lunes, 23 de marzo de 2020

23 de marzo, Día Ateo #De Avanzada #noticias


Atheist-Day.jpg


Desde hace unos años se viene impulsando el 23 de marzo como el Día Ateo. El de 2019 fue una convocatoria para salir del closet ateo, y si todavía no lo han hecho, hoy es un buen día para hacerlo este año.

Para quienes ya salimos del closet, la iniciativa del Día Ateo también sirve para mostrarle a nuestros hermanos infieles que no están solos — aunque no parece haber ganado mucha tracción entre los ateos occidentales, el Día Ateo ha tenido gran acogida entre las organizaciones de exmusulmanes y en lugares del mundo donde proliferó la competencia del cristianismo.

Que el Día Ateo tenga mucha más popularidad entre poblaciones que históricamente han sido oprimidas por supersticiones diferentes de la del zombie judío tiene sentido, puesto que este día viene a cumplir la función que hace más de una década tuvo en Occidente la Out Campaign (precisamente de donde tomamos el término de "salir del closet ateo"), que nos inspiró a muchos, y, por un breve período, nos invitó a hacernos respetar y no consentir que nos traten como menos por el solo hecho de no tener amigos imaginarios.

Desde que la izquierda regresiva despedazó el ateísmo organizado y le despejó el camino a la extrema derecha religiosa en todo el mundo, los ateos y librepensadores de lugares donde impera la religión de las necesidades especiales quedaron aún más desamparados, pues la mayoría de ateos occidentales encontraron cosas más apremiantes de las qué preocuparse, como los piropos en la calle, las microagresiones, el racismo intrínseco de quienes piden Pumpkin Spice Lattes en Starbucks, la apropiación cultural y conseguir que cualquier persona que hace más de 10 años dijo alguna cosa idiota o insensible pierda su trabajo actual y no pueda volver a ganarse la vida de forma decente nunca más.

Sea este día, entonces, uno en el que nosotros reivindicamos nuestro compromiso con la radical idea de que todos los seres humanos debemos ser tratados por igual ante la ley y que nuestras vidas tienen valor intrínseco, independientemente de lo que pase por nuestras cabezas, y que aquellos ateos en rincones del mundo donde su vida y libertad corren peligro sepan que no están solos, y que a algunos de nosotros en este lado del mundo todavía nos angustia que ellos no puedan gozar de sus más elementales derechos.

____
Publicado en De Avanzada por David Osorio