martes, 16 de enero de 2018

Britt Hermes, demandada por cuestionar pseudociencia #De Avanzada #noticias


Britt-Hermes.jpg


Britt Hermes es una candidata a doctorado en Biología Evolutiva en el instituto Max Planck y divulgadora científica, quien hasta 2014 ejerció la pseudomedicina naturopática, dándole falsos diagnósticos y tratamientos a personas con verdaderas afecciones de salud — desde que se topó con la deshonestidad intelectual de su entonces jefe, Hermes escribe el blog Naturopathic Diaries, en donde denuncia a sus antiguos colegas y pone de manifiesto el carácter pseudocientífico de la naturopatía.

Como sabe cualquier persona que alguna vez haya denunciado la pseudociencia, poner de manifiesto la bancarrota moral y fáctica de los pseudotratamientos suele provocar respuestas airadas, insultos, amenazas de muerte y hasta campañas de desprestigio; los más resentidos llegan a interponer demandas — lo que, para mí, es el colmo cósmico de la ironía y la hipocresía: recurrir a un tribunal que decide mediante la ponderación de la evidencia, para proteger sus negocios basados en renegar del mundo basado en la evidencia. Y precisamente eso fue lo que hizo la naturópata Collen Huber: demandó a Hermes por opinar que los negocios y tratamientos de Huber son, cuando menos, sospechosos.

La naturópata de Arizona Colleen Huber me está demandando en Alemania por difamación sobre mis opiniones acerca de sus supuestas investigaciones y tratamientos naturales contra el cáncer. La demanda fue presentada en Kiel, Alemania (donde vivo) el 17 de septiembre de 2017. Esta acción legal vino cuatro semanas después de que los abogados de Huber me enviaron una carta de cese y desistimiento que exigía que eliminara un post en el blog sobre Huber y que pagara los honorarios legales de Huber.

[...]

Colleen Huber es una cruzada naturopática contra el cáncer y propietaria de Nature Works Best (NWB) en Tempe, Arizona. No es doctora en medicina y, a mi leal saber y entender, no tiene formación formal en investigación del cáncer. Sin embargo, Huber se promociona a sí misma como una experta en cáncer (aquí, aquí y aquí) y es una crítica explícita de los tratamientos estándar para el cáncer. Ella escribió que "los tratamientos convencionales (quimio, radiación, etc.) te enferman y debilitan y finalmente fortalecen la enfermedad".

Huber trata el cáncer usando terapias alternativas, incluyendo inyecciones intravenosas de vitaminas y bicarbonato de sodio. Ella recomienda firmemente que sus pacientes con cáncer deben seguir una dieta estricta y libre de azúcar. Ella anuncia que una dieta sin azúcar aumenta la supervivencia general de un paciente con cáncer, sin importar la etapa o el tipo de cáncer.

Sabemos que el bicarbonato de sodio no funciona contra el cáncer y, para más inri, incrementa el riesgo — y no hay evidencia de que las inyecciones intravenosas o las dietas bajas en azúcar tengan un valor medicinal contra el cáncer consistentemente más alto que un placebo administrado de manera similar.

Y por señalar este tipo de cosas, Huber demandó a Hermes, diciendo que esta la había difamado. Lo que ya raya en el paroxismo, porque la lucha contra el cáncer realmente está avanzando gracias a los tratamientos convencionales que Huber tanto desprecia. En serio, estamos curando el cáncer gracias a la verdadera medicina... pero ¿Huber es la difamada y no la difamadora?

Para darle otra vuelta de tuerca, la de Huber tiene toda la pinta de una demanda SLAPP, una estrategia jurídica que aprovecha vacíos legales para hacer tremendamente costoso el proceso judicial y quebrar al demandado, con la esperanza de que prefiera callarse y retractarse; realmente no busca vencer en juicio. Aquí ya vimos el caso de la escéptica Stephanie Guttormson, quien fue objeto de esta estrategia por parte del charlatán Adam Miller —un tipilín que le decía a sus víctimas que podía curarlas con el poder de la fe—.

Para ayudar a Hermes, la organización de Escépticos de Australia ha empezado una campaña de recaudación de fondos para Britt.

Si está dentro de sus posibilidades, por favor consideren donar a la defensa legal de Britt Hermes. Si en este momento no se les facilita, otra forma de ayudar es compartir este artículo en sus redes, para que llegue a personas que tengan más facilidad para hacerlo en este momento.

Algunas salvedades que hacen los Escépticos de Australia: los fondos no son reembolsables; no se puede garantizar que Britt vaya a ganar en la corte; en caso de que se recauden más fondos de los necesarios, se retendrán por un período de hasta 12 meses para asegurar que el riesgo legal haya pasado, después de lo cual se donarán a Sense About Science o se destinarán a un fondo de defensa legal generalizado para escépticos; ninguna entidad vinculada a la campaña, incluyendo Britt, Australian Skeptics Inc (ASI) o cualquiera de los colaboradores, recibirá fondos recaudados por la campaña.

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio