martes, 19 de septiembre de 2017

Astrología médica: ¿es razonable estudiar científicamente cualquier superchería? #La Ciencia y sus Demonios #noticias


Es de sobra conocido que la fértil, y muchas veces disparatada, imaginación humana es capaz de inventar las más estrambóticas asociaciones. Así, millones de personas en el mundo sufren con la simple visión de un gato negro, no pasan por debajo de una escalera o con el resto de las más que absurdas supersticiones asociadas a la mala suerte, creencias que muchas veces condicionan la vida de esos pobres supersticiosos. Pero que de ahí, un grupo de investigadores pase a realizar un estudio serio sobre la influencia de esa iletrada fe en arcanas asociaciones sobre la supervivencia de pacientes trasplantados sobrepasa toda ética científica y médica.

Porque el caso que nos ocupa bien podría ser el guion de un disparatado telefilme de sobremesa: un grupo de nada menos que 12 investigadores de la Universidad de Múnich, parece ser que sobrados de tiempo y dinero además de faltos de juicio, deciden embarcarse en un estudio sobre astrología médica, arcano sistema "terapéutico" que afirma que el Sol, la Luna y los planetas, junto con los doce signos del Zodiaco poseen la capacidad de influenciar los diversos componentes del organismo y por supuesto sus enfermedades.

Como nuestros protagonistas, todos médicos del Departamento de Cirugía de Trasplantes de la Clínica Universitaria de Munich, parece ser que tienen pacientes pertenecientes a ese 11% de alemanes que creen que las estrellas rigen su salud, decidieron analizar el posible efecto de las fases lunares y del signo del Zodiaco Virgo, que según ese "conocimiento" se asocian con los problemas renales, en la supervivencia de pacientes trasplantados de riñón.

Así correlacionaron la supervivencia a uno, cinco y diez años de 278 enfermos renales trasplantados con los mencionados parámetros astrológicos vigentes en el momento de la cirugía. ¿Y cuáles fueron los resultados de tan "interesante" estudio científico?  Pues, como no podía ser de otra manera, nuestros investigadores llegan a la más que esperable conclusión de que

Las fases de la Luna y el signo Libra no tuvieron impacto en las medidas de supervivencia a largo plazo después de trasplante de riñón en nuestro estudio.

No me digan que para este viaje se necesitaba que 12 expertos profesionales supercualificados dedicaran su intelecto y su tiempo a diseñar el estudio, seleccionar los pacientes, recoger los datos epidemiológicos y astrales, analizarlos estadísticamente y luego por fin, escribir un artículo científico. Quizás lo más indignante del caso no es que estos "científicos" hayan perdido miserablemente su tiempo (si les sobra bien podrían pasarse por la casi colapsada sanidad pública española a echar una mano, que con los brutales recortes las listas de espera son ya kilométricas, o ya puestos podían dedicar algunos esfuerzos a colaborar con Médicos sin Fronteras) sino que, como indica el artículo científico, el comité de ética de su institución y la propia Universidad de Múnich les hayan otorgado los permisos correspondientes para perder miserablemente el tiempo de la manera en que lo han hecho.

Y ya para rizar el rizo del despropósito, el resumen del artículo termina con la siguiente "conclusión":

Por lo tanto, las preocupaciones de los pacientes que esperan un trasplante renal con respecto al momento ideal de la cirugía se pueden calmar, y la cirugía se puede programar independientemente de las fases lunares.

¡Acabáramos! Ahora resulta que hasta este interesante "estudio" parece ser que los médicos no tenían argumentos ante los pacientes que solicitaban que les intervieran en luna llena, pero no en menguante y que ahora, con sus datos todos los médicos del mundo pueden ya programar las operaciones quirúrgicas cuando lo estimen oportuno dentro de su conocimiento profesional y no esperar ¿cómo ahora en la clínica universitaria de Munich? a que los astros se alinearan adecuadamente.

Entradas relacionadas: