lunes, 17 de octubre de 2016

La religiosidad durante la infancia es directamente maltrato infantil #Diario de un ateo #noticias




A pesar de las justificaciones de los creyentes no hay mayor evidencia del daño (psicológico y muchas veces físico) que produce la religión que cuando se trata de niños.

Y los casos son más que evidentes, porque quizás no haya más estremecedor que la "fiesta" de la Ashura recientemente celebrada en el mundo chiita, en donde miles de niños son torturados por sus orgullosos padres

1415039718967_wps_9_A_Shi_ite_Muslim_has

ashura-3-baby-sweetness-light1.jpg

o incluso inducidos para perpetrarse ellos mismos castigos claramente masoquistas.

flagelacion-infantil-chiies-Pakistan-201

images.jpg


O esa mutilación mental que significa que una niña acabe tan delirantemente adoctrinada para pedir orgullosa, pero también ignorantemente, por su "libertad" de vivir de por vida encerrada bajo varias capas de ropa que únicamente le dejan una mínima rendija para entrever. Y lo increíble del caso es que ello no ocurre en Afganistán sino en la ciudad de San Sebastián, España.

estudiante-musulmana-con-niqab-Euskadi-2

 
Por todo ello cada día estoy más convencido que la religión es simple maltrato infantil físico y psicológico que debería no sólo estar prohibido sino perseguido por ley en cualquier país que quisiera ser considerado una democracia mínimamente avanzada.