martes, 13 de noviembre de 2018

Vacuna impura: desastre sanitario seguro #La Ciencia y sus Demonios #noticias


Una de las más sorprendentemente irracionales consecuencias de la religión es que obliga a ciudadanos del tecnológico siglo XXI a vivir bajo códigos de comportamiento inventados hace milenios por individuos que en la actualidad no pueden ser considerados más que analfabetos profundos. Y por supuesto, cuando se trata de salud pública el resultado no puede ser más que desastroso.

El mundo musulmán se rige por un más que complicado código alimentario, en el que la forma de matar al animal y su posterior procesamiento determinan si su consumo es aceptable o por el contrario el alimento no puede ser ingerido so pena de riguroso castigo. Entre los alimentos prohibidos destaca el cerdo, el animal impuro por excelencia que no sólo no puede ser consumido de ninguna manera sino que para un musulmán el simple contacto con cualquier parte del mismo es equivalente a sufrir una infección. Y dentro de esta prohibición que ya dura más de un milenio el Consejo de Ulemas de Indonesia, alertado de que en la fabricación de la famosa y más que vital vacuna triple vírica, esa que inmuniza frente a los virus del sarampión, la rubeola y las paperas, se utiliza una enzima proveniente del más que impuro puerco ha emitido una nueva fatwa prohibiendo su administración. Una vacuna que según datos de la OMS ha evitado más de 20 millones de muertes en todo el mundo en las dos últimas décadas.

Y el problema es más que serio, ya que tras la prohibición emitida hace un par de meses, en varias regiones de este país (que con sus más de 266 millones de habitantes es el cuarto más poblado del mundo y el primero del mundo musulmán) las tasas de vacunación han caído por debajo del 70% de los niños y en la provincia de Aceh, en donde la sharía es fuente de derecho prácticamente se ha dejado de inmunizar, con tasas de nueva vacunación inferiores al 10% de los niños.

Así que a la vista de estos hechos es más que probable que en los próximos años los casos de las tres mencionadas enfermedades se disparen entre la infancia indonesia, aumentando tanto la morbilidad como la mortalidad infantil porque sacar al mercado una nueva vacuna que sustituya la tripsina de cerdo por otra enzima equivalente de un animal menos impuro puede llevar casi una década por las excepcionales medidas de control y seguridad que tienen que superar estos medicamentos. Eso por supuesto sin necesidad alguna real de llevar a cabo este largo y costoso desarrollo científico-técnico, ya que este problema es debido al rigorismo de algunos barbudos "expertos", aun cuando en otros países islámicos los ulemas correspondientes han llegado a la conclusión de que una proteína purificada de cerdo no es problema frente al riesgo que significa no vacunar.

 

Entradas relacionadas: