martes, 19 de diciembre de 2017

O aprendemos algo más de matemáticas como especie o nos espera el más terrible desastre #La Ciencia y sus Demonios #noticias


La especie humana no suele ser muy hábil en matemáticas, y eso es así porque evolutivamente hablando la selección natural puso un filtro demasiado bajo: para sobrevivir en nuestra sabana original con sumar, restar y poco más fue más que suficiente. Es por ello que la mayoría de nuestros chavales sufren lo indecible cuando se enfrentan a las matemáticas más o menos avanzadas.

Sin embargo vivimos en un mundo en el que, aunque los ciudadanos prácticamente son analfabetos matemáticos, dependemos para nuestra supervivencia cada vez más de esas herramientas matemáticas que van más allá del diseño evolutivo adaptado a nuestro ecosistema ancestral. Y son esos mismos ciudadanos los que deberían tener unos conocimientos adecuados de matemáticas para poder acudir a votar con una mínima racionalidad, porque sin estos conceptos podríamos enviar a los chimpancés del zoológico a meter de forma aleatoria los votos en las urnas, esos mismos que luego decidirán el futuro del país y por extensión de la humanidad, porque el resultado final será el mismo.

Y no estoy hablando de entender lo que son las superficies de Riemann, los operadores en espacio de Banach o de cualquier otro de los más que inextricables conceptos derivados de la matemática avanzada. Las matemáticas que necesitamos como ciudadanos responsables para decidir con suficientes elementos de juicio se traducen en comprender el casi simple concepto del crecimiento exponencial, tal y como muy didácticamente explica el zoólogo y activista medioambiental David Suzuki en el siguiente video:

El minuto 59

Porque muy desgraciadamente la inmensa mayoría de las personas no sabe calcular que en el minuto 59 todavía quedan sin consumir la mitad de los recursos, y por ello se sienten tranquilos y hasta pueden llegar a descalificar prepotente e ignorantemente a esos mal llamados "alarmistas" medioambientales, pero desgraciadamente en ese minuto puede que ya sea demasiado tarde y se nos haya acabado la fiesta.

Entradas relacionadas:

Videos relacionados: