martes, 16 de mayo de 2017

Lesiones cerebrales pueden aumentar fundamentalismo religioso #De Avanzada #noticias


Brain.jpg


Más evidencia de las bases neurológicas de la experiencia religiosa.

A muchas personas les incomoda la pregunta de qué distingue a las creencias religiosas de la enfermedad mental, porque la respuesta es que no hay manera de diferenciarlas objetivamente. Si eres de esas personas, este post no te va a gustar.

Resulta que un grupo de investigadores encontró que algunas lesiones cerebrales aumentaron el fundamentalismo religioso y redujeron la flexibilidad mental en una muestra de casi 120 veteranos de la guerra de Vietnam:

Las creencias afectan profundamente la vida de las personas, pero sus caminos cognitivos y neurales no son bien entendidos. Aunque investigaciones anteriores han identificado la corteza prefrontal ventromedial (vmPFC) como crítica para representar las creencias religiosas, los medios por los que la vmPFC permite la creencia religiosa son inciertos. Nuestra hipótesis era que la vmPFC representa diversas creencias religiosas y que una lesión en la vmPFC se asociaría con el fundamentalismo religioso, o el estrechamiento de las creencias religiosas. Para probar esta predicción, evaluamos la adhesión religiosa con una escala de fundamentalismo religioso ampliamente utilizada en una gran muestra de 119 pacientes con lesión cerebral traumática penetrante (pTBI). Si la vmPFC es crucial para modular diversas creencias religiosas personales, nuestra predicción era que los pacientes con lesiones pTBI en la vmPFC presentarían mayor fundamentalismo, y que esto sería modulado por la flexibilidad cognitiva y la apertura de rasgo. En cambio, encontramos que los participantes con lesiones de corteza prefrontal dorsolateral (dlPFC) tienen creencias fundamentalistas similares a los pacientes con lesiones de vmPFC y que el efecto de una lesión de dlPFC en el fundamentalismo estaba mediado significativamente por la disminución de la flexibilidad cognitiva y de la apertura. Estos hallazgos indican que la flexibilidad cognitiva y la apertura son necesarias para un compromiso religioso flexible y adaptativo, y que tal diversidad de pensamiento religioso depende de la funcionalidad dlPFC.

En español castizo y coloquial, quienes sufrieron trauma en la corteza prefrontal dorsolateral estaban menos dispuestos a aceptar nuevas ideas y se volvieron más extremos en sus creencias religiosas.

Hay que tener en cuenta que la muestra del estudio fueron veteranos de guerra, así que la pregunta obvia que surge es: ¿cuál es la excusa de los fundamentalistas religiosos que no son veteranos de guerra? Sugerencia amiga: tal vez quieran hacerse un chequeo de salud mental.

(vía Friendly Atheist | imagen: Javier Livas Cantu)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio