lunes, 23 de enero de 2017

Manuscrito encontrado en un frasco de homeopatía #La lista de la vergüenza #noticias


Captura de "La vida de Brian".

A continuación ofrecemos, en exclusiva, un fragmento del guión de La vida de Hahnemann, una película inédita que narra las aventuras y desventuras de un médico inventor de un fantasioso sistema terapéutico y que, en palabras de uno de sus contemporáneos, "era recibido a palmadas y despedido a patadas". Para poder seguir mejor el desarrollo de la escena recomendamos el visionado simultáneo de este vídeo, que por una de esas casualidades de la vida muestra una situación parecida. Qué coincidencia, ¿eh?

– Nos han criticado los muy cabrones, se han metido con nuestros remedios, pero son medicamentos y están legalmente autorizados.

– Y legalmente legalmente legalmente autorizados.

– Sí.

– Y legalmente legalmente legalmente legalmente autorizados.

– Vale, no desarrolles más el tema. Y en cambio, ¿quién dice que son ilegales?

[Un momento de silencio].

– El CIMA.

– ¿Qué?

– El CIMA.

– Ah… sí, sí, en el CIMA no salen, eso es cierto, sí.

– Y el Ministerio.

– Ah, sí, el Ministerio. ¿Recuerdas que lo decía el borrador de Orden Ministerial?

– Sí, de acuerdo, reconozco que el CIMA y el Ministerio dicen que no son legales.

– Y los tribunales.

– Evidentemente los tribunales, eso no hay ni que mencionarlo, hombre. Pero aparte del Ministerio, el CIMA y los tribunales…

La AEMPS.

La prensa.

La ANEFP.

– Sí, sí, de acuerdo, de acuerdo…

– Y la industria.

– Oh, sí, es verdad (barullo).

– Oh, sí, dicen que son legales pero piden que se regulen.

Nuestros abogados.

– Y también lo dijo Valérie Poinsot.

– Sí, la directora delegada de Boiron. La verdad es que cada vez que abre la boca la arma, ¿eh?.

[Risas].

– Ejem… Bueno, pero aparte del Ministerio, la prensa, la ANEFP, la industria, Valérie Poinsot, la AEMPS, los tribunales y los abogados, ¿quién dice que los remedios homeopáticos no están legalizados?

SEMERGEN.

– ¿SEMERGEN? ¡Que te folle un pez!

La entrada Manuscrito encontrado en un frasco de homeopatía fue escrita en La lista de la vergüenza.