miércoles, 5 de julio de 2017

La máquina trituradora de argumentos #Fogonazos #noticias


tri


Cuando teníamos nueve o diez años, y aún estábamos en el colegio, había un método infalible para ganar las discusiones. Bastaba inventarse un mote ingenioso o hiriente para los otros chavales, como "cuatro ojos" o "cara huevo", y sacarlo en el momento oportuno, cuando alguien quería imponer su criterio frente al tuyo. "Tú cállate, cara huevo", decías tú (o te decían), y el público se ponía a favor del insultador entre carcajadas, porque obviamente "cara huevo" había quedado desarmado por aquel despliegue dialéctico.

Seguir leyendo en: La máquina trituradora de argumentos (Next)

Entrada publicada en Fogonazos http://www.fogonazos.es/