martes, 3 de septiembre de 2019

El microbioma ayuda al sistema inmune a combatir el cáncer pancreático #La Ciencia y sus Demonios #noticias


Según un reciente artículo publicado en la prestigiosa revista científica "Cell", unas pequeñas bacterias pueden ser el mejor aliado para combatir el agresivo y más que letal cáncer pancreático, abriendo la posibilidad de que los trasplantes de microbioma aumenten la hasta ahora bajísima tasa de supervivencia de los pacientes afectados por tan agresivo proceso tumoral.

En la actualidad el carcinoma ductal de páncreas es uno de los procesos tumorales menos conocidos y con peor pronóstico, ya que la mitad de los afectados fallecen antes de los dos años tras su diagnóstico, y la tasa de supervivencia a 5 años es de tan solo un ínfimo 9%. Por ello un grupo de investigadores estadounidenses de la Universidad de Texas intentaron conocer que diferenciaba a esa gran mayoría de pacientes que mueren muy rápidamente, independientemente del tratamiento oncológico recibido, de los que siguen vivos una década después del diagnóstico inicial. Para ello seleccionaron dos grupos de paciente teniendo en cuenta tan sólo su supervivencia tal y como se indica en la siguiente gráfica que muestra en rojo a los pacientes de corta vida frente a los que llegan a sobrevivir la mencionada década (en azul).

Después extrajeron muestras del microbioma intestinal próximo a las zonas tumorales de cada uno de los pacientes de los dos grupos y encontraron que la diversidad bacteriana fue mucho mayor en los individuos que sobrevivieron más años que en los que fallecieron prontamente tal y como indica la siguiente figura.

Es más, los supervivientes más longevos no sólo tenía más diversidad bacteriana, sino que la presencia y/o ausencia de diferentes familias bacterianas estaba marcadamente asociada con cada uno de los dos grupos de pacientes tal y como se muestra en la siguiente figura.

Cuando los investigadores analizaron mediante inmunohistoquímica el papel del sistema inmune de las dos cohotes encontraron una mayor densidad de linfocítos T, incluida la variedad citolítica CD8 (que elimina células cancerosas), en los tumores de los sobrevivientes a largo plazo en las cohortes como muestra la siguiente figura.

Los autores encontraron además una fuerte correlación entre una mayor infiltración de células inmunes efectoras y el aumento de la diversidad de microbiomas de los tumores. Un análisis adicional mostró que la infiltración inmune y la activación de las células T se asociaron con los tres tipos de bacterias enriquecidas descubiertas en los tumores de sobrevivientes a largo plazo. Todos estos datos apuntaban a un papel clave del microbioma en la supervivencia antitumoral.

Pero como correlación no implica necesariamente causalidad los investigadores utilizaron los siempre útiles modelos animales para realizar el experimento definitivo sobre el papel del microbioma en la respuesta antitumoral.

Así, los investigadores realizaron trasplantes fecales en ratones con el microbioma proveniente de tres grupos de personas diferentes: pacientes con cáncer de páncreas avanzado (color rojo de la siguiente figura), pacientes que habían sobrevivido más de cinco años y no tenían evidencia clínica de enfermedad (color verde) y controles sanos (color azul). A las dos semanas del trasplante fecal los ratones fueron tratados con células tumorales de cáncer páncreas para inducirles un proceso tumoral similar al que desarrollan los pacientes.  Los resultados, tal y como se muestra en la siguiente figura,

mostraron que tras cinco semanas después de la inducción del tumor, los ratones que habían recibido microbioma de pacientes con enfermedad avanzada tenían tumores mucho más grandes que los que recibieron bacterias de supervivientes a largo plazo o controles sanos.

Además el estudio del perfil inmunitario en los distintos grupos de ratones mostró que los animales que recibieron flora intestinal de los supervivientes a largo plazo tenían mayor número y mayor activación de células T CD8 positivas (que presentan actividad antitumoral) en comparación con los otros dos grupos. Por el contrario, los ratones que recibieron el microbioma de pacientes en estadios avanzados de cáncer de páncreas tenían aumentado el número de células del sistema inmune que suprimen la respuesta inmune antitumoral.

Tal y como indican los propios autores del estudio, estos más que llamativos resultados

representan una oportunidad terapéutica significativa para mejorar el tratamiento del cáncer de páncreas al alterar el microambiente inmunitario del tumor

de tal manera que este grupo de investigadores ha conseguido fondos para comenzar en breve un ensayo clínico en donde se analizará la viabilidad terapéutica de este tipo de trasplantes en diferentes grupos de pacientes con este más que agresivo tipo de cáncer.

Entradas relacionadas: