lunes, 9 de octubre de 2017

El libro de la polución se lee en las plumas de las aves #Fogonazos #noticias


pajaros


El cuerpo de animales y plantas puede ser a la vez un calendario y un detector de sustancias. Así, utilizamos por ejemplo los anillos de los árboles para conocer los cambios en el clima y la cera del oído de las ballenas para detectar la presencia de contaminantes. Ahora, el equipo de Shane DuBay y Carl Fuldner acaba de añadir un nuevo biotetector a la lista: han obtenido datos sobre la contaminación del pasado analizando las variaciones de color en las plumas de los pájaros que se conservan en los museos.

Seguir leyendo en: El libro de la polución se lee en las plumas (Next)

Entrada publicada en Fogonazos http://www.fogonazos.es/