jueves, 26 de julio de 2018

El planeta Júpiter #Ciencia Kanija 2.0 #noticias


Planeta Júpiter

En anteriores artículos hablábamos de todas las características del sistema solar. En este caso, vamos a centrarnos en el planeta Júpiter. Es el quito planeta más lejano con respecto al Sol y el de mayor tamaño de todo el sistema solar. En la mitología romana recibió el nombre de rey de los dioses. Es nada más y nada menos que 1.400 veces más grande que la Tierra en tamaño. Sin embargo, su masa es tan sólo unas 318 veces la de la Tierra, ya que es fundamentalmente gaseoso.

¿Quieres conocer todo lo relacionado con el planeta Júpiter? En este post lo analizaremos en profundidad. Sólo tienes que seguir leyendo 🙂

Características de Júpiter

Características de Júpiter

La densidad de Júpiter es como una cuarta parte la densidad de nuestro planeta. Sin embargo, el interior está formado en su mayoría por los gases hidrógeno, helio y argón. A diferencia de la Tierra, no hay una distinción clara entre la superficie terrestre y la atmósfera. Esto se debe a que los gases atmosféricos se van transformando en líquidos lentamente.

El hidrógeno se encuentra tan comprimido que se encuentra en estado líquido metálico. Esto no ocurre en nuestro planeta. Debido a la distancia y la dificultad de estudiar el interior de este planeta, aún no se sabe de que está compuesto el núcleo. Se especula que de materiales rocosos en forma de hielo, dadas las bajísimas temperaturas.

En cuanto a su dinámica, la una vuelta alrededor del Sol cada 11,9 años terrestres. Debido a la distancia y la órbita más larga tarda más en dar una vuelta al Sol que nuestro planeta. Se encuentra a una distancia orbital de 778 millones de kilómetros. La Tierra y Júpiter tienen periodos en los que se acercan y se alejan uno de otro. Esto se debe a que sus órbitas no son todos los años iguales. Cada 47 años, la distancia entre los planetas va variando.

La distancia mínima que hay entre ambos planetas es de 590 millones de kilómetros. Esta distancia se dio en el año 2013. Sin embargo, estos planetas se pueden encontrar a una distancia máxima de 676 millones de kilómetros.

Atmósfera y dinámica

Atmósfera de Júpiter

El diámetro ecuatorial de Júpiter es de 142.800 kilómetros. Tarda tan sólo unas 9 horas y 50 minutos en dar una vuelta sobre su eje. Esta rápida rotación y su composición casi entera de hidrógeno y helio provocan un engrosamiento del ecuador que se aprecia cuando se mira el planeta en un telescopio. La rotación no es uniforme y el mismo efecto se nota en el Sol.

Su atmósfera es muy profunda. Se puede decir que envuelve al planeta entero desde el interior al exterior. Es de alguna maneta como un Sol. Está compuesta principalmente por hidrógeno y helio con otras pequeñas cantidades de metano, amoníaco, vapor de agua y otros compuestos. Si nos adentramos a grandes profundidades de Júpiter la presión es tan grande, que los átomos de hidrógeno se rompen liberando sus electrones. Esto ocurre de tal forma que los átomos resultantes están compuestos únicamente por protones.

Así es como se ha obtenido el nuevo estado del hidrógeno, llamado hidrógeno metálico. Su característica principal es que tiene las mismas propiedades que un material líquido conductor eléctrico.

Su dinámica se refleja en algunas franjas longitudinales de colores, nubes atmosféricas y tormentas. Los patrones de nubes cambian en horas o días. Estas franjas se aprecian más debido a los colores pastel de las nubes. Estos colores se ven en la Gran Mancha Roja de Júpiter. Es quizás la marca más famosa de este planeta. Y es que se trata de una compleja tormenta de forma ovalada y con variaciones de color desde rojo ladrillo hasta rosa. Se mueve en sentido antihorario y lleva activa muchísimo tiempo.

Composición, estructura y campo magnético

Tamaño comparado con el de la Tierra

Como hemos mencionado antes, las observaciones espectroscópicas desde la Tierra han demostrado que la mayor parte de la atmósfera de Júpiter está formada de hidrógeno molecular. Los estudios infrarrojos señalan que el 87% es hidrógeno y el otro 13% helio.

La densidad que se ha observado permite deducir que el interior del planeta tiene que tener la misma composición de la atmosfera. Este inmenso planeta está compuesto por los dos elementos más ligeros y abundantes del universo. Esto hace que tenga una composición muy parecida a la del Sol y al de otras estrellas.

En consecuencia de ello, Júpiter puede provenir perfectamente de una condensación directa de una nebulosa solar primordial. Esto es la gran nube de gas y polvo interestelar a partir de la que se formó todo nuestro sistema solar.

Júpiter emite más o menos el doble de la energía de la que recibe del Sol. La fuente que libera esta energía proviene de una lenta contracción gravitacional de todo el planeta. Tendría que ser unas cien veces más grande para que la masa pudiera iniciar reacciones nucleares como las del Sol y las estrellas. Se podría decir que Júpiter es un Sol apagado.

La atmósfera tiene un régimen turbulento y hay muchos tipos de nubes. Es muy fría. Las fluctuaciones periódicas de temperatura en la atmósfera superior de Júpiter revelan una pauta en el cambio de los vientos como la de la región ecuatorial de la estratosfera terrestre. Aunque sólo se puede estudiar con total claridad la parte más externa de Júpiter, los cálculos muestran que la temperatura y la presión van aumentando conforme nos adentramos en el planeta. Se estima que en el núcleo del planeta pudiera ser semejante al de la Tierra.

En la profundidad de las capas más internas se genera el campo magnético joviano. En la superficie, el campo magnético supera al de la Tierra en unas 14 veces. Sin embargo, la polaridad que tiene está invertida con respecto al de nuestro planeta. Una brújula nuestra apuntaría el norte en el sur. Este campo magnético genera enormes cinturones de radiación de partículas cargadas que están retenidas. Estas partículas rodean al planeta a una distancia de 10 millones de kilómetros.

Satélites más importantes

Gran Mancha Roja

Hasta el momento se han registrado 69 satélites naturales de Júpiter. Observaciones más recientes han demostrado que las densidades medias de las lunas mayores siguen la tendencia aparente del propio sistema solar. Los principales satélites se llaman Ío, Europa, Ganimedes y Calisto. Los dos primeros son más cercanos al planeta, densos y rocosos. Por otro lado, Ganimedes y Calisto son más lejanos y están compuestos por hielo con unas densidades mucho menor.

Durante la formación de estos satélites, la proximidad del cuerpo central hace que se condensen las partículas más volátiles y formen estos agregados.

Con esta información podrás conocer mejor este grandioso planeta.

El artículo El planeta Júpiter ha sido originalmente publicado en Meteorología en Red.