jueves, 25 de enero de 2018

El más que ofensivo e inmoral dogma del Pecado Original #Diario de un ateo #noticias



el%2Bpecado%2Boriginal.jpg
Si los creyentes en general (y los cristianos en particular) pensarán lo más mínimo sobre sus absurdas creencias, se darían cuenta de lo terriblemente ofensivas que son sus creencias para el conjunto de la Humanidad.

Y quizás uno de los más claros ejemplos de la estulticia religiosa llevada hasta extremos más que insultantes sería el caso del dogma del pecado original cristiano.

Porque pensando fríamente eso de que por el pecado de hace milenios de dos iletrados se castigue a toda la Humanidad solo podría haber sido inventado por las mentes más fanáticamente enfermas. Ya que supuestamente durante miles de años y hasta la llegada del nazareno milagrero, daba igual lo bueno o inocente que una persona fuera, estaba condenado por toda la eternidad.

Así un carpintero del Egipto faraónico o un agricultor de Mesopotamia podía deslomarse toda la vida para llevar comida a su familia, ser atento con su esposa y bueno con sus hijos o ayudar a sus vecinos, que iba inexorablemente derechito al infierno judeocristiano. Y por supuesto pasaba lo mismo con esos millones de niños que murieron de las más que inteligentemente diseñadas bacterias y o los letales virus antes de llegar siquiera a cambiar los dientes de leche. Todos esos angelitos de la antigüedad clásica estaban predestinados a no gozar de la dicha divina por toda la eternidad, simplemente por haber nacido antes de tiempo.

Es más, incluso después de la "buena nueva" del analfabeto galileo, gran parte de la Humanidad no se enteró de las reglas para salvarse: ser bautizado en la verdadera religión, la cristiana por supuesto. Y así cientos y cientos de años después de la supuesta crucifixión del nazareno demente millones de aztecas, incas, chinos u aborígenes de todo el mundo siguieron engrosando las listas de Lucifer simplemente porque no existía la TV ni internet para recibir la información. Eso sí que es caridad cristiana.

Pero quizás sobre este tema queda todavía la mayor desvergüenza de ese diosecillo egomaníaco creado por el delirio de judíos dementes. A saber, Adán y Eva tuvieron "libre albedrío" de tal manera que podían haber obedecido a Iahvé y quedarse ellos y todos sus descendientes en el paraíso por toda la eternidad. Por lo que no es descartable que si la celosa deidad de las tierras palestina hubiera creado primero a alguno de los miles de millones de piadosos creyentes que han poblado la historia de la humanidad, es posible que la elección hubiera sido la contraria y ahora todos felices comiendo perdices en el jardín del Edén.

Y sin embargo, como los descerebrados creyentes usan únicamente la cabeza para ponerse el pañuelo o el sombrero, son incapaces de comprender lo infinitamente ofensivas que pueden llegar a ser sus supuestas "morales" creencias.