jueves, 11 de octubre de 2018

Informe del IPCC ataca energía nuclear y promueve renovables #De Avanzada #noticias


Mk74xLBEeK799T8ETPWxQXwNAOaVrUP1jX7KnT8j


Esta semana, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, su acrónimo en inglés) publicó su reporte especial Calentamiento Global de 1,5°C sobre los efectos que tendría un aumento de la temperatura global en 1,5°C por encima de los niveles preindustriales — las conclusiones son aterradoras, especialmente porque al paso que vamos, apenas nos quedan 10 años para controlar el problema y prevenir una catástrofe a nivel mundial.

Inexplicablemente el Panel se fue lanza en ristre contra la energía nuclear, para promover las renovables... que hacen un uso intensivo de la tierra. Michael Shellenber lo explica en la revista Forbes — a continuación hago una traducción libre de ese artículo:



Un nuevo informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) ataca la energía nuclear como una solución climática clave al promover la noción de que representa un riesgo de proliferación de armas nucleares, podría causar leucemia infantil y destruir el medio ambiente.

"La energía nuclear", escriben los autores del IPCC, "puede aumentar los riesgos de proliferación, tener efectos ambientales negativos (por ejemplo, para el uso del agua) y tener efectos mixtos para la salud humana al reemplazar los combustibles fósiles".

De hecho, estudio tras estudio durante los últimos 40 años, se ha descubierto que la energía nuclear es la forma más segura de producir electricidad fiable, y los científicos del clima han descubierto que la energía nuclear ha salvado 1,8 millones de vidas al evitar muertes prematuras por la contaminación del aire.

Donde la energía nuclear representó el 19% de la electricidad estadounidense el año pasado, la solar y la eólica todavía constituyen sólo el 1,3% y el 6,3% de la electricidad en EEUU, y el 1,3% y el 3,9% de la electricidad a nivel mundial.

Sin embargo, el IPCC caracteriza repetidamente a la energía nuclear como intrínsecamente defectuosa, en contraste con las energías renovables, cuyos problemas pueden resolverse mediante "intervenciones políticas".

En realidad, no hay ninguna intervención política que pueda cambiar la física de la producción de electricidad.

Las huertas solares (como la Ivanpah de California) requieren hasta 5.000 veces más tierra por unidad de energía que las centrales nucleares (como la Diablo Canyon de California) porque la energía de la luz solar es diluida mientras que el uranio es denso en energía.

Los autores del IPCC promueven "intervenciones políticas" para "mejorar la asequibilidad" de las energías renovables, pero nunca sugieren "intervenciones políticas" similares para la energía nuclear.

Y los autores del IPCC señalan que "Combinar electrodomésticos energéticamente eficientes" con energías renovables puede reducir los costos, lo que es cierto, pero combinar electrodomésticos energéticamente eficientes con energía nuclear (o cualquier otra fuente de energía) tendría el mismo efecto.

El informe llega días después de que dos importantes artículos científicos publicados por profesores de la Universidad de Harvard descubrieran que "la transición a la energía eólica o solar en Estados Unidos requeriría de cinco a veinte veces más tierra de la que se pensaba y, si se construyeran parques eólicos a gran escala, la temperatura media de la superficie sobre el territorio continental de Estados Unidos se calentaría en 0,24 grados centígrados".

Los autores del IPCC incluso promueven la "bioenergía" —el uso de madera, estiércol y etanol—, combustibles que tienen grandes y bien documentados impactos negativos sobre la salud humana y el medio ambiente.

En 2012, un Consejo Asesor Científico de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos concluyó que la bioenergía no era "neutra en carbono" — conclusión que fue respaldada por más de 90 científicos destacados en una carta abierta, y por la Agencia de Medio Ambiente de la Unión Europea.

Los autores del IPCC utilizan comparaciones de costos sesgadas y engañosas para poner la energía solar bajo una luz positiva y la nuclear bajo una luz negativa.

La energía nuclear, afirman los autores del IPCC, es un ejemplo "donde los costos reales han sido más altos de lo previsto... mientras que la energía solar fotovoltáica es un ejemplo donde los costos reales han sido más bajos".

En realidad, aquellos lugares como California y Alemania que han añadido la mayor cantidad de energía solar y eólica han visto aumentar significativamente sus precios de la electricidad, ya que se han enfrentado al alto costo de la falta de fiabilidad, que requiere soluciones costosas, como baterías, que las fuentes de energía más confiables no requieren.

En otras palabras, la energía solar es tan costosa en parte porque produce electricidad a menos de un tercio de su potencia nominal en un año, mientras que las centrales nucleares funcionan a plena potencia durante el 90% del año — algo que el informe del IPCC nunca explica.

Peor aún, el informe del IPCC refuerza la opinión generalizada —y equivocada— de que las naciones pobres pueden "saltar" a las soluciones de las naciones ricas con paneles solares, baterías y eficiencia energética, al señalar los subsidios de las agencias de caridad o de desarrollo para la energía solar rural en aldeas pobres.

El IPCC señala a los 19 millones de personas en Bangladesh que ahora tienen baterías solares más baterías, pero nunca menciona que el mismo país está construyendo plantas de energía nuclear.

En agudo contraste, el IPCC machaca una y otra vez sobre los supuestos peligros de la energía nuclear:

A pesar del historial general de seguridad de la industria, sigue existiendo un riesgo no despreciable de accidentes en las centrales nucleares y en las instalaciones de tratamiento de residuos. El almacenamiento a largo plazo de residuos nucleares es un tema políticamente tenso, ya que no existe ningún almacenamiento a largo plazo a gran escala en todo el mundo. Los impactos negativos de la minería y la molienda en la cadena de suministro ascendente de uranio son comparables a los del carbón, por lo que la sustitución de la combustión de combustibles fósiles por energía nuclear sería neutral en ese aspecto. Algunos estudios han identificado un aumento de la presencia de leucemia infantil en poblaciones que viven a menos de 5 km de las centrales nucleares, a pesar de que no se pudo establecer una relación causal directa con las radiaciones ionizantes y de que otros estudios no han podido confirmar ninguna correlación (escasa evidencia/acuerdo en este tema).

En realidad, los impactos ambientales de la minería de uranio son mucho menores que los del carbón, precisamente porque el uranio es al menos 2 millones de veces más denso en energía que el carbón.

Los "residuos" (combustible usado) de las centrales nucleares, por su parte, son el único subproducto de la producción de electricidad que no se externaliza al medio ambiente, por lo que los residuos nucleares nunca le hacen daño a nadie, mientras que siete millones de personas mueren prematuramente cada año por la contaminación atmosférica.

En otros lugares, el IPCC se involucra en alarmismo infundado, afirmando que "el uso continuado de la energía nuclear plantea un riesgo constante de proliferación".

Cuando muchas naciones que adquieren plantas nucleares civiles lo hacen en parte para ofrecer la opción de obtener un arma en el futuro, ninguna nación ha utilizado sus plantas nucleares civiles para crear un arma.

Además, a medida que las armas nucleares se han extendido de uno a nueve países desde 1945, las muertes por guerras y conflictos han disminuido en un 95% —y en un 90% en los conflictos bélicos entre India y Pakistán— un resultado que los estudios empíricos atribuyen en gran medida a la disuasión nuclear entre grandes naciones.

(imagen: Alex Proimos)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio