jueves, 12 de septiembre de 2019

Cuando los animalistas le hacen el juego (y aumentan los beneficios) de las multinacionales #La Ciencia y sus Demonios #noticias


El movimiento de liberación animal lleva décadas batallando para eliminar la más que necesaria experimentación animal y desgraciadamente acaban de conseguir una victoria, que lejos de poder ser celebrada, va a permitir a las multinacionales del sector ahorrarse mucho dinero en controles de seguridad e incluso a la larga poner en riesgo la vida de muchas personas.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente estadounidense (EPA) es el organismo del gobierno federal de los EEUU encargado de proteger la salud humana y el medio ambiente en todas sus variantes: aire, agua y suelo. Cuenta con más de 14.000 expertos repartidos en docenas de laboratorios y su cometido principal es realizar todo tipo evaluaciones ambientales sobre cualquier aspecto que pueda afectar a la salud y al medio

ambiente. Además tiene la responsabilidad de mantener y hacer cumplir las normas y leyes estadounidenses sobre el medio ambiente. Por tanto su labor es absolutamente vital para que la ciudadanía estadounidense (y por extensión la de gran parte del mundo, puesto que esta agencia sirve como referencia a otros muchos países) no se exponga a contaminantes, tóxicos o cualquier otra sustancia que pueda dañar la vida humana y por extensión la biota de la primera potencia mundial. Para cumplir su labor tiene grandes poderes ejecutivos entre los que se incluyen multas y sanciones entre otras medidas.

Pero entre sus múltiples poderes destaca el de emitir regulaciones, que son de obligado cumplimiento dentro de la legislación federal de los EEUU y que determinan los estándares de calidad de aire, el agua o el suelo, por lo que estas normativas están siempre sujetas en una democracia a la presión de diversos colectivos enfrentados. Así en general, los grupos ambientalistas y los defensores de la salud pública abogan para que la EPA sea cada vez más restrictiva en sus estándares y medidas y por el contrario la siempre poderosa industria de los EEUU tiende a considerar que esta agencia es una extralimitación del gobierno que únicamente añade regulaciones innecesarias que dificultan la sacrosanta

libertad empresarial en el marco del más que incuestionable imperio del neoliberalismo. Pues bien, los lobbies (financiados por la industria) que presionan a la EPA para que relaje las exigencias medioambientales han encontrado un más que inesperado aliado en el cada vez más mediático (y por tanto poderoso) movimiento de liberación animal, de tal manera que las presiones de estos dos aliados más que extraños: grandes empresas y defensores de la eliminación de la experimentación animal ha llevado a la EPA a anunciar que en el año 2035 dejará de financiar totalmente y de realizar cualquier tipo de ensayo que incluya mamíferos y que a partir de hoy mismo se empezará a reducir drásticamente dichos estudios. Algo que puede iniciar una reacción en cadena en otros organismos relevantes de la investigación en EEUU y quizás en otros países.

Esta sorprendente (y más que nefasta) decisión ha sido más que celebrada por diversos colectivos en defensa de los animales porque según Justin Goodman, vicepresidente de un grupo de animalistas con sede en Washington

es una victoria decisiva para los contribuyentes, los animales y el medio ambiente

Y aunque parece que no se ha dado cuenta con su (más que peligrosa) argumentación (para la salud humana) este animalista ha tocado como primer punto el más candente: el dinero de los contribuyentes pero también de las empresas, tal y como se ha encargado de recalcar Andrew Wheeler, un alto cargo de la EPA que indicó bien a las claras por donde soplan los nuevos aires en las diferentes agencias bajo la administración Trump al decir que

la experimentación con animales es costosa y requiere mucho tiempo

Porque cualquier producto que en la actualidad sale al mercado en los EEUU debe asegurar su inocuidad y entre las diversas pruebas exigidas actualmente está la de no ser tóxico en los siempre útiles modelos animales, generalmente el humilde ratón de laboratorio. Pero a diferencia de los modelos in vitro, en donde en unos pocos días (y por poco dinero) se puede observar si un determinado compuesto mata a células en cultivo, los experimentos de toxicidad en animales son largos puesto que no sólo hay que observar que los ratones no mueran de manera inmediata o a corto plazo, sino que hay que determinar también si aparecen reacciones o daños a largo plazo, por lo que también son muy costosos puesto que hay que mantener a los animales en animalarios cada vez más sofisticados durante semanas o meses y luego analizar múltiples tejidos y órganos de esos mismos animales para descartar efectos secundarios localizados, y esos análisis están lejos de estar automatizados.

Y este ha sido desde siempre el caballo de batalla de la industria, eliminar los ensayos con animales y sustituirlos por otros "más rápidos, fiables y baratos". ¿Y cuales serían estas nuevas y maravillosas pruebas que permitirían eliminar a los animales de la ecuación regulatoria? Pues según los portavoces de la industria y de los animalistas los modelos bioinformáticos

y la tecnología de "órganos en chip" son la solución.

¿El problema? Que a día de hoy y más que previsiblemente en el 2035, a pesar de la inyección de fondos que dice "asegurar" la EPA que va a realizar en los próximos años en el campo, ninguna de estas dos aproximaciones más que parciales, aun cuando estuvieran lo suficientemente perfeccionadas, servirían nunca para replicar todas y cada una de las complejísimas interacciones que se dan a nivel fisiológico en un ser vivo.

Porque no hay que ser ya un investigador experto en biomedicina, sino cualquier estudiante universitario, para saber que un ser vivo es el más que complejo resultado de una jerarquía de niveles de organización desde las moléculas, pasando por las células, los tejidos y los órganos hasta llegar a la homeostasis final del organismo completo.

Así, siendo reduccionistas si sospechamos que un compuesto químico puede interaccionar con un proteína se puede hacer un ensayo in vitro. Si queremos saber si otra molécula es tóxica para hepatocitos o células pulmonares también se pueden ensayar cultivos de estas estirpes celulares. Pero ¿tendremos dentro de 5, 10 años o en el 2035 "órganos en chip" para todos y cada uno de los tejidos y órganos del cuerpo humano? Porque si se han desarrollado varios o muchos de estos miniórganos artificiales, pero falta por ejemplo el correspondiente al hígado o al corazón la pregunta más que relevante que hay que trasladar a la opinión pública es si vamos a jugar a la ruleta rusa con un nuevo compuesto porque no ha dado toxicidad en los otros 15 órganos artificiales ya disponibles, simplemente por no sacrificar a un par de docenas o de cientos de ratones por motivos éticos o peor aún, por motivos pecuniarios.

Es más, aun cuando esta quimera (por ahora casi de ciencia ficción) de los miniórganos artificiales, se hubiera cumplido en su totalidad todavía faltaría analizar el componente holístico (tomado en el sentido etimológico de la palabra propiamente dicho y no en el místico). Ya que a día de hoy sabemos (y lo que nos queda por conocer) que por ejemplo el corazón no es sólo un conjunto de células cardiacas o el hígado de hepatocitos, sino que diferentes sustancias biológicas producidas en otros tejidos y células itinerantes (principalmente, pero no sólo del sistema inmune) juegan un papel fundamental en la correcta homeostasis de cada órgano en particular.

Por poner un más que llamativo ejemplo de mi campo de investigación, la inmunología, un grupo de colegas del CNIC descubrieron hace algún tiempo (por cierto utilizando a esos sufridos ratoncillos de laboratorio) que unas células del sistema inmune llamadas neutrófilos, tenían dos

funciones fisiológicas diferentes asociadas a los ritmos circadianos. Durante el día, cuando el organismo se encuentra en actividad y puede entrar en contacto con patógenos, los neutrófilos  patrullan los tejidos periféricos raudos para acudir a las heridas y proceder a la eliminación de las bacterias que hayan podido entrar en el organismo mediante un proceso denominado fagocitosis del agente infeccioso. Esta es su función primordial ya conocida desde hace
décadas. Sin embargo nuestros investigadores descubrieron que al llegar la noche, cuando el organismo entra en fase de sueño, estas células abandonan los tejidos periféricos (ya que es poco probable que durante esas horas se produzcan heridas) y migran al corazón en donde realizan una segunda función de reparación de tejido cardiaco. Alterando el patrón circadiano de ratones de laboratorio, estos investigadores encontraron que cuando se obligaba a los neutrófilos a quedarse en los tejidos periféricos, al no migrar nocturnamente al corazón los animales eran más resistentes a las infecciones, aunque por otra parte estos ratones se volvían extremadamente sensibles al infarto. Después los investigadores demostraron que este tipo de migración circadiana de los neutrófilos también se produce en humanos. En un modelo de "corazón en chip" este tipo de complejas relaciones (que no olvidemos ha sido descubierta al utilizar un modelo animal) quedarían fuera del análisis y una sustancia que alterara este patrón circadiano de los neutrófilos no podría ser detectada,  el ensayo no daría toxicidad alguna y sin embargo los ciudadanos desprotegidos por las agencias públicas "ahorradoras" de tiempo y dinero podrían ver comprometida su salud cardiovascular severamente al ingerir la mencionada sustancia.

Algo similar ocurre con los modelos bioinformáticos, que tampoco olvidemos se nutren de los datos experimentales (también obtenidos por esos ahora poco éticos y casi delictivos ensayos con animales) para sus simulaciones, de tal manera que si los complejos mecanismos que actúan coordinadamente en cada órgano no se conocen con exactitud, los resultados que ofrezcan esas computaciones serán en el mejor de los casos un simple ejercicio teórico, nada práctico y más que peligroso ensayo para determinar si un compuesto es inocuo o tóxico en tal o cual situación fisiológica.

Visto en perspectiva, tanto los modelos bioinformáticos o los análisis "en chip", lejos de sustituir a los actuales modelos animales se deberían incluir dentro de los protocolos habituales de determinación de toxicidad tras los análisis con células in vitro anteriormente indicados y antes de los propios estudios con modelos animales, de tal manera que si alguna sustancia implicara una alta probabilidad de toxicidad computacionalmente o en estos ensayos con miniórganos, el compuesto se debería desechar sin necesidad de exponer a varias decenas o centenas de animales en costosos (y probablemente fallidos) ensayos in vivo. ¡Eso sí que sería verdadera preocupación por el bienestar animal sin tener que escatimar en la salud pública humana!

Pero jugar con la vida de las personas porque un algoritmo cibernético o varios miles de células cardiacas y similares colocadas encima de una sofisticada placa de Petri del siglo XXI no detecten la toxicidad de tal o cual compuesto, sólo para acortar y abaratar los tiempos y los costos de las evaluaciones ambientales o para dar tranquilidad a la conciencia de unas personas que por otra parte comen mayoritariamente (como casi todo hijo de vecino) y hasta con sumo placer a veces la carne de los más variados mamíferos puede ser una de las mayores irresponsabilidades que las autoridades competentes en la materia puedan perpetrar.

P.D.

Los modelos murinos pueden no ser perfectos (tal y como más que interesadamente multinacionales implicadas y animalistas sin formación difunden a los cuatro vientos) porque a pesar de que compartimos el 99% de los genes con ellos, entre ratones y sapiens existe la friolera de 75 millones de años de separación evolutiva, más o menos cuando todavía dominaban el mundo los dinosaurios del Cretácico. Ello significa que quizás no todo lo que daña o mata a un ratón puede que no actúe de forma similar a un humano pero ¿quién va a apostar su vida por ello? Es por tanto que los miniórganos derivados de células humanas, con todas sus limitaciones, puedan rellenar un pequeño hueco acerca de la especiación humana y eliminar alguno de los compuestos que no siendo tóxicos para los simpáticos roedores sin embargo interaccionen negativamente con alguna de las nuevas rutas biológicas inventadas por nuestros ancestros primates en los últimos eones. En resumen, sí a las nuevas tecnologías aplicadas a la seguridad medioambiental pero sin descartar nunca a los viejos (y más que útiles) ensayos tradicionales, aún cuando signifique la muerte de esos simpáticos y más que útiles ratoncillos de laboratorio con los que es dificil no encariñarse después de varias décadas de interacción.

Entradas relacionadas:

* Experimentación animal: al final tendremos que investigar sólo con humanos 

* ¿Es éticamente reprobable trabajar con animales de experimentación?: El caso de la Universidad de Oklahoma

* ¿Son imprescindibles los animales de experimentación?

* De ratones y hombres: amor, fidelidad, familia y cuidados parentales

* Alteración de la conducta humana por parásitos y el libre albedrío