domingo, 12 de abril de 2020

Precaución a la hora de "vender" los tratamientos científicos frente al coronavirus #La Ciencia y sus Demonios #noticias


En un momento en donde media Humanidad pide a gritos una cura frente a la mayor pandemia de las últimas décadas es quizás un buen momento para la reflexión y la cordura científica.

No pasa un día en el que los medios de comunicación abran portadas con un supuesto nuevo tratamiento que quizás pueda mitigar, o incluso detener, la terrible pandemia viral a la que nos enfrentamos. Pero parafraseando el célebre dicho

en momentos de tribulación, aferrarse al método científico

aún cuando desgraciadamente sea complejo y quizás algo lento. Porque estamos muy mal acostumbrados por parte de los guionistas de Hollywood a que en el peor momento, en ese en el que no queda esperanza alguna y la Humanidad parece estar abocada al desastre más absoluto, siempre aparece un científico "loco" que, saltándose todos los protocolos y recomendaciones, encuentra esa cura milagrosa que nos salva de la extinción.

Pero el problema es que hoy en día hay miles de científicos y otros que no lo son tanto, que nos prometen que su particular "tratamiento" es la verdadera panacea frente al terrible coronavirus. Y quizás alguno de ellos lo sea, pero lo prácticamente seguro es que el resto no.

Por eso, el nuevo compuesto que acaba de ser publicado en la prestigiosa revista "The New England Journal of Medicine", a pesar de lo que digan y aseveren los medios de comunicación de medio mundo, no es más que una interesante (pero desgraciadamente todavía falta de confirmación) prueba de concepto.

Porque el Remdesivir, un compuesto que ha sido propuesto anteriormente como candidato frente a diversas infecciones virales (pero que desgraciadamente todavía no ha sido aprobado como tratamiento real frente a ninguna de ellas), no está más que en una fase muy previa tal y como indica el título del artículo mencionado:

Uso compasivo de Remdesivir para pacientes graves de Covid-19

Y para que no queda duda alguna del punto en el que nos encontramos con este (y por cierto con otra multitud de "prometedores" fármacos anti-coronavirus) dejo la traducción completa del párrafo final del mencionado artículo:

La interpretación de los resultados de este estudio está limitada por el pequeño tamaño de la cohorte, la duración relativamente corta del seguimiento, los posibles datos ausentes debidos a la naturaleza del programa, la falta de información sobre 8 de los pacientes tratados inicialmente y la falta de un grupo de control aleatorizado. Aunque esto último excluye conclusiones definitivas, las comparaciones con cohortes contemporáneas de la literatura, en las que se espera que el cuidado general sea consistente con el de nuestra cohorte, sugieren que Remdesivir puede tener un beneficio clínico en pacientes con Covid-19 grave. Sin embargo, otros factores pueden haber contribuido a las diferencias en los resultados, incluido el tipo de atención de apoyo (por ejemplo, medicamentos concomitantes o variaciones en las prácticas de ventilación) y las diferencias en los protocolos de tratamiento institucional y los umbrales para la hospitalización. Además, el uso de ventilación invasiva como indicador de la gravedad de la enfermedad puede verse influido por la disponibilidad de ventiladores en un lugar determinado. Los hallazgos de estos datos no controlados serán corroborados por ensayos aleatorios en curso controlados con placebo de la terapia con Remdesivir para Covid-19.

Porque desgraciadamente la Ciencia de verdad sólo puede ser lenta si quiere ser rigurosa.

Entradas relacionadas