viernes, 30 de septiembre de 2016

¿Será el Universo una obra de arte? #e-ciencia #noticias


Eclipse-solar-2012
Determinar las pruebas y razones de que la belleza forma parte del diseño de la naturaleza parece ser una pregunta de arte o de filosofía. Sin embargo, se trata también de una cuestión científica. El concepto de belleza puede ser notoriamente subjetivo y tiene muchas formas, pero hay un registro común de belleza que puede probar que emerge de las leyes fundamentales.

El hombre de Vitrubio es una manifestación que trasciende a su autor para mostrar nuevas relaciones de unidad y orden en el Universo. En particular, existen ciertas variables vinculadas a las formas corporales (hombre de Vitrubio) que guardan una relación directa con la distribución particular y simétrica de las grasas en el cuerpo humano (orden y unidad). Así, la testosterona favorece la acumulación de grasa en la región abdominal del hombre, inhibiendo que se acumule en los muslos y las nalgas como sucede en las mujeres obteniendo como resultado una hipótesis probable de belleza con alcance general. No hay prueba de que sea un criterio universal. Sin embargo, es una constatación empírica el que los seres humanos experimentamos mayoritariamente como belleza una combinación de orden y unidad.

Aunque la hermosura es una de sus consecuencias, la belleza tiene poco que ver con los prejuicios de la sociedad; más bien, con la recuperación de la idea racional griega de Orden. Para los pitagóricos, la belleza expresaba la armonía del Universo, la proporción de las partes y su recíproca relación, fundamento de la cultura clásica. Hoy vivimos en la civilización de los algoritmos que abren nuevos campos científicos basados en la matematización del conocimiento con una belleza que fluye en el tiempo trascendiendo la forma en un conjunto ordenado de operaciones sistemáticas.

La sustitución de la idea de 'lo que cuenta son los datos y los hechos' por la de 'todo se reduce a intereses y puntos de vista subjetivos' es una de las manifestaciones más visibles de nuestra época. Sin embargo, las teorías científicas representan la perfección y lo sublime del conocimiento racional, son la causa de la simetría en la imagen de Buda, del equilibrio en la organización de la Última Cena, y posiblemente, de la inteligencia que nos conecta con la parte del Universo que aún desconocemos. La simetría, la armonía y la unidad son algunos de los factores dependientes de la belleza que evidencian los minerales, las plantas y los animales, también presentes en las obras de arte y en las mismas teorías científicas porque el Universo es en sí mismo una inmensa obra de arte.

Artículo publicado para el Máster de Periodismo y Comunicación Científica (UNED).