miércoles, 10 de octubre de 2018

¿Qué conocimiento tenemos gracias a los estudios de género (y otros)? #De Avanzada #noticias


thinking.jpg


Aunque he disfrutado los engaños del pene conceptual y de los estudios de agravios, me parece que las conclusiones de estos dos episodios han sido sacadas de toda proporción: ridiculizar los 'estudios' de género y demás disciplinas de agravios funciona porque esos campos de estudio (al menos en su expresión actual) ya son ridículos, pero no consigue explicar por qué son ridículos ni qué los hace diferentes a las formas legítimas de conseguir conocimiento.

En ambos casos, James Lindsay, Peter Boghossian y Helen Pluckrose le dieron la respuesta correcta a la pregunta equivocada. ¿Es el campo de los estudios de género un filón para la pseudociencia en donde se publicará cualquier disparate que acuse a los hombres, los blancos y a los cis-hetero de cualquier atrocidad, por absurdo que resulte, así sea un claro despropósito que niegue la más elemental biología? Y la respuesta es un rotundo sí.

Pero hay preguntas mucho más poderosas para explicar la total bancarrota intelectual del posmodernismo. Por ejemplo:

• ¿Cómo han servido los estudios de género/agravios para expandir el conocimiento humano?

• ¿Qué papers de los estudios de agravios, revisados por pares y publicados en revistas de amplia trayectoria y alto factor de impacto, nos han permitido saber cosas que antes no sabíamos, y de otro modo, jamás habríamos averiguado?

¿Qué podemos afirmar con razonable certeza hoy, gracias a los estudios de género, que no supiéramos hace 10, 20, 30 años?

¿Cuál es la capacidad predictiva de los estudios de agravios — nos han ofrecido conocimientos para hacer alguna afirmación del tipo: "En las condiciones ABC, si ocurre Z, entonces se tendrá Y, con una probabilidad de X%, para (individuos de) las poblaciones 123", y contrastar esa afirmación con el resto del conjunto del conocimiento humano acumulado?

• ¿Hay, acaso, en los anales de la ciencia alguna hipótesis que alguna vez haya sido considerada como conocimiento sólido y que, gracias a los estudios de agravios, haya sido luego refutada, afinada, mejorada, reemplazada, ampliada o de alguna forma modificada de tal manera que haya contribuido a expandir nuestra comprensión del mundo que nos rodea?

Hasta donde sé —y estoy completamente abierto a la posibilidad de estar equivocado—, desde su aparición, los dichosos estudios de agravios no han ofrecido ningún tipo de respuesta para estas preguntas. A lo mejor es porque las pataletas victimistas no son y nunca serán fuente de conocimiento.

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio