martes, 24 de enero de 2017

Economía del cambio climático: pocos ganadores y muchos, muchos perdedores #La Ciencia y sus Demonios #noticias


economic-cost-global-warming
El cambio climático se suele asociar a problemas medioambientales como la destrucción de enclaves naturales, la pérdida de las regiones árticas o la extinción de fauna o flora salvaje, generalmente en lejanos países pero con poco impacto real en la vida de los ciudadanos. Sin embargo, un estudio ha puesto cifras económicas al nada halagüeño futuro que nos espera.

En un artículo publicado hace algún tiempo en la prestigiosa revista "Nature" investigadores de las universidades californianas de Berkeley y Stanford han analizado el impacto del cambio climático global en las economías mundiales y han modelizado la situación económica a lo largo del presente siglo.

Así, desglosando los datos por regiones y países, desde el punto de vista económico se puede observar que el cambio climático no va a afectar por igual a todas las naciones, sino que aunque este suceso no es un juego de suma cero puesto que la disminución del PIB mundial a finales del siglo XXI se calcula en alrededor de un 23%, habrá países mucho más afectados que otros y también existirán naciones cuyas economías serán significativamente favorecidas por este aumento de la temperatura. Pero empecemos primero por los más que mayoritarios perdedores.

cambio-climatico-pib-global

A la cabeza del daño del cambio climático se encontrarán Arabia Saudí y el resto de las teocracias del Golfo Pérsico, cuyo PIB descenderá de manera brutal entre un 94% y un 96%. Esto es así porque las ya ardientes arenas del desierto se van a ir convirtiendo poco a poco en un infierno en la Tierra. Aquí quizás algunos se alegrarán de que por fin pueda existir algún tipo de justicia cósmica o similar para que estos regímenes tiránicos para sus propios ciudadanos y casi genocidas para el resto del mundo por su más que demostrada implicación en el yihadismo global, y que además tienen una gran parte de la culpa de este calentamiento global, empiecen a pagar de alguna manera.

Sin embargo, como reza ese dicho castellano de que "la alegría dura poco en la casa del pobre" no hay que dejarse llevar por el optimismo, porque inmediatamente después de las monarquías petroleras los dos países más afectados económicamente serán los más que superpoblados Pakistán e India, con pérdidas de PIB de un 93% y 92% respectivamente. Este dato escalofriante puede resumir el triste futuro de esta Humanidad más que ciega: en las próximas décadas dos naciones subdesarrolladas con 1.400 millones de personas que alimentar, la inmensa mayoría de ellas rondando el umbral de la pobreza más absoluta, pueden ver como sus economías prácticamente se destruyen a cámara lenta. Así que no hace falta ser adivino para dibujar un más que sombrío panorama de unas naciones que, no lo olvidemos, poseen armamento nuclear y que se han enfrentado a lo largo de su corta historia en media docena de guerras.

Por supuesto que las naciones indostánicas no estarán solas en este terrible ranking de una pobreza creciente. La también superpoblada Indonesia, Filipinas, la península de Indochina al completo, prácticamente todo el ya más que castigado continente africano y casi toda Latinoamérica con Brasil a la cabeza sufrirán fuertes retrocesos de más del 80% de su PIB. Esto es así porque todos estos países se distribuyen alrededor del Ecuador y regiones cálidas adyacentes, que serán las que sufran con mayor rigor las sequías, hambrunas, tifones, plagas, huracanes y demás calamidades asociadas al aumento de las temperaturas.

Las naciones ubicadas en latitudes más templadas del hemisferio Norte como los gigantes China y EEUU o Argentina y Australia en el Sur verán algo moderadas sus pérdidas en PIB respecto a los países anteriormente indicados: EEUU descenderá sólo un 36%, China un 42% y las dos naciones australes un más que significativo 53%.

El caso de Europa muestra que aunque globalmente el viejo continente será un ganador neto con un aumento de más del 50% de su PIB global, antes de lanzar las campanas al vuelo en esta más que castigada piel de toro hay que indicar que las diferencias (ya de por sí importantes entre los países del Centro y Norte ricos y el Mediterráneo) no sólo no se van a reducir sino que se incrementarán de manera más que escandalosa. Esto es así porque mientras los ribereños del viejo Mare Nostrum sufriremos fuertes pérdidas económicas, con caídas del PIB del 26% en Italia, del 41% en Portugal y como siempre liderando el ranking de lo peor España (-46%) y Grecia (-51%), los países centrales obtendrán desde moderados aumentos como Francia (+10%) hasta fuertes incrementos del PIB con un 42% del Reino Unido o el más que llamativo 63% de Alemania. Y por supuesto el culmen de las ganancias se las llevaran los países nórdicos, ya que la subida de temperaturas en sus gélidas tierras abrirá todo tipo nuevos usos a sus hasta ahora improductivas extensiones, de tal manera que se calcula que el PIB de todas estas naciones se disparará:  Dinamarca (+86%), Suecia (+210%) y Noruega (+249%), siendo los beneficios del cambio climático directamente estratosféricos en Islandia y Finlandia, que verán aumentados sus PIBs en un 513% y un 516% respectivamente.

cambio-climatico-pib-por-regiones

Además de los países nórdicos habrá otras dos naciones que van a salir económicamente muy beneficiadas de este cambio climático: Canadá y Rusia, dos países casi permanentemente congelados y que con la subida de temperaturas pueden abrir millones de km2 de su superficie la explotación agrícola, ganadera y minera, nuevas rutas comerciales, etc. Así, el estudio calcula que el PIB de estos países subirá un sorprendente 247% en el caso canadiense y un casi increíble 419% en el ruso.

cambio-climatico-pib-por-paises

Y aquí quizás habría que hacer una reflexión. Resulta más que paradójico que los países nórdicos, los principales beneficiarios de la subida de temperaturas sean de las naciones que más en serio se están tomando el cambio climático y estén realizando fuertes inversiones para paliar sus efectos, mientras que países como por ejemplo España, que en el caso de que los augurios de este estudio se cumplan iremos directamente al desastre económico más absoluto, no sólo están haciendo poco y menos para luchar contra este más que probable escenario catastrófico sino que en lo que únicamente puede ser considerado una increíble y explosiva mezcla de prepotente ignorancia (recordemos la ya famosa anécdota del primo de Rajoy) y malevolencia al servicio de las grandes empresas petroleras y eléctricas se ha paralizado cualquier posibilidad de desarrollo de energías renovables con el ya tristemente famoso invento español del "impuesto al Sol". Y algo parecido puede suceder con el recientemente nombrado presidente de los EEUU que, como he escrito en una entrada reciente, ha firmado su primer decreto presidencial para promover

Una política de energía sana [que] adoptará la revolución del petróleo y del gas de esquisto para traer empleos y prosperidad a millones de estadounidenses.

Y para que no quede duda de sus intenciones

La Administración Trump también está comprometida con la tecnología limpia del carbón y con la reactivación de la industria carbonífera de Estados Unidos, que ha estado sufriendo durante demasiado tiempo.

Así, en resumen que los científicos de su país digan que ese petróleo, ese esquisto y ese "limpio" carbón van a llevar a la ruina a EEUU parece importarle poco a Trump, porque ¿para qué hacer caso a esos siempre sospechosos científicos cuando hay verdaderos visionarios, esas privilegiadas mentes pensantes capaces de ver un maravilloso futuro más allá de ese cada vez más espeso y mortal esmog que aplasta nuestras ciudades?

contaminacion-aire-madrid

Entradas relacionadas: