos a desafíos globales como el cambio climático, que son más urgentes que cualquiera de los que ya hemos enfrentado. Estos desafíos requieren una evaluación sobria de la realidad. Cuando se distorsiona la ciencia en la campaña electoral, puede producir líneas de aplausos. Pero si esas distorsiones conducen a una mala política pública, la calidad de vida de la gente va a sufrir.

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio