lunes, 25 de febrero de 2019

Cafe Tacvba ya no toca 'Ingata' #De Avanzada #noticias


Cafe-Tacvba.jpg


En una de esas reuniones de amigos en las que se carga YouTube y cada uno empieza a pedir una canción para improvisar karaoke y recordar momentos, uno de mis amigos pidió Ingrata de Café Tacvba.

Antes de que la canción empezara, alguien mencionó que era una lástima que Café Tacvba hubiera decidido no volver a tocar el tema en sus conciertos. Cuando pregunté por qué, mi amigo dijo que por las letras. En ese momento no le dí mayor importancia, la canción empezó y la cantamos:


Después de la fiesta y de reponer energías, me entró la curiosidad, así que busqué exactamente por qué Café Tacvba ya no toca Ingrata.

Resulta que no es nada nuevo. Conseguí rastrear el asunto hasta noviembre de 2016 cuando, en una entrevista publicada La Nación, el 'periodista' Humphrey Inzillo cuestionó a quemarropa el compromiso del grupo con la igualdad sexual por el hecho de tener la canción entre su repertorio — la respuesta del grupo fue, cuando menos, decepcionante:

-Están comprometidos con la cuestión de género. Sin embargo, uno de sus hits, "La ingrata", narra una historia que termina en un femicidio. ¿La coyuntura les hizo pensar en esa canción?

Meme:
-La canción que se basa en el sentido del humor. La inspiración tiene que ver con los corridos norteños, cuyas letras muchas veces narran historias que no tienen sentido del humor. Si genera una lectura incorrecta es algo que está más allá de la intención que tenía en su momento. Rubén: -Éramos bien jóvenes cuando se compuso y no estábamos sensibilizados con esa problemática como ahora todos sí lo estamos. Creo que es un momento de repensar si la vamos a seguir tocando o si le cambiamos la letra. Porque ahora sí estamos sensibilizados, sí sabemos del problema. Y yo, personalmente, no estoy interesado en apoyar eso. Mucha gente puede decir que es sólo una canción. Pero las canciones son la cultura, y esa cultura es la que hace que ciertas personas se sientan con el poder de agredir, de hacer daño, de lo que sea. Personalmente, desde hace mucho, dije "pistola" no me gusta, y con mi cuerpo hago la broma y esos balazos son de otro tipo.

Dejar de tocar la canción es su de decisión; sin embargo, creo que la razón por la que lo hacen es equivocada, por varios motivos.

Primero, porque las palabras no son violencia: no se necesita ser un profesional de la salud mental para sugerir que si alguien se sintió 'empoderado' por oír alguna vez una canción para agredir y hacer daño, la persona ya tenía inclinaciones en ese sentido, antes de que Café Tacvba les proporcionara el 'empujoncito' que les hacía falta. Y lo contrario también es cierto: una canción que menciona un asesinato por despecho legitima el asesinato para las personas mentalmente sanas. Vamos, que es absurdo pretender que tocar una canción equivalga a tener responsabilidad por la inestabilidad mental de alguien más.

En segundo lugar, porque existe un contexto, y si la canción fue creada como una parodia del machismo de la música norteña, dejar de tocarla equivale a decir que no había un contexto humorístico alrededor de la canción en primer lugar, y que las palabras fueron tomadas de manera literal. Y así no funciona el humor.

Tercero, porque así tampoco funciona la música. Machismo ha habido en todos los géneros musicales, pero la misoginia no se ha reducido porque los cantantes cercenen su repertorio y se abstengan de tocar tonadas machistas — porque resulta que la cosa es al revés: las industrias culturales, incluyendo la música, son un reflejo de la sociedad, y dejaremos de ver que se componen canciones machistas a medida que el machismo vaya siendo menos aceptable socialmente. O sea, Café Tacvba es un buen grupo y tales, pero se tienen que estar fumando algo muy fuerte si están entreteniendo la idea de que son tan buenos que comparten la responsabilidad penal de sus oyentes.

Por último, dejar de tocar Ingrata puede ser visto como un acto simbólico pero, al igual que la belleza, la interpretación se encuentra en el ojo del observador; y aunque para muchos dejar de tocar la canción simbolice el compromiso de Café Tacvba con la igualdad sexual, para otros (este servidor incluido) simboliza un acto de autocensura y sumisión a la corrección política de los tiempos que corren.

Lo dicho: la decisión es de ellos; y yo simplemente creo que no es acertada. En cuanto a lo que a mí y a mis amigos corresponde, no dejaremos de cantar la canción original, y así como cantamos Ingrata, también cantamos y seguiremos cantando a grito herido muchas otras, algunas de las cuales retratan decididamente mal a los hombres (mi favorita es Si se fue, se fue, de Francy). Si en las noches de karaoke nos tuviéramos que limitar exclusivamente a letras igualitarias, se reduciría considerablemente el número de canciones a nuestra disposición — y no vamos a privarnos de un plan perfectamente bueno sólo para no ofender las sensibilidades de quienes todavía no han entendido que el lenguaje (y por extensión la música) no es prescriptivo.

Lástima que Café Tacvba no lo sepa, aún cuando esa es la naturaleza de su negocio.

(imagen: Rodrigo Díaz)

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio