viernes, 21 de octubre de 2016

Vesta, los otros descubrimientos de la Dawn #Pirulo Cósmico #noticias


En el post anterior vimos algunas de las maravillas del planeta enano (o asteroide, según siguen llamándolo en algunos sitios) Ceres que nos descubrió la sonda Dawn. El asteroide (4) Vesta bien merece un post ya que a pesar de su relativamente reducido tamaño se nos ha revelado como un cuerpo realmente interesante con características únicas.

Vesta_full_mosaic.jpg
Mosaico de Vesta hecho a partir de las fotos de la Dawn. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

(4) Vesta, descubrimiento y datos físicos 

A pesar de ser visible a simple vista en condiciones adecuadas (llega a tener una magnitud de 5'3), no fue hasta el 29 de marzo de 1807 cuando el médico y astrónomo alemán Heinrich Wilhem Olbers lo descubrió desde su ciudad natal, Bremen. Fue su amigo, el célebre matemático Karl Friedrich Gauss quien lo bautizó como la diosa romana del hogar, Vesta. Como muestra de la amistad que tenían Olbers le concedió este honor. Seguramente habrán adivinado los avispados lectores que el número (4) corresponde a su orden de descubrimiento (los anteriores fueron (2) Pallas, descubierto también por Olbers en 1802 y (3) Juno, descubierto por Karl Ludwig Harding en 1804).

Heinrich_Wilhelm_Matthias_Olbers.jpg
Litografía de Olbers, obra de Rudolph Suhrlandt

Tal y como se puede apreciar en las fotografías, Vesta (ya que hemos hecho las presentaciones oportunas, vamos a dejar de lado el nombre oficial) no presenta forma esférica. Tiene aproximadamente 530 km de diámetro y orbita al Sol desde el cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y el gigante Júpiter. Se encuentra a poco más de 2 UAs de nuestra estrella (1 UA = 150 millones de km, distancia Tierra-Sol), empleando nada menos que 1325 días en completar una órbita al Sol (unos 3'6 años terrestres). Al ser tan pequeño, su día dura tan solo 5'34 horas. Es el segundo objeto más masivo del cinturón de asteroides tras Ceres, con cerca del 9% de la masa total de todos los asteroides del cinturón. Al igual que muchos asteroides, su superficie está plagada de numerosos cráteres de impacto, testigos mudos de un pasado convulso.

vesta-escala.jpg
El asteroide Vesta a escala. Autor desconocido



640px-Viewing_the_South_Pole_of_Vesta.jp
Polo sur de Vesta, visto por la sonda Dawn. La cuenca de impacto Rheasilvia ocupa el 80% del diámetro apreciable del asteroide. NASA/JPL-Caltech/ UCLA/MPS/DLR/IDA


Descubrimientos de la sonda Dawn 

La sonda Dawn fue lanzada desde Cabo Cañaveral en septiembre de 2007 y tras una maniobra de asistencia gravitacional en Marte en 2009, llegó a Vesta en julio de 2011. Estuvo orbitando y estudiando al asteroide durante poco más de un año y en septiembre de 2012 partió con destino a su siguiente objetivo, Ceres. Esta sonda de poco más de 1200 kg ha sido la primera en usar un novedoso sistema de propulsión iónica, muy eficiente con el gasto de combustible.

Dawn_logo.png
 Emblema de la misión Dawn a Vesta y Ceres. NASA/JPL

Con mucho, la característica más notable descubierta en este asteroide es el descomunal Rheasilvia, un cráter de impacto en su polo sur de unos 500 km de diámetro cuyo pico central es sin lugar a dudas una de las montañas más altas del Sistema Solar contando desde su base, rivalizando en altura al mismísimo Olympus Mons de Marte. Este pico se eleva hasta los 22 km (casi la misma altura del célebre volcán marciano), y supone un 8'4% del radio total del asteroide. El impacto que ocasionó este cráter fue tan violento que eyectó una enorme cantidad de material al espacio exterior y parte de estos fragmentos han caído sobre nuestro planeta en forma de meteoritos. De hecho, los meteoritos del tipo HEB (Howarditas-Eucritas-Diogenitas) se supone que provienen de Vesta y representan el 5% del total de los meteoritos caídos en nuestro planeta.


1280px-PIA15667_Vesta_south_pole_oblique
Levantamiento topográfico del pico central de Rheasilvia. Si el cuerpo que originó este enorme cráter hubiera sido algo más grande, probablemente habría despedazado al asteroide. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

image_2280_1e-Vesta-map.jpg

Mapa geológico de Vesta, hacer clic para ver en alta resolución. El hemisferio norte (en marrón) es bastante más antiguo que el hemisferio sur y está muy craterizado. Fuente: D.A. Williams et al.


Vesta_Snowman_craters_close-up.jpg
No es difícil imaginar por qué a este sistema de cráteres le han bautizado como 'Muñeco de Nieve'. Los cráteres más grandes son Marcia y Calpurnia. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Vesta_northern_and_southern_hemispheres_
Vista en falso color de los hemisferios norte y sur. Los colores representan diferentes alturas del terreno. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

1024px-PIA15665_fig1.jpg
En esta imagen del polo sur se aprecia mejor la cuenca de impacto de Rheasilvia. El pico central tiene aproximadamente la misma altura que Olympus Mons, en Marte. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Crater%2Bsur.jpg
En esta otra imagen del polo sur se marcan las cuencas de impacto de Rheasilvia (línea continua) y Veneneia, de unos 400 km de diámetro y más antigua (línea punteada). Cerca del ecuador del asteroide, se aprecian los sistemas de fallas de Saturnalia Fossa y Divalia Fossa. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

saturnalia%2Bfosa.jpg
En esta fotografía se aprecia mejor Saturnalia Fossa, otra de las características más llamativas de Vesta, una serie de fallas que recorren su ecuador. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Claudia_crater%252C_Vesta_IOTD-298.jpg
El pequeño cráter Claudia, de tan sólo 0'7 km de diámetro (señalado con una flecha) es el elegido como meridiano 0 del asteroide Vesta. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Vesta_in_natural_color_%2528cropped%2529
Fotografía en color real de Vesta tomada desde la sonda Dawn en 2011 a una distancia de 5200 km. NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

vesta-interior.jpg
Estructura interna de Vesta, hecha a partir de los datos enviados por la sonda Dawn. Su núcleo rico en hierro tiene unos 110 km de diámetro. NASA/JPL-Caltech

Y para terminar, les dejo con un vídeo hecho a partir de los miles de imágenes tomados por la sonda Dawn entre los años 2011 y 2012, mientras estuvo estudiando a nuestro protagonista de hoy. ¿No les apetece un sobrevuelo a un asteroide? ¡Abróchense los cinturones y pongan el vídeo a pantalla completa! ;-)



Referencias

Dawn Mission
Vesta

Este artículo se ha publicado también en la web de Naukas

Posts relacionados

Ceres, el primer asteroide