sábado, 21 de enero de 2017

El cambio climático no existe o importa una m……… #La Ciencia y sus Demonios #noticias


descarga
El ya nuevo presidente americano acaba de presentar su nueva estrategia "medioambiental".  Y para que no quede la menor duda de hacia dónde se dirigen sus intenciones acaba de publicarse en la web oficial de la Casa Blanca las nuevas directrices presidenciales.

Y como no podía ser de otra manera el futuro pinta negro carbón en materia medioambiental, ya que el recientísimo presidente del mayor imperio mundial acaba de declarar que

Durante demasiado tiempo hemos sido retenidos por regulaciones onerosas en nuestra industria de la energía. El Presidente Trump está comprometido a eliminar las políticas dañinas e innecesarias como el Plan de Acción para el Clima y el reglamento de las Aguas de los Estados Unidos.

Es decir, que como combatir el cambio climático y la contaminación asociada (que no lo olvidemos mata a millones de personas en el mundo) "cuesta dinero" pues directamente se levantarán todas las restricciones y a partir de ahora se podrá contaminar la atmósfera a placer ¡y que los alérgicos y enfermos pulmonares se trasladen a vivir a la selva del Amazonas o a la Antártida, que allí el aire es todavía puro! porque el futuro es claro y meridiano

Una política de energía sana comienza con el reconocimiento de que tenemos enormes reservas de energía doméstica sin explotar aquí en Estados Unidos. La Administración Trump adoptará la revolución de petróleo y gas de esquisto para traer empleos y prosperidad a millones de estadounidenses. Debemos aprovechar los 50 billones de dólares estimados en reservas de esquisto, petróleo y gas natural sin explotar, especialmente en las tierras federales que el pueblo estadounidense posee. Utilizaremos los ingresos de la producción de energía para reconstruir nuestras carreteras, escuelas, puentes e infraestructura pública.

Y a Trump se le olvida (no sabemos si interesadamente o no) que habrá que construir muchooooooos hospitales para que los enfermos que genere la quema a troche y moche de esos 50 billones de dólares en combustibles fósiles.

Aunque el presidente electo tiene la solución: la energía limpia del carbón. Sí, han leído perfectamente, desde ahora y por decreto presidencial el carbón pasa de ser la energía más contaminante del mundo a convertirse en la primera energía limpia de EEUU ¡misterios de la ciencia trumpetiana!

La Administración Trump también está comprometida con la tecnología limpia del carbón y con la reactivación de la industria carbonífera de Estados Unidos, que ha estado sufriendo durante demasiado tiempo.

Pero no se preocupen, porque aunque todo lo anterior indique un desastre medioambiental de tintes apocalípticos, el Sr. Presidente asegura que

Por último, nuestra necesidad de energía debe ir de la mano con una administración responsable del medio ambiente. Proteger el aire limpio y el agua limpia, conservar nuestros hábitats naturales y preservar nuestras reservas y recursos naturales seguirá siendo una alta prioridad. El Presidente Trump volverá a centrar la EPA en su misión esencial de proteger nuestro aire y el agua.

Y el comunicado termina con este "brillante" resumen

Un futuro más brillante depende de políticas energéticas que estimulen nuestra economía, aseguren nuestra seguridad y protejan nuestra salud. Bajo las políticas energéticas de la Administración Trump, ese futuro puede convertirse en una realidad.

Despues de este ejercicio de la más insana demagogia sólo nos queda añadir al estilo de la exquisita obra de Orwell "1984":

La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud; ignorancia es la fuerza.