jueves, 13 de octubre de 2016

Por qué no me enfurece el 12 de octubre — Día de la Raza #De Avanzada #noticias


Columbus.jpg


Ayer fue 12 de octubre y, como de costumbre, los biempensants hicieron su tradicional pataleta por lo malos malotes que fueron los españoles con "nosotros", cuando no faltó el comentario de que la fecha no se debía conmemorar, amén de que se estuviera glorificando el genocidio, y argumentos endebles similares. Ya he comentado lo poco atractivo que me resulta reducir todo a una lucha de buenos y malos, y condenar la Conquista y Colonia con un resentimiento más propio de Neymar Jr. cuando no consigue una falta tirándose al piso que de ciudadanos del siglo 21.

El año pasado, Mauricio-José Scharwtz respondió a esa clase de revanchismo nacionalista típico de la izquierda reaccionaria, tomando como punto de partida un tweet profundamente ignorante del alcalde de Cádiz, alias Kichi — aquí un extracto:

España, la España de hoy, no conquistó América. Ni para orgullo de una derechona impresentable ni para vergüenza de una izquierda que tanto monta.

Peor aún, los españoles de hoy, en su vasta mayoría, no descienden de los españoles que conquistaron América. Los descendientes de los bárbaros enlatados que masacraron a las culturas indígenas [...] venimos siendo nosotros... los que nacimos en México, en Guatemala, en Chile, en Uruguay... condimentados con generosas migraciones italianas, alemanas, británicas, francesas, chinas, japonesas y un largo etcétera.

Somos los descendientes de los indígenas que, en un neolítico bárbaro, cometían sacrificios humanos horribles y de los españoles que, en un renacimiento que se saltaron por si quemaba, cometían los horrores de la Inquisición. Afortunadamente, y crean lo que crean los kichis en su desorientación, eso no se hereda, no está en los genes. No nos hace a nosotros ni conquistadores ibéricos ni conquistados americanos.

[...]

Los españoles de hoy, incluido nuestro heroico edil carnavalero, descienden mayormente de los que se quedaron en España y tienen tanto que ver con el asunto de la conquista y posterior explotación de América como un criador de palomas de Brighton con la flota de Nelson.

Los indígenas que hoy son víctimas del racismo institucionalizado de la derecha latinoamericana que los desprecia y del racismo paternalista de la izquierda reaccionaria latinoamericana que los quiere salvar para que sean indios para siempre, sueño de buenos urbanitas arrogantes, no son víctimas de los españoles de hoy, ni de los de hace medio milenio, sino de los latinoamericanos de hoy. Y por supuesto no son "indígenas", la vasta mayoría de quienes viven en culturas herederas de las indígenas son mestizos. El 95% de los mexicanos, por ejemplo, somos mestizos. Como lo es el 100% de los españoles, ya que empezaron antes, que lo diga mi abuelo Fernando, a ser destino de griegos, árabes, romanos, cartagineses y en general todo dios.

[...]

Si quiere indignarse por la tragedia de los indígenas americanos hoy (los que viven en culturas herederas de las indígenas, tengan o no ojos azules o tez clara), que luche para que tengan escuelas, electricidad, ordenadores, agua corriente, agua de riego, semilla mejorada, industrias, bicicletas, libros, atención médica, reproductores mp3, lavadoras de ropa (y ropa qué lavar en ellas) y mejores casas... aunque sea menos guay que rasgarse la camisa (porque siempre tiene otra en el armario, muchos indígenas no) por lo que pasó hace quinientos veintitantos años con otras personas en otras circunstancias y que ni siquiera sirve de lección cuando la ignorancia se viste de salvamundos. Y menos si lo que se le ocurre es defender la presunta "resistencia indígena" (generalmente orquestada por cretinos de ciudad que quieren folklore a costa de mantener a los indígenas para siempre en el siglo XVI, por cierto).

Podemos preguntarnos si la conquista española de América fue justa o no, y evaluar el tema desapasionadamente — es mucho más provechoso que enfrascarse en una pretendida superioridad moral que tergiversa los hechos, sólo para conseguir puntos en el tablero de la victimización.

(imagen: Claus Rebler)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio