miércoles, 16 de noviembre de 2016

Así se hizo incluir el cristianismo evangélico en el Nuevo Acuerdo de 'Paz' #De Avanzada #noticias


Sagrado-Corazón-Colombia.jpg


Después de que llevaron a sus borreguitos a votar No en el plebiscito, a punta de sus usuales mentiras homofóbicas, las sectas evangélicas fueron reconocidas como voceros del No y se reunieron con el presidente Juan Manuel Santos para ofrecer sus 'argumentos' —digámosles así— frente al proceso de 'paz'. Hasta la impresentable Viviane Morales y su esperpéntico esposo, Carlos Alonso Lucio, se reunieron los cabecillas de las Farc, de idéntica catadura moral que los primeros.

Curiosamente, desde entonces no han hecho mucho ruido al respecto y están calladitos, a pesar de que el Nuevo Acuerdo mantiene las garantías para la población LGBTI. Pues resulta que más que sacar a la población LGBTI, el cristianismo evangélico consiguió incluirse en los Acuerdos, para ser acreedores de los beneficios que debían reservarse a las verdaderas víctimas del conflicto colombiano — pero es que ¿por qué conformarse con los diezmos de sus feligreses si pueden saquear las arcas de todos los colombianos instrumentalizando el anhelo de paz? Uribe les mostró el camino.

En la página de comparación entre el Acuerdo original y el Nuevo Acuerdo se pueden hallar surtidas adiciones estratégicas de "iglesias", "confesiones religiosas", "organizaciones basadas en la fe" y "organizaciones del sector religioso" que antes no se encontraban:

[E]l Gobierno creará un Consejo Nacional para la Reconciliación y la Convivencia, el cual estará integrado por representantes del Gobierno, el Ministerio Público, quienes designen los partidos y movimientos políticos, incluido elq ue surja del tránsito de las FARC-EP a la actividad política legal, organizaciones y movimientos sociales, en particular de mujeres, campesinos y campesinas, gremios, minorías étnicas, iglesias, confesiones religiosas, organizaciones basadas en la fe y organizaciones del sector religioso, el sector educativo, entre otros.

[...]

El Gobierno Nacional y el nuevo movimiento político que surja del tránsito de las FARC-EP a la actividad política legal, se comprometen a promover un Pacto Político Nacional y desde las regiones, con los partidos y movimientos políticos, los gremios, las fuerzas vivas de la Nación, la sociedad organizada y las comunidades en los territorios, sindicatos, el Consejo Nacional Gremial y los diferentes gremios económicos, los propietarios y directivos de los medios de comunicación, las iglesias, confesiones religiosas, organizaciones basadas en la fe y organizaciones del sector religioso, la academia e instituciones educativas, las organizaciones de mujeres y de población LGBTI, de personas en condición de discapacidad, jóvenes, lo spueblos y comunidades étnicas, las organizaciones de víctimas y de defensoras y defensores de derechos humanos y las demás organizaciones sociales.

[...]

En el marco del fin del conflicto el Gobierno Nacional, en desarrollo de este Acuerdo, fortalecerá los Planes nacionales de reparación colectiva, que tendrán un enfoque de género y estarán dirigidos a colectivos constituidos en grupos, organizaciones, incluidas las organizaciones de mujeres, gremios económicos, sindicatos, organizaciones de derechos humanos, partidos y movimientos políticos y sociales, en particular los de oposición, organizaciones del sector religioso, entre otros, con el fin de reconocer las especiales características de su victimización, recuperar su identidad y su potencial organizativo y reconstruir sus capacidades para incidir en el desarrollo de políticas locales y nacionales en el marco de la legalidad.

[...]

En la implementación del Acuerdo Final se promoverá la participación activa de las iglesias, confesiones religiosas, organizaciones basadas en la fe y las organizaciones del sector religioso en la construcción de la Paz.

El cristianismo ha sido uno de los mayores victimarios del conflicto y no sólo la están sacando barata sino que, además, son reconocidos como víctimas del conflicto (!). Con esto se garantizan una posición en la que pueden seguir envenenando la política pública y, además, seguro recibierán una cantidad de dinero nada despreciable en falsas reparaciones.

¡Y ni siquiera así están satisfechos!

(imagen: Gonzo Bonzo)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio