martes, 2 de julio de 2019

Reducir el hambre en el mundo y prevenir el cáncer con una planta. ¿La conoces? #Tomates con genes #noticias


Post realizado por Sergio Chevilly Tena

 

Seguro que alguna vez cuando estabas en el colegio te obligaron a comer, muy a tu pesar, un poco de una verdurita que tenía un color tirando hacia verde oscuro y con forma de un pequeño árbol, ¿ya sabes de qué estoy hablando?. Sí, has acertado, estoy hablando del brócoli. Últimamente me está gustando más su sabor; quizás el hecho de que esté investigando sobre su biología molecular haya influido un 'fisco' en ello ('fisco' es lo que decimos los canarios cuando hablamos de 'un poco').

Y es que a esta pobre verdura que soñaba con ser coliflor se le dan bien algunas cosas. Es la planta cultivada con mayor contenido en unas moléculas con un nombre muy raro (glucosinolatos) que previenen el cáncer. No te estoy garantizando que no vayas a tener cáncer, pero es verdad que si consumes brócoli con frecuencia junto con una dieta y hábitos saludables, contribuyes a que las probabilidades de que tengas cáncer sean algo menores, aunque por otra parte las posibilidades de que acabes harto de comer brócoli son algo mayores (como diría José Mota, las gallinas que entran por las que salen).

Entonces, yo creo que está claro que es interesante no sólo aumentar la producción de brócoli sino también mejorar el brócoli que se produce. Para ello, estoy investigando de qué manera podemos mejorar la tolerancia a sequía y salinidad de unas cuantas variedades de brócoli. Una forma de hacerlo, seguro que te suena, con CRISPR.

Como los españoles hacen cosas, no puedo dejar de mencionar a Francis Mojica, que fue quien descubrió las bases de esta tecnología (CRISPR) y por lo que es posible que le den el premio Nobel próximamente. Volviendo el tema, con la tecnología CRISPR puedo editar genes a mi antojo, de manera que resulta que hay un gen con otro nombre muy raro que, cuando te lo cargas, la planta es más resistente a sequía y salinidad.

El brócoli es un alimento saludable con muchas aplicaciones en ciencia.

También puede que te estés preguntando por qué dije en el título algo sobre reducir el hambre en el mundo. En ese sentido, es interesante recordar que Norman Borlaug salvó mil millones de vidas al impulsar el uso de cultivos muy productivos en zonas del planeta, como La India, donde la gente se moría de hambre. De hecho, se muere más gente en el mundo de hambre que de cáncer, por lo que está claro que es muy importante investigar en mejora vegetal. Es verdad que el brócoli no es el alimento más calórico que existe pero me gusta pensar que las mejoras que yo consiga en el brócoli pueden extrapolarse a otros cultivos más determinantes y, además, el brócoli forma parte de una dieta equilibrada y sana.

Ahora me pondré un poco filosófico. Las dos vertientes que tiene la investigación que hago con brócoli, de las que te acabo de hablar y a las que alude el título, es lo que me impulsa a seguir adelante, a levantarme por las mañanas para ir al laboratorio sabiendo que no sólo me lo paso bien, sino que estoy haciendo algo significativo que me permite aportar un pequeño granito de arena al progreso de la humanidad para que todos vivamos más y mejor. Y tú, ¿ya has encontrado tu brócoli?.

La entrada Reducir el hambre en el mundo y prevenir el cáncer con una planta. ¿La conoces? fue escrita en Tomates con genes.