lunes, 22 de enero de 2018

'Secular Rescue', programa global de protección de ateos #De Avanzada #noticias


Secular-Rescue.jpg


Pueden donar a este programa aquí.

Traducción libre de un artículo de David Robson publicado en
The Atlantic:



Lubna Yaseen era estudiante en Bagdad cuando las amenazas de muerte la obligaron al exilio. Su crimen fue pensar lo impensable y cuestionar lo incuestionable — afirmar abiertamente que era atea.

Creció en Hillah, una ciudad del centro de Irak, y desde muy joven desarrolló una mente independiente. "Mi madre es una persona intelectual atea y me crió a mí y a mis hermanos para que pensáramos por nosotros mismos y estuviéramos abiertos a todo", me dijo. A Yaseen le preocupaba especialmente la actitud de sus profesores hacia las mujeres. "Siempre pregunté por qué las chicas deberían llevar un hijab y los chicos no están obligados a hacerlo", dijo. ¿Por qué "Dios" trataría a los dos sexos de manera diferente? Rápidamente se dio cuenta de los peligros de expresar estos puntos de vista: sus profesores a menudo la echaban de sus clases y a veces la golpeaban.

El momento decisivo llegó cuando la historia de Yaseen llamó la atención del presentador de televisión estadounidense Dave Rubin, quien la presentó en su programa The Rubin Report a principios de 2016. Después de que el video fue publicado en línea, ella se enfrentó a un torrente de amenazas de muerte y finalmente se escondió. "Desaparecí, lo dejé todo. Tenía que estar siempre huyendo, cambiando lugares y disfraces", dijo. "No podía sentir nada excepto que acabaría siendo asesinada".

Yaseen seguiría estando en riesgo si no fuera por las acciones de Secular Rescue, que la ayudaron a escapar a California, donde espera que se apruebe su solicitud de asilo. La iniciativa, lanzada en 2016, está dirigida por el Center for Inquiry, una organización sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos que tiene como objetivo promover valores seculares, como la racionalidad científica y la libertad de expresión, con el apoyo de Richard Dawkins y otros ateos prominentes.

"Es realmente una especie de ferrocarril subterráneo para los no creyentes en países donde simplemente expresar dudas sobre las creencias religiosas es una ofensa criminal o puede llevar a graves daños físicos", me dijo Robyn Blumner, presidente y directora general del CFI.

Secular Rescue no sólo enfrenta desafíos en el extranjero en países militantemente religiosos; debido a algunos prejuicios sorprendentemente resistentes, el prejuicio implícito en contra de los ateos sigue prevaleciendo en países occidentales aparentemente laicos, haciendo difícil levantar el apoyo diplomático necesario para personas como Yaseen.

Pero en muchos países de todo el mundo, el peligro de expresar la incredulidad proviene directamente del Estado. Según un informe exhaustivo de la Unión Internacional Humanista y Ética, una organización sin ánimo de lucro con sede en el Reino Unido que tiene como objetivo promover los derechos de las personas no religiosas, actualmente hay 12 naciones en las que la apostasía (incluyendo el ateísmo) puede ser castigada con la muerte: Afganistán, Irán, Malasia, Maldivas, Mauritania, Nigeria, Qatar, Arabia Saudita, Somalia, Sudán, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. Pakistán, por su parte, amenaza con aplicar la pena de muerte a la blasfemia, que puede incluir expresiones de ateísmo.

Incluso en estados que aparentemente protegen los derechos religiosos, los ateos pueden tener que temer las repercusiones de grupos justicieros. En Irak, por ejemplo, el derecho a la libertad de conciencia está consagrado en la Constitución, sin embargo, Yaseen se enfrentaba regularmente a amenazas de muerte de fundamentalistas y recibía poco apoyo de la policía. "Hay una mentalidad de turba que aprueba la violencia contra quienes discrepan por motivos religiosos", dijo Blumner.

Paul Fidalgo, portavoz de Secular Rescue, me dijo que la complicidad del gobierno es un problema particular en Bangladesh, que desde 2015 ha visto el asesinato de al menos 10 escritores que habían cuestionado el dogma religioso. "Sabemos que ha habido, y puede ser que aún haya, listas negras, dictadas por aquellos que están tratando de mantener sus manos limpias, animando a los jóvenes radicales a masacrar secularistas por su propia cuenta", me dijo Fidalgo. Y una de las peores partes es la insensibilidad de la respuesta del gobierno de Bangladesh. Del Primer Ministro y otros funcionarios, recibimos varias versiones de 'Bueno, no deberían haber insultado las creencias religiosas'. Después de que un estudiante fue asesinado, los funcionarios comenzaron a investigar al muerto para ver si había escrito algo por lo que valiera la pena matarlo".

Ante estas amenazas, muchas personas se muestran comprensiblemente renuentes a admitir sus dudas religiosas incluso ante sus confidentes más cercanos, lo que dificulta la medición de cuán extendido es el ateísmo en todo el mundo. Pero hay señales de que el número de ateos es considerable. Una Encuesta Internacional Win/Gallup de 2012, por ejemplo, encontró que el 19 por ciento de la población de Arabia Saudita afirmaba no ser religioso, y el 5 por ciento se identificaba como ateos convencidos — aproximadamente la misma proporción que en Estados Unidos. Es un número sorprendentemente alto, dadas las dificultades de explorar el pensamiento no religioso en este país, y la verdadera cifra puede ser mayor; aunque sus respuestas permanezcan anónimas, muchos no creyentes pueden haber sido reacios a declarar abiertamente sus dudas religiosas.

Mark Aveyard, un psicólogo social de Emiratos Árabes Unidos, cree que algunas actitudes cambiantes hacia la religión (al menos en EAU) pueden estar relacionadas con cambios en la forma en que se anima a las personas a pensar en la educación y en el trabajo. "Estudian o trabajan en organizaciones donde se les anima a ser audaces, disruptivos, innovadores, creativos, poco convencionales — con negocios, tecnología, entretenimiento, el estudio, etc. Son recompensados por cuestionar la sabiduría recibida". Aunque muchos logran compartimentar estas actitudes más críticas, esto ha hecho que algunos reconsideren su religión, dijo Aveyard. "Así que ahora hay más jóvenes que cuestionan y dudan, pero lo hacen en privado".

Sin embargo, para los no creyentes como Yaseen, que están más comprometidos con expresar sus opiniones, Internet ofrece ahora una comunidad y un foro para la formación de una identidad atea. Los grupos árabes de Facebook que promueven el ateísmo pueden llegar a decenas de miles de seguidores antes de que sean atacados por "ciberjihadistas". (Una táctica popular es entrar en la cuenta y publicar pornografía, llevando a los moderadores de Facebook a cerrarla). Blumner, por su parte, señala que una traducción al árabe del libro de Dawkins El espejismo de dios ha sido descargada por más de 10 millones de personas, con cerca del 30 por ciento de las descargas (3 millones) procedentes de Arabia Saudita. "Esto demuestra que hay un tremendo apetito por entender la duda religiosa, por explorar la duda religiosa, por afirmar la duda religiosa", dijo.

Algunos líderes religiosos y políticos esperan regular el ateísmo con una retórica cada vez más ardiente y leyes más estrictas. Egipto, por ejemplo, ya criminaliza el acto de blasfemia, lo que ha llevado a la reciente condena de un científico informático de 29 años por dirigir una página de Facebook sobre ateísmo. Pero a finales de diciembre, el gobierno egipcio anunció planes para extender estas leyes, de modo que la incredulidad en sí misma sería criminalizada, incluso si la persona no declara activamente o promueve el ateísmo (aunque sigue sin estar claro cómo esto podría ser aplicado en la práctica).

Aunque algunas organizaciones como Amnistía Internacional han asumido la causa de ciertas personas, Secular Rescue del CFI fue fundado para abordar el problema global más amplio. El apoyo que ofrece es en gran medida diplomático, financiero y legal: hacer presión con las agencias gubernamentales, organizar el transporte de víctimas potenciales, y pagar los costos de establecerse en un nuevo país. Desde 2015, ha ayudado a salvar a 30 personas, entre ellas Ahmedur Rashid Chowdhury (también conocido como Tutul), quien fue elegido por Margaret Atwood al Premio PEN al Escritor Internacional de Coraje en 2016. El año anterior, él sufrió un ataque de machete casi fatal por parte de los insurgentes en Bangladesh, después del cual Secular Rescue ayudó a su familia a [establecerse en] Noruega. Con fondos suficientes, el grupo esperaría poder ayudar a muchos más.

Más allá de la creación de estas rutas de escape, Secular Rescue también hace campaña para que organismos como la ONU protejan los derechos de los ateos a expresar su libertad de conciencia. Blumner, por ejemplo, visitó recientemente el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para discutir las crecientes preocupaciones en Malasia, después de que una erupción de persecución contra los ateos en agosto fuera aprobada por el gobierno. Ella dice que la difícil situación de los no creyentes es pasada por alto por los políticos de sociedades aparentemente seculares, lo que significa que los activistas que trabajan en nombre de los ateos perseguidos a menudo luchan por obtener el apoyo necesario. "Parte del problema es que a la gente no le gustan los ateos y es difícil proteger a un grupo que no te gusta".

Este es incluso el caso de Estados Unidos, donde la afirmación de Blumner encuentra apoyo en una serie de estudios realizados por el psicólogo Will Gervais de la Universidad de Kentucky, quien ha descrito a los ateos como "uno de los grupos más odiados en Estados Unidos", aunque no se enfrentan a ninguna persecución respaldada por el Estado. Su trabajo se ha centrado en una medida bien aceptada de prejuicio que pone a prueba cuánta gente asocia implícitamente ciertos actos con representantes de un grupo en particular.

En un primer estudio en 2011, él encontró que la gente asume que los ateos son más propensos a cometer actos inmorales como robar dinero de una billetera en la acera o no dar la información correcta del seguro después de un accidente de tráfico. De hecho, de todos los grupos que midió —incluyendo cristianos, musulmanes, judíos, feministas y homosexuales— sólo los violadores fueron considerados poco confiables de manera similar. Desde entonces él ha demostrado que la gente también es más propensa a asociar implícitamente el ateísmo con el incesto, la bestialidad, la tortura animal, incluso el asesinato y la mutilación. Las encuestas de opinión, por su parte, revelan que casi el 50 por ciento de las personas preferirían que sus hijos no se casaran con un ateo (frente al 34 por ciento que declaró que se sentirían decepcionados si su hijo se casara con un musulmán).

"La gente tiene estas reacciones fuertemente negativas a los ateos", me dijo Gervais. Sorprendentemente, estas opiniones no se limitaron a los participantes religiosos en sus estudios. "Incluso nuestros participantes ateos parecen pensar intuitivamente que los asesinos en serie son ateos".

Él enfatiza que estas asociaciones son probablemente aprendidas, e incluso si usted no va a la iglesia, todavía puede estar expuesto a señales perdurables en nuestra cultura que fomentan esa desconfianza. "Hemos tenido milenios de influencia religiosa", dijo. Estos sesgos tampoco se limitan a Estados Unidos. En 2017, Gervais demostró que son compartidos en muchos países que por lo general se asume que encarnan valores seculares, incluyendo el Reino Unido, Países Bajos y República Checa.

Vale la pena señalar que la gente que se aparta de la religión en Occidente también puede sentirse amenazada por la gente de su comunidad, y dado el amplio prejuicio en contra del ateísmo —entre religiosos y no religiosos por igual— no es sorprendente que a veces no reporten sus temores. Maryam Namazie, fundadora del Consejo de Ex-Musulmanes de Gran Bretaña, ha descrito un "tsunami de ateísmo" en el Reino Unido, con muchos viviendo con miedo a represalias por parte de su comunidad religiosa. "Hay muchos casos en los que los exmusulmanes han ido a la policía y no han recibido ningún tipo de apoyo porque no se toman en serio los problemas", le dijo al Independent.

Aumentar la aceptación de los ateos en Occidente —y la preocupación por su difícil situación en Occidente y en el resto del mundo— puede ser una batalla en sí misma, una batalla que debe ser luchada en conjunto con la batalla para sostener un "ferrocarril subterráneo" que salva a los ateos del daño físico.

Yaseen, por su parte, me dijo que ella todavía está tratando de recuperarse de sus experiencias, pero que finalmente la han hecho más decidida a compartir su historia y crear conciencia de los peligros que enfrentan los ateos en países como Irak. "Espero que mi voz pueda ser escuchada, para que las comunidades occidentales puedan abrir los ojos a lo que está pasando y construir un lugar más seguro para gente como yo".

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio