miércoles, 11 de octubre de 2017

Convergencias: divulgación transversal. #Tomates con genes #noticias


El último libro que me he leído es Convergencias, de Editorial Critica, que en su momento tuvo la gentileza de regalármelo. Aquí nos volvemos a meter dentro de la línea de la divulgación dura, de la que hay que leer con ganas. No estoy diciendo que el libro cueste de entender, al contrario, es una prosa fluida que se lee a buen ritmo y los capítulos tienen la estructura y la longitud adecuada como para no hacerse farragosa, y de hecho yo he disfrutado la lectura. Sin embargo, como nos tiene acostumbrados la serie mayor de editorial Crítica, son libros que abordan temas en profundidad, una profundidad que puede alejar a ciertos lectores.

En este caso el autor, Peter Watson, Historiador y periodista, adopta una estrategia muy original. En una época en la que a los 16 años ya tienes que elegir si eres de ciencias o de letras, que muchos de nuestros políticos e intelectuales dicen la mayor burrada sobre temas científicos excusándose en que "son de letras" este libro clama contra las separaciones. Separaciones que también existen dentro de la ciencia, obviamente. Muchas disciplinas científicas están compartimentalizadas y existe rivalidad entre ellas, los famosos debates entre físicos y matemáticos, o entre físicos y químicos, o entre químicos o biólogos, o el desdén hacía los geólogos y psicólogos de muchos científicos, son rencillas que a pesar de situarse en el campo de la broma o la ironía, reflejan una realidad. Que muchas veces no sabemos lo que hace el científico que trabaja en la facultad o en el laboratorio de al lado, y eso no es constructivo.

1416890490

El libro de Peter Watson trata de demostrar como el conocimiento ha avanzado a lo largo de grandes convergencias. Sin ser propiamente un libro de historia de la ciencia (aunque hay mucha historia de la ciencia) explica desde las grandes unificaciones conocidas (espacio-tiempo; materia-energía) a otras menos conocidas, como la relación entre mitología y geología o de la biología con la física y la filosofía o de la psicología con la economía. Desde luego hay pocos aspectos de la ciencia que se deje por abordar y sus aproximadamente 500 páginas llegan a hacerse cortas.

Quizás por poner algún pero, aparece alguna errata de las que chirría mucho. Editar un libro de ciencia no es fácil pero no puedo evitar que me duelan los ojos cuando veo grados kelvin escrito como "ºK" en vez de "K", o que se traduzcan algunas ciudades y en cambio Basel no se escriba como Basilea, o que en una parte en la que se nombran ciudades suizas aparezca "Génova", lo que me hace sospechar (no puedo confirmarlo puesto que no he visto la versión original) que se refiere a "Géneve", que es Ginebra, o que aparezca el término "espiritualismo" hablando de Crookes, que era un conocido devoto del "espiritismo".

Dicho esto, el libro vale mucho la pena si queréis tener una visión global de la ciencia en los últimos siglos y como las delimitaciones entre los diferentes campos se han hecho cada vez más difusas.

La entrada Convergencias: divulgación transversal. fue escrita en Tomates con genes.