jueves, 18 de abril de 2019

El "milagro" de Notre Dame desmontando por la siempre atea Ciencia #La Ciencia y sus Demonios #noticias


Aunque vivimos en el hipertecnológico siglo XXI, miles de millones de personas siguen irracionalmente apegadas a oscuros mitos heredados de nuestro pasado más ignorantemente remoto. Y ello conlleva que, aunque las pruebas y las explicaciones científicas son accesibles a todos y gracias a internet en todo momento y lugar (siempre y cuando se tenga el más mínimo interés en buscar información y aprender), en este mundo hiperconectado siempre se puede hacer el más absoluto ridículo intelectual.

Resulta que con motivo del desgraciado incendio que ha destruido parcialmente uno de los monumentos más conocidos de la cultura occidental, la catedral de Notre Dame en París, un tuitero cristiano ha intentado de la manera más burda "demostrar" la existencia de su particular divinidad con este tweet que será recordado por la posteridad por su más que absoluta ignorancia.

Y lo peor de todo este asunto es que, además haber conseguido sus cinco minutos de gloria cibernética por acumular cerca de 8.300 "me gusta" de otros pobres ignorantes como él mismo, el susodicho individuo dice ser "arquitecto en formación", demostrando más que tristemente el fracaso de un sistema educativo que parece haber sido  incapaz de instruir en los más elementales principios del método científico a una persona que de ser cierta su afirmación sobre su formación hubiera pasado la friolera de catorce años dentro del sistema educativo recibiendo (al menos teóricamente) una completa formación.

Y menos mal que otro tuitero con un poco de simple racionalismo le ha desmontado con unas pocas palabras su más que ignorante superstición:

ya que cómo cualquiera puede encontrar en la Wikipedia el oro tiene un punto de fusión de 1.064 oC, temperatura que es prácticamente inalcanzable cuando se están quemando unas vigas de madera, que por cierto eran todo un tesoro histórico puesto que provenían de unos señoriales robles de unos 300 años de antigüedad talados en el siglo XIII, a menos de 400 oC. Pero eso sí, siempre dará igual el razonamiento y la Ciencia porque desgraciadamente la psique de los supersticiosos es inmune a las pruebas.

 

Entradas relacionadas: