jueves, 4 de julio de 2019

Cultivar maíz en el Sahara y no morir en el intento #Tomates con genes #noticias


Post realizado por Daniel Franco

¿Te has planteado alguna vez el poder cultivar maíz en el Sahara? ¿Y si te dijera que es posible?. Algunos me tomarían por loco pero la realidad es que si se puede cultivar, además de las clásicas plantas bola que ruedan por el incesante desierto o los clásicos cactus. Pero gracias a los últimos avances en el campo de la biotecnología lo que hasta hace unos años era considerado brujería ahora es posible.

Todos sabemos que las plantas necesitan de un componente esencial para su desarrollo: el agua. Gran parte de este valioso elemento, una vez que la planta lo absorbe a través de las raíces es usado para regular la temperatura. Este proceso lo realiza tomando agua del suelo y liberándola en forma de vapor a través de unas pequeñas "boquitas" que se denominan estomas.

 

 

Estas fotos fueron obtenidas a través de una termocámara. Se puede observar el efecto que causa el cierre de estomas en una planta dicotiledónea, esto causa un aumento ligero su temperatura. Los colores azules indican temperaturas más bajas frente a los rojos que indican temperaturas altas.

Estas estructuras son muy interesantes al igual que diversas, pueden cerrarse o abrirse permitiendo expulsar vapor de agua del interior de la planta y así enfriarse pero a costa de perder agua. Como se puede observar en la imagen superior, la planta de la izquierda está más fría ya que tiene los estomas abiertos y por lo tanto transpira con normalidad, pero la planta de derecha tiene los estomas cerrados, lo que le impide regular su temperatura y en consecuencia se calienta muy sutilmente. El mecanismo por el cual estas aperturas se abren o cierran está dirigido por una hormona vegetal que se denomina ácido abscísico (ABA) cuya función, entre otras, es mediar en el cierre de estomas cuando la planta se encuentra en condiciones de sequía permitiendo así a la supervivencia de la planta. Pero este sistema no es tan eficiente como parece ya que se activa cuando las reservas de agua ya escasean y por lo tanto la planta no puede sobrevivir sin agua durante un periodo prolongado de tiempo.

En la naturaleza existen plantas que son tolerantes  a la sequía y sus estudios han contribuido a entender como las plantas consiguen sobrevivir en climas extremos. Sin embargo el abordaje más común en la ciencia y el más castigado por la sociedad es la creación de plantas transgénicas. ¿Qué significa esto?, ¿producen cáncer?, pues no. Son plantas que se le ha modificado el ADN con la finalidad de hacerlas más tolerantes a sequía pero desafortunadamente estos cultivos están prohibidos en la Unión Europea salvo casos excepcionales. Pero hay alternativas, ¿y si te dijera que existe un producto que lo aplicas como un spray convencional y produce que los estomas se cierren, permitiendo que la planta almacene una mayor cantidad de agua y no se marchite?

Las plantas tratadas (derecha) consiguen usar el agua de manera más eficiente, lo que les permite sobrevivir ante un periodo de sequía. La planta no tratada (izquierda) tiende a secarse y no consigue sobrevivir

¡Pues existen! Son compuestos análogos del ABA, es decir, tienen un comportamiento similar al ABA cuando los aplicas con un pulverizador sobre la planta. Gracias a estos productos es posible hacer que tu cultivar, ante un periodo prolongado de sequía, resista temporalmente el abrasador sol de agosto. ¿Cuál crees que es el resultado del experimento anterior?, ¿Qué planta sobrevivió? Pues como puedes observar, la planta tratada con este spray fue la que consiguió resistir al déficit hídrico. Este efecto temporal es muy útil, por un lado, puede ser aplicado tanto en plantas dicotiledóneas como son los tomates, pimientos o nísperos como en monocotiledóneas el maíz, trigo o sorgo. Por otro lado, el poder generar resistencia a un estrés abiótico sin la necesidad de recurrir a modificaciones genéticas.

 

Imagen 3. También puede aplicarse a plantas monocotiledóneas como el maíz. La planta más fría no está tratada frente a la planta amarilla que si está tratada y mantiene los estomas cerrados por lo que es posible cultivarlo en áreas donde existan temporadas de sequía.

 

Querido lector, debo de informarte a estas alturas que cultivar maíz en el Sahara seguirá siendo un reto biotecnológico difícil de alcanzar, pero día tras día tratamos de que esto sea posible.

 

La entrada Cultivar maíz en el Sahara y no morir en el intento fue escrita en Tomates con genes.