miércoles, 18 de enero de 2017

La agricultura ecológica no salvará el planeta. #Tomates con genes #noticias


Hace unas semanas El País publicó un artículo en el que varios científicos, entre los que me incluyo, cuestionaban el papel de la agricultura ecológica en el respeto del medio ambiente. Cualquiera que consuma ecológico se dará cuenta de los elevados precios. Ese sobrecoste se debe a la caída de producción, y si tienes menos producción en el mismo suelo el impacto ambiental se dispara, por mucho que hayas enterrado cuernos rellenos de estiércol o solo hayas utilizado fertilizantes naturales. La revista New Scientist también publicó en fechas recientes un artículo sobre este tema y algunos ya llevamos tiempo diciéndolo.

Este artículo ha levantado las airadas críticas del mundillo agroecológico, que parece que lo de la "paz y amor" se lo deja de lado a la hora de proteger al mercado, incluyendo una queja que fue atendida por la defensora del lector. Entre los numerosos artículos que han tratado de desmentir el artículo del País, me ha llamado la atención uno publicado en el blog "planeta futuro" de la propia web de El País, dentro de la sección alterconsumismo sobre comercio justo. La respuesta está escrita por dos miembros de la junta directiva de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, lo que ya de entrada hace dudar de la fiabilidad de sus argumentos. ¿Por qué digo esto? Muy fácil: Si uno investiga la composición de la junta directiva encontrará que el vicepresidente segundo es Carmelo García Romero, que se presenta como:

Doctor en Veterinaria y Académico. Cuerpo Nacional Veterinario. Real Academia de Ciencias Veterinarias, Experto en Ganadería Ecológica. Salud y Bienestar. Medicina Holística Veterinaria. Homeopatía y Fitoterapia. Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE). Asociación para el Desarrollo de la Ganadería Ecológica (ADGE). Asociación de Periodistas Agrarios de España (APAE).

2017-01-18 (1)
Gran base científica de la SEAE

Por si fuera poco una de las autoras se presenta como secretaria de asociación "Vida sana". Para que nos hagamos una idea, esta asociación, además de montar talleres de medicinas alternativas, cuando el fallecimiento por difteria del niño de Olot en diciembre del 2015 publicó una serie de cartas del "movimiento por la libertad de vacunación" escritas por el médico homeópata Xavier Uriarte defendiendo la no vacunación y la elección de los padres del niño, que supuso el fallecimiento de su hijo. Con estos dos precedentes no haría falta decir nada más sobre el rigor del artículo ya que a un debate científico no parece que alguien que apoya la homeopatía o la no vacunación puedan aportar argumentos válidos, pero vamos a dar el beneficio de la duda.

El artículo empieza diciendo que:

Consumir 'bio' le hace amigo del medioambiente: supone ayudar a la preservación del suelo y los ecosistemas así como paliar los efectos del cambio climático. Su salud también se lo agradecerá.

Buena declaración de intenciones, pero no hay ningún dato serio que apoye estas afirmaciones.

Los alimentos ecológicos son aquellos que han sido cultivados respetando los ciclos propios de la naturaleza, sin utilizar variedades modificadas genéticamente (de forma inducida) ni tratamientos con pesticidas de síntesis química, y por ello, consumirlos, contribuye al cuidado de nuestro medio ambiente

2017-01-18 (4)
Asociación Vida Sana promoviendo la no vacunación… por parte de un homeópata.

Vale, parece que no conocen el reglamente de producción ecológica. Lo del respeto de los ciclos propios de la naturaleza no es cierto. Por un motivo muy sencillo. El reglamento permite la producción en invernadero, y de hecho Almería es la provincia con mayor producción ecológica y toda se hace bajo plástico, independientemente de los ciclos de la naturaleza. Si alguien lo duda, que vaya hoy, en el mes de enero, a cualquier tienda de productos ecológicos y a ver si encuentra hortalizas de primavera y verano como tomates, lechugas o calabacines. Lo de "variedades modificadas genéticamente (de forma inducida)" entiendo que es que no utilizan transgénicos aunque retuercen su definición para no tener que mencionar que en ecológico también se utilizan híbridos y variedades patentadas. No se utilizan pesticidas de síntesis química, pero si que se utilizan pesticidas, y muchos, como el cobre tremendamente contaminantes y por arte de magia, una falacia "non sequitur" hace una conclusión que no tiene nada que ver con las premisas. Seguimos.

El 36% de los españoles que consumen productos ecológicos (sinónimo de biológicos u orgánicos) lo hacen movidos por motivos medioambientales, según una encuesta de 2014 del Ministerio de Agricultura.

Si lo habéis leído rápido quizás penséis que el 36% de los españoles consumen ecológico. realmente es alrededor del 6% (un dato que obvian mencionar. Pues de ese 6% un 36% lo hacen por respeto al medioambiente. Muy bonito, pero irrelevante, de la misma manera que un porcentaje alto de los americanos piensan que Trump puede ser un buen presidente y por eso le han votado, pero eso no quiere decir que tengan razón.

En su publicación "¿Cómo contribuye a la sostenibilidad la alimentación ecológica?" los investigadores del FIBL (Instituto de Investigación en Agricultura Ecológica) analizan diferentes estudios que demuestran que la agricultura ecológica tiene un menor impacto sobre el medio ambiente y concluyen que es un método válido para luchar a escala global contra los retos ambientales que se nos presentan.

Vaya, aquí parece que van a citar un estudio, pero no. Citan a una asociación… de agricultura ecológica, pero sin citar ni una sola referencia. Vaya forma de marear la perdiz.

Nadie pone en duda que "lo ecológico" está de moda. La superficie en los países de nuestro entorno crece año tras año, acercándose ya, en nuestro país a los 2 millones de hectáreas. Este tipo de producción está favoreciendo la fijación del tejido social en el medio rural, permitiendo que muchos agricultores puedan mantener su actividad de forma rentable. Incluso anima a un gran número de jóvenes agricultores a permanecer en sus zonas de origen. Aunque constantemente se pone de manifiesto la cuestión que hace referencia a si la agricultura ecológica puede alimentar a un planeta superpoblado no se trata sólo de cambiar el sistema productivo. Está claro que se necesita un cambio de modelo en el que se plantee una mayor concienciación de la sociedad para evitar el despilfarro de los alimentos.

2017-01-18 (2)
Un día cualquiera en la principal feria de productos ecológicos.

Parece que la agricultura ecológica está siendo la salvación del maltrecho campo español. Lástima que aquí también olviden mencionar un factor. Hoy por hoy la agricultura ecológica es una burbuja que depende de las subvenciones, por lo que no es sostenible. Cuando se acaben las subvenciones, se acaba la agricultura ecológica.

También se achaca a la producción ecológica una menor productividad, pero se ha demostrado que en determinadas condiciones como en las zonas de secano la agricultura ecológica puede ser tan productiva como la convencional.

Bueno, queda claro que ni ellas se lo creen. Un artículo en unas condiciones muy concretas llega a ese resultado. Parece que olvidan mencionar que los artículos que analizan numerosos cultivos y numerosas condiciones llegan a otras conclusiones, como este publicado en Nature.

diari
Así cualquiera salva a la agricultura ecológica

Aunque uno de los argumentos que se arguyen contra la agricultura ecológica es la necesidad de más tierras, y por tanto la posibilidad de fomentar la deforestación, nada más lejos de la realidad. Según recoge Tara Garnett del Food Climate Research Network (Red para la Investigación Alimentación Clima), en el informe "¿En qué consiste una dieta saludable sostenible?", existe consenso en aceptar que para evitar los impactos sobre el cambio climático de la producción agraria y la deforestación, es necesario reducir el consumo de productos cárnicos en los países más desarrollados y que éstos fueran procedentes de animales que se hayan alimentado a base de pastos naturales y de aprovechar los residuos de la producción agraria. ¿Y no es la carne ecológica la única que actualmente garantiza que se cumpla este requisito?

Otro salto mortal argumentativo. Esto no tiene nada que ver con el debate. Pasamos de comparar ecológico con convencional, a comparar consumo de carne con consumo de vegetales. En general una dieta vegetariana tiene menos impacto ambiental, sea o no sea ecológica, como yo mismo he explicado muchas veces. Y de repente se saca de la manga que la carne ecológica es la única que se alimenta de residuos y de pastos naturales. Otra vez demuestran su desconocimiento del reglamento de producción ecológica, que no impide el uso de piensos si son ecológicos, o no, puesto una de las numerosas excepciones que recoge el reglamento tiene que ver con esto. excepción que se aplica con alegría.

2017-01-18 (7)
El ganado ecológico se alimenta de pastos naturales ¿seguro?

Menor huella ecológica

La agricultura juega un importante papel en las emisiones dañinas para el planeta. Se calcula que la alimentación es la responsable de la mitad de las emisiones de gases con efecto invernadero, si tenemos en cuenta todos los factores involucrados en los procesos productivos (producción agrícola y ganadera, deforestación, transporte y conservación de alimentos, procesado y embalaje de los mismos y todos los desperdicios que se generan). La agricultura ecológica es más eficiente en la captura de carbono al aumentar los contenidos de materia orgánica en el suelo, por lo que es un sistema de producción válido en la lucha contra el cambio climático tal como apuntaba el dosier editado por la Sociedad Española de Agricultura Ecológica en 2007.

Vaya, esto sí que es raro. No presentan ni un dato de huellas ecológicas. El reglamento tampoco lo recoge. Pero si que presentan un dosier publicados por ellos mismos. esto suena un poco a Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como. Esto es bueno porque te lo digo yo. Pero lo gordo viene ahora.

plana greenpeace
¿Variedades locales?

Por el contrario, según un estudio publicado en el African Journal of Biotechnology, el uso de herbicidas disminuye el contenido de materia orgánica de los suelos y por tanto perjudica su papel como almacén de carbono. El efecto es mayor en el caso específico del glifosato, herbicida ampliamente utilizado en los cultivos transgénicos desarrollados para ser resistentes a su aplicación, los cuales representaban en 2015 un 53% del total de cultivos transgénicos en el mundo según un informe del Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Biotecnología Agrícola (ISAAA).

Aquí desvían el foco de la atención hablando, sin venir a cuento de trasngénicos y de glifosato (recordamos el debate es ecológico frente no ecológico). Este punto a nivel de Europa es irrelevante puesto que no se siembran variedades resistentes a glifosato. Pero es que además juegan sucio y hacen trampa hablando del impacto del uso de herbicidas señalando un artículo, que dice justo lo contrario. Compara 4 herbicidas, 3 de los cuales están prohibidos en Europa y lo que demuestra es que el glifosato es el que menos impacto tiene en el suelo. Por cierto, no estaría de más que señalaran algún estudio como este que indica que el uso de cobre en los viñedos es tremendo para las lombrices. El caldo bordelés es ecológico, pero no es respetuoso para el medio ambiente.

La deforestación para obtener suelo cultivable es otra de las causas que inciden en el cambio climático. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Wageningen y por investigadores de Canadá sobre las causas de la deforestación en el mundo concluyó que la agricultura es una de las principales actividades y que los cultivos comerciales como la soja, utilizada básicamente para alimentación ganadera, son uno de los mayores responsables.

Y ya hemos vuelto a mover la diana. Obviamente la agricultura no es respetuosa para el medio ambiente, y dar de comer a 7.000 millones de personas implica una presión sobre el suelo. Pero parece que olvidan el detalle que a nivel mundial la producción ecológica es menos del 1% del total. Si toda la producción mundial se hiciera ecológica, no íbamos a dejar ningún árbol en pie.

IMG_20160929_134336
¿Dónde está esa eficiencia? Qué la vea yo

Otro factor importante es el coste energético de los productos fitosanitarios y los abonos químicos para cuya síntesis se necesitan grandes cantidades de energía y comportan una importante emisión de CO2. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), dependiente del Ministerio de Energía, la producción de fertilizantes químicos es el segundo responsable del consumo energético en la agricultura a nivel mundial. En determinados cultivos convencionales como el trigo, los fertilizantes químicos, especialmente los nitrogenados, pueden suponer un 60% del gasto energético, muy por encima de las labores agrícolas. Por ello el propio IDAE propone prácticas habituales de la agricultura ecológica, como las rotaciones con leguminosas o el uso de abonos orgánicos, como medidas de ahorro energético en la agricultura.

Y seguimos desviando la diana. El problema es que la producción de trigo ecológico hace que caiga la producción a menos de la mitad, lo que implica un mayor coste energético por invertir más recursos para cosechar menos. Y son datos de los mismos productores ecológicos, que obviamente, se les olvida mencionar.

ocu
¿Promover proximidad?

Con el objetivo de reducir las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero), la agricultura ecológica ofrece una alternativa viable. Un análisis detallado fue llevado a cabo en el Berea College Farm, una de las fincas experimentales y educativas más antiguas de Estados Unidos, durante el proceso de transición hacia la agricultura ecológica y la introducción de técnicas de mayor eficiencia energética. Entre 2007 y 2013 pudieron constatar la disminución en la emisión de GEIs sin que la productividad de la finca se viese afectada.

En nuestro país el equipo de la Universidad Pablo de Olavide formado por Eduardo Aguilera, Gloria Guzmán y Antonio Alonso estudiaron las diferencias en las emisiones de GEIs entre cultivos ecológicos y convencionales, encontrando una reducción media del 30% por kg producido en las producciones ecológicas en el caso de cultivos herbáceos. En el caso de cultivos leñosos como la fruta dulce, la viña o el olivo la reducción media ascendía hasta el 39% por Kg de producción explicada en su mayor parte por el secuestro de carbono en los suelos de los cultivos ecológicos.

Fig 6
¿Reglamento con base científica?

Insisten en que sí que son más eficientes, y apuestan por señalar los pocos estudios que indican lo contrario, de hecho a veces cuesta tanto encontrarlos que enlazan a un póster presentado en un congreso. Vamos a asumir que todos están equivocados, y que realmente la agricultura ecológica es más eficiente y tiene menos impacto ambiental. Esto provoca una pregunta muy incómoda ¿Por qué es más cara que la convencional? Cuando un proceso es eficiente ahorra costas y esto se refleja en el precio. Si la ecológica es más eficiente, y a pesar de las subvenciones sigue siendo más cara ¿quien se lo está quedando? Entonces nos están estafando o cobrando un sobrecoste abusivo. Insisto que no vale comparar el consumo o la fijación de carbono en un campo, y no tener en cuenta el de los insumos y la aplicación de estos (dos fallos comunes). Las emisiones y la eficiencia hay que calcularlo por Kg de producto si no, es trampa. No quiero pasar por alto el detalle de utilizar la falacia "ad antiquitatem" El estudio del Berea College Fram es bueno por que es un colegio de los más antiguos de Estados Unidos. Bueno, vale. La finca agrícola experimental más antigua del mundo es la estación de Rothamsted en Inglaterra. Trabaja en OGM y ha sufrido repetidos ataques por parte de los defensores de la comida ecológica.

Etiquetado y conciencia

La certificación ecológica no se basa en un listado de productos permitidos o prohibidos. El sistema de certificación ecológico, reglamentada por la UE desde 1991, implica la aplicación de una serie de principios en los que se reconoce el papel que este método productivo ha de desempeñar en la protección del medio ambiente, el bienestar animal y el desarrollo rural. El cumplimiento de los principios se garantiza por un seguimiento anual de las fincas por parte de inspectores.

Insisto en que confunden lo que es la agricultura ecológica, con lo que les gustaría que fuera. La agricultura ecológica hoy por hoy solo es autorizar insumos de origen natural. Y de hecho, estos principios (lo natural es mejor) no tienen ninguna base científica. Que me digan como se implementan estos principios, por ejemplo, en un invernadero a gran escala en Almería, o en una explotación en Ecuador de donde luego se sacaran las chirimoyas o el café que se venderá como ecológico en Europa. Parece que hay poca conciencia detrás de esta etiqueta.

La producción agropecuaria ecológica promueve el uso de variedades y razas autóctonas, más rústicas y resistentes para un mercado globalizado, pero normalmente con mejores condiciones organolépticas.

La producción ecológica hace referencia al método de producción, no al producto. Tú puedes criar variedades autóctonas como ecológicas, o como no ecológicas, y semillas patentadas como ecológicas o no, como bien sabe Greenpeace. Entiéndase promover por puede que sí, o puede que no. Otro salto mortal argumentativo, que una variedad sea autócotona no implica que sepa mejor ni que sea más resistente. Puede que sí, puede que no. Por cierto. ¿Los tomates autóctonos solo se cultivan en los Andes?¿Las naranjas autóctonas en China? Cuanta xenofobia agraria.

Aunque la certificación ecológica no especifica la huella de carbono de los alimentos, el sector de la alimentación ecológica está llevando a cabo una importante labor en la promoción del consumo de proximidad y en el establecimiento de nuevas formas de consumo basadas en canales cortos como las cooperativas de consumo o la compra en la propia finca.

¿Y se puede especificar que están haciendo? ¿Alguna medida concreta? El sector de la agricultura ecológica cada dos por tres se manifiesta para pedir más subvenciones, puso un juicio en Europa para registrar las denominaciones de Biológico y Orgánico, que no estaban registradas en España; apoya propuestas en contra de los transgénicos, de insecticidas… pero en cambio nunca he visto ninguna propuesta proveniente de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica en este sentido. Y luego está el error de bulto de pensar que la huella ecológica solo se debe al transporte, cuando influyen muchos más factores. Por cierto, también se están haciendo propuestas Km 0 que no tienen que ver con la producción ecológica.

SNC02833
Café de Colombia certificado en Asturias y Galicia ¿Km 0?

Todo vale la pena también por la salud

Otro motivo por el que el consumidor elige productos ecológicos es la preocupación por la salud. Los trabajos de la Dra. Dolores Raigón de la Universidad Politécnica de Valencia llevan tiempo demostrando que los alimentos ecológicos tienen mayor calidad nutricional tal como se recoge en su publicación "Alimentos Ecológicos, Calidad y Salud".

El pequeño detalle que no mencionan es que Dolores Raigón es la presidenta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica. ¿No es un conflicto de interés? Que la misma asociación que promueve el consumo sea la que publica los estudios que hablan de sus beneficios. Por cierto, el método científico implica hacer los estudios y en base a ellos realizar las afirmaciones, en cambio la pseudociencia hace las afirmaciones y luego busca estudios que las confirmen. Que la agricultura ecólogica es supuestamente superior nutricionalmente se lleva diciendo desde hace mucho tiempo ¿qué fecha tienen esos estudios?

También hay que tener en cuenta la seguridad alimentaria. Una dieta ecológica implica una menor ingestión de residuos de pesticidas tal como demuestra un estudio publicado por el Environmental Health Perspectives, y la OMS ya está alertando de los riesgos para la salud que implica el contacto con productos químicos que tengan acción como disruptores endocrinos, muchos de ellos pesticidas y coadyuvantes utilizados en la agricultura convencional.

Y llegamos a la traca final. El único artículo que es capaz de citar está desmontado por la propia revista que la acusa de estar hecho a medida para promocionar la agricultura ecológica (solo hay que seguir el enlace que aparece debajo del título del artículo). Y otro argumento sacado de la manga. Cita disruptores endocrinos, un informe de la OMS y este es el argumento de la peligrosidad de la agricultura convencional. Pues no, lo siento, no es cierto. La gente que consume agricultura convencional no nos estamos envenenando, entre otras cosas por qué ya estaríamos todos muertos y no es lo que indican las cifras y repetidos estudios, que una vez más, olvidan mencionar. Los controles sobre la alimentación son exhaustivos, y curiosamente, los productos ecológicos son de los que más problemas están dando (recomiendo repasar los informes de la RASFF). Así que mejor solucionan sus problemas antes de ponerse a pontificar sobre los problemas de los demás. Con artículos como este se pierde lo poco aprovechable que hay de las prácticas ecológicas y queda a las claras que su base científica ni está, ni se le espera, ni interesa a sus promotores. Que se queden con sus homeópatas, sus antivacunas, sus subvenciones y sus cuernos llenos de estiércol y que no molesten. Mientras los que consideramos que la agronomía es una ciencia nos encargaremos de alimentar a la humanidad, como hemos hecho y seguiremos haciendo.

La entrada La agricultura ecológica no salvará el planeta. fue escrita en Tomates con genes.