martes, 27 de diciembre de 2016

Si estás enfermo en EEUU mejor que tu médico sea una mujer #La Ciencia y sus Demonios #noticias


imagen-marzo
Incluso a estas alturas del siglo XXI millones de personas en el mundo siguen considerando a la mujer un ser claramente inferior al varón en cuanto al desempeño de las capacidades profesionales. Sin embargo por sorpresas del análisis estadístico resulta que en una de las profesiones claves de la sociedad moderna, la medicina, las doctoras son claramente superiores a los médicos (al menos en EEUU) para desesperación de ese machismo todavía demasiado omnipresente.

En un reciente estudio realizado por un grupo multidisciplinar de investigadores estadounidenses y publicado en la prestigiosa revista JAMA se ha analizado una muestra de más de un millón y medio de hospitalizaciones acaecidas en los EEUU durante los últimos años realizadas por más de 58.000 profesionales de la medicina de ese país. Y los investigadores han encontrado una más que llamativa correlación entre el sexo del doctor y el pronóstico del paciente. Así los pacientes tratados por médicos de género femenino tuvieron una menor tasa de mortalidad (medida hasta los 30 días posteriores de su ingreso hospitalario) y también una menor tasa de recaída médica (medida como reingreso hospitalario durante los 30 días siguientes a su alta médica) que aquellos enfermos cuyo médico fue un representante del género masculino. Estas diferencias persistieron independientemente de la especialidad médica origen del tratamiento y del grado de severidad del enfermo.

Por supuesto que esto no significa que las mujeres sean mejores médicos que los varones, porque algunas variables podrían estar influenciando las estadísticas como que las doctoras son de media un poco más jóvenes que los doctores (43 frente a 47 años), tratan a un menor número de pacientes al año (lo que les podría permitir dedicar más tiempo a cada enfermo), suelen trabajar en hospitales más grandes, centros que no pertenecen a grandes corporaciones médicas en donde la consecución de beneficios es la norma (y que han demostrado ser mucho más peligrosos para los pacientes tal y como indiqué en una entrada previa) y en clínicas que se ubican en el noroeste de los EEUU.

Pero eso sí, estos datos permiten extraer un consejo: si alguno de ustedes vive en EEUU o si visita este inmenso país, en caso de necesitar hospitalización (y como el sistema sanitario privado estadounidense le permite ciertos privilegios) ya sabe: solicite que el médico que le trate sea una mujer ¡por si acaso!.

Entradas relacionadas: