jueves, 22 de noviembre de 2018

Dejar de vacunar, epidemia segura #La Ciencia y sus Demonios #noticias


Que a estas alturas del más que avanzado siglo XXI haya que recordar una y otra vez los mismos hechos que son conocidos desde principios del ya lejano siglo XIX es motivo para plantearse qué está fallando en la educación en particular y en la sociedad occidental en general. Porque aunque parezca mentira, un reciente brote de varicela ha vuelto a poner en evidencia esa tan cacareada como peligrosa "libertad" de vacunación.

Resulta que el colegio privado "Asheville Waldorf" tiene el más que dudoso honor de ser el centro educativo del estado norteamericano de Carolina del Norte con mayor porcentaje de niños sin vacunar ¡un 68%!, porque parece ser que sus más que fundamentalistas padres piensan que su dios (ese mismo que diseño inteligentísimamente esos tan mortales virus, que llevan diezmando a la Humanidad más o menos desde que nuestros remotos antepasados decidieron dejar de ser cazadores-recolectores y se asentaron en poblaciones cada vez más hacinadas, con más que dudosas condiciones higiénicas y rodeados de todo tipo de animales para favorecer la evolución de la infectividad de los patógenos hacia nuestra especie) les va a mantener sanos y salvos siempre y cuando recen y recen con la suficiente devoción, "razonamiento" más que incomprensible para este pobre ateo que suscribe esta entrada.

Pues bien, como no podía ser de otra forma, el virus de la varicela, para el que tenemos vacuna desde el año 1984, ha encontrado su paraíso terrenal entre los indefensos infantes de esta escuela que ¡agárrense!, afirma en su ideario que los niños que allí "estudian" acabarán siendo "pensadores creativos y solucionadores de problemas" ¡menuda paradoja!. De tal manera que hasta la fecha, 36 de sus alumnos han enfermado por este virus, convirtiéndose en el mayor brote de varicela en Carolina del Norte desde que la vacuna se empezó a usar de manera generalizada hace ya varias décadas.

La situación está tan descontrolada en el colegio que un juez ha tenido que ordenar la cuarentena de todos los alumnos, puesto que son potencialmente peligrosos para los grupos de riesgo: personas inmunodeprimidas como son los pacientes que reciben quimioterapia, infectados por el VIH o receptores de órganos, ancianos con el sistema inmune ya debilitado, bebes que todavía no han sido vacunados porque su sistema inmune no está totalmente desarrollado o mujeres embarazadas donde el virus puede afectar gravemente al feto.

Pero como estamos en EEUU, los piadosos y más que irresponsables padres han presentado una demanda judicial por "coartar sus libertades personales" y "atacar su libertad religiosa", puesto que la cuarentena no era aplicable si el niño era vacunado y ellos en su fervorosa idiocia siguen sin querer vacunar a sus vástagos.

Ahora solo falta esperar que, ninguna de las personas de riesgo que viven en esta ciudad de casi 90.000 habitantes, se contagie y tengamos que lamentar una desgracia simplemente porque estos más que irresponsables padres no cumplen con las más mínimas obligaciones hacia sus hijos y hacia el resto de la sociedad.

 

Entradas relacionadas: