martes, 16 de octubre de 2018

El movimiento anti-Colón #De Avanzada #noticias


Columbus.jpg


Este ensayo de Christopher Hitchens fue publicado en su columna Minority Report de la revista The Nation, en la edición del 19 de octubre de 1992 — a continuación ofrezco una traducción libre del mismo:



Mi viejo camarada David Dellinger, héroe del movimiento antiimperialista, me llamó por teléfono el otro día para contarme del ayuno que estaba llevando a cabo para protestar por la celebración del racismo, la conquista y el saqueo que se avecinaba el Día de Colón. Soy tan respetuoso con mis mayores como cualquier iroqués, y David ha estado en prisión por sus creencias más veces de las que yo he tenido cenas calientes, pero una cena caliente —con filetes fritos, queso y ensalada y media botella de un buen licor, toda completa— fue lo que le supliqué que fuera a tener. Rompe tu ayuno, viejo, te lo suplico; 1492 fue un año muy bueno.

Nunca puedo decidir si el movimiento anti-Colón es simplemente risible o ligeramente siniestro. Es risible de la misma manera que todos los movimientos de conservador anacronismo son risibles, y me recuerda la queja de Evelyn Waugh de que nunca pudo encontrar a un político que prometiera devolver el tiempo. Es siniestro, sin embargo, porque es una celebración ignorante de la inmovilidad y el atraso, con un desagradable matiz de odio autodegradante.

No hace mucho, otro buen hombre, Ted Solotaroff, me envió un libro que había ayudado a editar llamado Black Hills/White Justice, de Edward Lazarus. Este detalla la larga batalla judicial librada por varias facciones de los sioux para reclamar sus derechos en las montañas de Dakota del Sur. Se puede adivinar la historia: tratados rotos, tierras robadas, asentamientos quemados, mujeres y niños vilmente abusados. Y todo esto lo hicieron los sioux a los indios kiowa, que habían controlado las Colinas Negras antes de que los sioux llegaran allí en 1814. En realidad, el libro trata principalmente de la codicia y depredación de los rostros pálidos, que sin duda es lo que debería ser. Pero es bastante honesto decir que los sioux ahuyentaron a los kiowa, y cita al jefe Halcón Negro diciendo con franqueza: "Estas tierras una vez pertenecieron a los kiowa y a los cuervos, pero nosotros los azotamos, y en esto hicimos lo que los hombres blancos hacen cuando quieren las tierras de los indios".

Esta es sólo una microilustración del absurdo de fundar una reivindicación de derecho o justicia sobre la idea de lo indígena. Los arahuacos que fueron derrotados por los marineros de Colón, los incas, los comanches y el resto no eran los originales, sino sólo los habitantes más recientes. (Los indios de Arizona se refieren crípticamente a los Hohokam —"la gente de antes"— que poblaron ese valle antes que ellos.) Algunos partidarios ahora toman tonterías y las colocan en postes, refiriéndose a los "nativos americanos" y empleando así (a) el adjetivo colonial más condescendiente para los indígenas, a saber, "nativos"; y (b) el único término que la descripción está expresamente diseñada para repudiar, a saber, "americanos".

Incluso si se pudiera decidir quién fue "el primero", no tendría sentido, excepto como un medio para devaluar las reivindicaciones de aquellos —millones de trabajadores refugiados irlandeses, ingleses, alemanes, italianos, judíos y otros— que emigraron a través del Atlántico muchos años después de que al menos algunos de los "nativos" emigraran a través de la cadena de las Islas Aleutianas. ¿Cómo puede una sensibilidad que representa la emigración y la inmigración masiva como mera conquista y colonia de colonos atreverse a llamarse "progresista"? Pero aquellos que ven la historia de América del Norte como una narrativa de genocidio y esclavitud están, me parece, desesperadamente atascados en esta posición reaccionaria. Pueden pensar en la expansión occidental de los Estados Unidos sólo en términos de mantas contra la peste, alcohol de contrabando y búfalos muertos, nunca en términos del botiquín, la rueda y el ferrocarril.

No hace falta ser un positivista automático sobre esto. Pero sucede que es la forma en que se hace la historia, y quejarse de ello es tan vacío como quejarse de un desajuste climático, geológico o tectónico. No todos los cambios y victorias son "progreso". La conquista y subyugación romana de Gran Bretaña fue, creo, un gran avance porque puso a las salvajes tribus inglesas al alcance de la civilización mediterránea (incluyendo la ptolemaica y la fenicia, así como la griega y la latina), mientras que la conquista normanda parece simplemente otro azaroso triunfo de poder.

La misma dinastía que financió a Colón puso fin a Andalucía en el mismo año, y así hizo estallar el puente cultural entre los altos logros del norte del África islámica y Mesopotamia y el relativo atraso de la cristiandad castellana. Sin embargo, para que esa síntesis haya ocurrido en primer lugar, creando las maravillas de Córdoba y Granada, hubo que ganar y perder guerras de expansión y conversión y desplazamiento. Repartir a Andalucía según el "precedente" sería una idea tan inútil como restaurar los derechos sioux que sólo son "ancestrales" en 1814. Los sioux deberían poder reclamar los mismos derechos y títulos que cualquier otro ciudadano, y deberían ser compensados por los daños sufridos en el pasado. Eso no hace falta decirlo. Pero el movimiento anti-Colón está aburrido por conceptos de este tipo, prefiriendo la flagelación por el pecado original y por lo tanto, inevitablemente, rumiar sobre la contraparte ilusoria de ese explotado concepto — el Jardín del Edén.

Olvídenlo. Como escribió Marx sobre la India, el impacto de una sociedad más desarrollada sobre una cultura (o una serie de culturas en guerra, ya que no existía una nación como la India antes del Imperio Británico) puede extender aspectos de la modernidad y la Ilustración que sobreviven y trascienden a los conquistadores. Esto no siempre es cierto; los británicos probablemente dejaron a África peor de lo que la encontraron, y ciertamente retrasaron toda la vida de Irlanda. Pero a veces se da el caso inequívoco de que una cierta coincidencia de ideas, tecnologías, movimientos de población y victorias político-militares deja a la humanidad en un plano un poco más alto del que conocía antes. La transformación de parte del norte de este continente en "América" inauguró una época casi ilimitada de oportunidades e innovaciones, por lo que merece ser celebrada con gran entusiasmo, con o sin la participación de quienes desearían no haber nacido.

(imagen: Claus Rebler)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio