jueves, 9 de abril de 2020

Peligrosa publicidad pseudomédica hacia los más vulnerables #La Ciencia y sus Demonios #noticias


Uno de los grandes peligros de las pseudomedicinas es que influyan en la decisiones médicas que todos tenemos que tomar tarde o temprano. Y esto es más relevante en el caso de las personas mayores,  en las que los problemas de salud se van acumulando mientras, desgraciadamente, los recursos intelectuales van siendo cada vez más limitados.

Por ello el colectivo de las personas mayores, al ser es una de las principales dianas hacia el que se orientan los esfuerzos de estos nuevos feriantes de carromato, deberían gozar de una especial protección frente a estos peligrosos engaños sanitarios.

Y como ejemplo de hasta dónde pueden llegar en sus elaboradas estrategias de marketing transcribo el correo electrónico que envié hace algunos meses a una editorial que afirmaba poseer unas

modernas y renovadas instalaciones y la fuerza de más de 4.000.000 de clientes que ya han depositado su confianza en nuestra compañía y nuestros productos.

Estimados señores:

Hace unos días mis padres, personas ya jubiladas, recibieron una llamada telefónica en la que se les realizaron diversas preguntas sobre su salud, su calidad de vida y su opinión sobre diversos aspectos de la medicina y la sanidad. Al final de la llamada se les ofreció como regalo un libro. Posteriormente recibieron en su domicilio un ejemplar de su texto "Salud y bienestar: remedios naturales". Este libro de gran formato y tapa dura, de muy cuidada edición y con abundantes fotografías a todo color impresas además en papel de buena calidad me intrigó sobremanera, ya que según la web de Amazon tiene un precio de venta (después de descuento) de unos más que respetables 66,50 euros. Curioso por tan llamativo regalo he repasado atentamente su contenido y tengo que informarles primero de mi decepción y después de mi enfado. Me explico.

Su libro, como bien sabrán ustedes recoge (de manera muy cuidada y atractiva, eso sí) gran parte de las mal llamadas "medicinas" alternativas, que de medicinas tienen poco y menos y que sin embargo condensan gran parte de una superstición arrastrada de épocas pretéritas en donde el conocimiento científico como tal no existía.

Como investigador en activo les puedo asegurar que a día de hoy ni la acupuntura, ni la homeopatía, ni la ayurveda, ni tampoco las flores de Bach han demostrado valor terapéutico alguno más allá del perfectamente estudiado y de sobra conocido efecto placebo. Es más, estas disciplinas "alternativas" entran en total contradicción con gran parte del conocimiento científico sólidamente establecido por infinidad de estudios realizados por miles de investigadores de todo el mundo durante los dos últimos siglos, haciendo además referencia a desconocidas y mágicas "energías" que sospechosamente son indetectables incluso por los más avanzados medios técnicos actuales. Por todo ello estas falsas terapias únicamente pueden ser consideradas como chamánicas bajo el más elemental criterio racional.

La conclusión ha sido que las más diversas y reputadas asociaciones y entidades científicas y médicas de todo el mundo (incluidas las españolas) han reiterado en numerosas ocasiones que estas pseudomedicinas son simplemente un engaño a gran escala, que además pueden poner en peligro la vida de los pacientes si les inducen a abandonar los protocolos de la medicina científica, que a diferencia de estas pseudoterapias sí han demostrado en rigurosos ensayos clínicos su valor terapéutico.

En resumen, su más que cuidado libro no sería más que una derrochadora manera de malgastar unos preciosos recursos naturales, como es el caso de los árboles que desgraciadamente escasean cada vez más en un mundo donde los bosques están siendo diezmados, si no fuera por otra parte una forma más que engañosa de intentar influir en personas vulnerables, que por simple ley de vida necesitarán cada vez más de los avances de la medicina científica, para que consideren estos remedios de feriantes de carromato como una alternativa sanitaria a la hora de afrontar su cada vez más deteriorada salud.

Por todo ello les recomiendo que abandonen su engañosa, nefasta y más que peligrosa línea editorial en favor de las pseudomedicinas y dediquen sus esfuerzos y su más que sólida capacitación técnica a editar libros que difundan el verdadero conocimiento científico y la infinidad de avances médicos reales y verificados que se han producido en las últimas décadas gracias al esfuerzo de miles de verdaderos profesionales de la Ciencia y de la Medicina.

Atentamente

Al cabo de varios días recibí una educada contestación en la que se me agradecía

la iniciativa de ponerse en contacto con nosotros para aportarnos su visión personal y profesional acerca de la edición de uno de nuestros libros. Hemos remitido sus apreciaciones al departamento correspondiente para su valoración, las cuales van a ser tenidas muy en cuenta para siguientes proyectos editoriales.

aún cuando esta editorial sigue a día de hoy vendiendo este y otros libros similares.

 

Entradas relacionadas: