martes, 14 de noviembre de 2017

Camino del desastre medioambiental más absoluto #La Ciencia y sus Demonios #noticias


La revista BioScience acaba de publicar un demoledor artículo firmado por más de 15.000 científicos de 184 países en el que se muestra el cada vez más devastador impacto humano sobre la Tierra.

En el artículo (disponible en varios idiomas entre ellos el español) se han analizado nueve variables y los resultados no pueden ser más descorazonadores. La única noticia positiva es que la capa de ozono se está recuperando, gracias a la prohibición de los CFCs (panel a). Sin embargo en este último cuarto de siglo se ha reducido un 26% la disponibilidad de agua dulce por habitante de la Tierra indicada como una línea negra del panel b de la siguiente figura

 

así como la capturas pesqueras (panel c) y eso que las flotas actuales son mucho mayores y disponen de adelantos tecnológicos inimaginables hace unas décadas para localizar y pescar en cualquier lugar oceánico, señal de que los mares no pueden mantener el actual ritmo de expolio de las reservas pesqueras.

También en estos últimos 25 años ha aumentado un 75% la superficie degradada por acción del hombre (panel d), a la vez que se ha reducido la superficie forestal (panel e) y ha aumentado el número de especies de vertebrados extintas (panel f).

Y finalmente en estas dos décadas las emisiones de CO2 a la atmósfera han aumentado en un 62% (panel g), a la vez que la temperatura del planeta ha subido un 167% (panel h), todo ello gracias a un aumento de la población humana del 35% y del ganado de un 20% mostrados en el panel i.

En su artículo los autores indican una serie de medidas urgentes como

Priorizar a la promulgación de grandes reservas protegidas de una proporción significativa de los hábitats terrestres, marinos, de agua dulce y aéreos de todo el mundo;

Mantenimiento de los servicios ecosistémicos de la naturaleza parando la conversión de selvas, bosques, pastizales y otros hábitats naturales;

Restaurar comunidades con plantas autóctonas a gran escala, principalmente, bosques;

Devolver a la naturaleza salvaje zonas con especies nativas, especialmente con depredadores ápice, para recuperar procesos y dinámicas ecológicos;

Implementar políticas adecuadas para remediar la extinción de especies animales, la caza furtiva y la explotación y comercio de especies amenazadas;

Reducir el desperdicio de alimentos mediante educación y mejores infraestructuras;

Promover un cambio hacia dietas más vegetales y menos animales;

Promover la reducción adicional de los índices de fertilidad procurando que mujeres y hombres tengan acceso a la educación reproductiva y a los servicios voluntarios de planificación familiar, especialmente, en lugares donde falten tales recursos;

Aumentar la educación ambiental para niños y fomentar un mayor aprecio por la naturaleza por parte de la sociedad.

Desinvertir en inversiones monetarias e invertir en iniciativas que promuevan cambio ambiental

Idear y promover tecnologías no contaminantes y adoptar masivamente energías renovables y, simultáneamente, eliminar subvenciones a la producción de energía con combustibles fósiles.

Revisar nuestra economía para reducir desigualdades y asegurarse que precios, impuestos y sistemas de incentivos tengan en cuenta los costes reales que nuestro patrón de consumo imponen en nuestro medio ambiente; y

Evaluar de manera científica el tamaño de población humana sostenible a largo plazo y pedir a las naciones y a sus líderes que apoyen ese objetivo vital.

Pero como bien indican al final de su artículo

Esta receta ya fue bien articulada hace 25 años por los científicos del mundo, pero en la mayoría de los temas, no hemos escuchado su llamada de atención. Pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de la actual trayectoria que nos lleva al fracaso y nos estamos quedando sin tiempo.

ya que

Debemos reconocer, en nuestras vidas diarias y en nuestras instituciones de gobierno, que la Tierra con toda su vida es nuestro único hogar.

 

Entradas relacionadas:

Videos relacionados: