miércoles, 21 de julio de 2021

PAELLA PARA TODOS, NO SOLO PA’ ELLA #Tomates con genes #noticias


Post escrito por Víctor González, alumno del Máster de Biotecnología molecular y celular de plantas.

 

La paella es el alimento estrella en la dieta mediterránea y todo el mundo conoce familiares cercanos que se atribuyen el mérito de haber cocinado la mejor de todas. El principal ingrediente de dicho manjar es el arroz. El arroz es una planta cereal que tiene hojas largas y espiga grande, estrecha y colgante una vez ha florecido que puede alcanzar hasta un metro de altura. A partir de esta planta se producen los frutos o granos que abundan en todas las terrazas de Valencia.

Una vez conocemos la gran importancia del arroz, ¿cómo podemos generar enormes cantidades de grano por planta? Bien, no hay que recurrir a regar con una solución líquida milagrosa o cantarles nuestra canción favorita, simplemente aprovechar el fenómeno de 'vigor híbrido' que se produce en las plantas de arroz. El 'vigor híbrido' es un fenómeno que ocurre en algunas plantas cuando se aparean la célula sexual de la planta que actúa como padre con la que actúa como madre y se forma una planta con una mezcla de las características ventajosas de ambos parentales. Algo parecido a cuando potenciamos el sabor del rulo de cabra con cebolla caramelizada. Seguramente ambos condumios agraden nuestro paladar de forma independiente, pero la combinación de ambos resulta en una explosión de sabores. En nuestro caso, una explosión de información genética y, por tanto, de productividad del arroz.

En cambio, el principal problema es que el arroz no necesita del polen o célula sexual masculina para generar semillas al ser capaz de reproducirse consigo mismo. Como si tu abuela fuera capaz, por sí misma sin la contribución de tu abuelo, de generar a tu madre y, en la generación siguiente, tu madre te hubiera tenido a ti sin ayuda de tu padre. Viviríamos en un mundo de familias monoparentales y no habría conflictos por la custodia de los hijos. Eso sí, todos seríamos iguales a nuestros antecesores y no habría mezcla ninguna; algo parecido a los problemas y enfermedades que padecían algunas familias reales al reproducirse sexualmente con miembros de la propia familia. ¿Cómo solucionamos entonces este problema que ocurre en la planta de arroz? ¿Cómo somos capaces de impedir que se reproduzca consigo misma?

La solución es sencilla: encontrar una planta modificada que no tenga granos de polen o que no pueda liberarlos. A la información genética que controla la característica de secuestrar el grano de polen dentro de su lugar de formación se nombró 'Hecate'. 'Hecate' es un gen que controla la apertura del saco que almacena los granos de polen y, si esa información está eliminada, no se podrá abrir y la propia planta no podrá autopolinizarse. Algo parecido a cuando sin querer o por falta de espacio borramos una aplicación en el móvil que hace tiempo que no recurríamos a ella. Cuando la volvamos a necesitar vamos a tener que introducir la información de dicha aplicación, o no podremos hacer uso de ella. Por tanto, sin la información 'Hecate' no se podrá liberar el grano de polen de la planta de arroz.

Estudiar las características de esta planta alterada en su información genética nos permitirá aplicarlo a gran escala en empresas de arroces o paellas. Por ejemplo, si tenemos una fila de plantas de arroz alteradas cercana a una fila de plantas de arroz sin alterar, vamos a obligar a la planta alterada a coger el polen de la planta sin alterar. Por ello, generaremos semillas con la explosión de información genética relacionada con productividad de las que crecerán superplantas de arroz capaces de alimentar a toda la humanidad.

La entrada PAELLA PARA TODOS, NO SOLO PA' ELLA fue escrita en Tomates con genes.