jueves, 12 de enero de 2017

Ni fantasmas, ni aliens #De Avanzada #noticias


Aliens-Ghosts.jpg


Enero de 2017 no ha sido un mes muy benevolente con los magufos. Hoy traigo dos historias donde las 'explicaciones' paranormales y libres de evidencia han chocado con la dura realidad y terminaron hechas añicos, todo en los primeros días de este año.

La primera es la de un misterioso ruido que desde hace dos años incomodaba a los residentes de Swansea (Gales), e interrumpía sus noches de sueño. La explicación paranormal del caso es que se trataba de fantasmas, pues durante la II Guerra Mundial, Swansea fue bombardeado por los nazis.

Por supuesto, hay una explicación cuerda:

Los funcionarios de reducción del ruido del consejo de Swansea pasaron más de 12 meses investigando los "sonidos de lamentaciones", que —una vez al mes— comienzan antes del amanecer y continúan en la madrugada.

Sus investigaciones los condujeron a la refinería de níquel de Vale Europe en Clydach.

La refinería dijo que eran simulacros de su procedimiento de evacuación de emergencia.

[...]

Una portavoz de Vale Europe dijo: "Tenemos la obligación legal de probar nuestras alarmas y varias prácticas de emergencia con regularidad.

La otra historia es la de seis ondas de radio que fueron detectadas a finales de 2016, provenientes del espacio. En ese momento se especuló que podrían ser alienígenas tratando de contactar la Tierra.

No obstante, tras analizar estas estas ráfagas, los científicos encontraron que probablemente emanaron de una galaxia enana a unos 3 mil millones de años luz de la Tierra (o sea, aquí a la vuelta de la esquina). ¿Y cómo sabemos que las ráfagas no fueron emitidas por una civilización extraterrestre? Pues resulta que cada onda sólo destella por un pequeño instante y, al hacerlo, puede emitir tanta energía en un milisegundo como lo hace nuestro Sol durante 10.000 años — esa cantidad de energía sólo puede ser causada por fenómenos como un magnetar, una estrella de neutrones alimentada con un campo magnético extremadamente fuerte.

Ni aunque hubiera una civilización extraterrestre capaz de construir la Estrella de la Muerte podrían conseguir crear ondas tan poderosas.

(imágenes: GroupET8 Aliens y Black Zack)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio